Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

 

"Topónimos trasparentes y menos trasparentes [...] Dado un determinado conjunto de topónimos, se pueden distinguir en él dos grandes grupos: los nombres cuyo sentido es claro y comprensible y los nombres que aparentemente no tienen sentido alguno, porque no corresponden a ninguna palabra hablada dentro del ámbito geográfico y lingüístico estudiado.

A los primeros, este autor les llama topónimos transparentes; a los segundos, topónimos no transparentes o fósiles. Se trata en definitiva, de “antiguos nombres comunes cristalizados o petrificados, y conservados en algunos casos durante milenios” (Moreu-Rey).

Las palabras del paisaje
y sus cambios con los tiempos

Charla-coloquio
en el Grupo de Montaña Ensidesa.
Xixón, 13 de febrero, 2020
por Xulio Concepción Suárez

ANOTACIÓN previa

Como quedamos en la charla, os quedan los esquemas en PDF, pues algunos no hubo tiempo de exponerlos allí: tuvieron prioridad las interesantes preguntas del público, para intentar aclarar dudas. Por eso ahora quedan aquí los diagramas completos que no tuvieron tiempo al final.

Resulta evidente que los nombres más fáciles, los interpreta cualquiera: La Fresnosa (la tierra de los fresnos), Robleo (lugar de robles), La Verdiluenga (campera verde y larga), Cuañamermeya (paso en piedra bermeja, rojiza), El Cantu Cabroneru, Los Fontanes, Les Bobies, Güeria, Los Albos, Peña Negra, Peña Blanca, La Mesa, El Puertu Manzaneda, Felechosa, La Felguera, La Jelguera, Figueiras, Figareo, El Mayéu Fierros, El Picu Ferreirúa... Y tantos otros -la mayoría-, a poco que rebusquemos un poco en el palabreru asturianu, o regional por donde pasemos...

En la charla nos dedicamos más a esos topónimos un poco más difíciles, sobre todo porque los nativos, los allegados, los usuarios de paso..., los fueron reinterpretando en cada siglo a su modo, hasta llegar un punto donde ya en nada se refieren al sentido remoto que les pusieron los nativos de muchos milenios atrás (preindoeuropeos, indoeuropeos. celtas...).

Éstos son los nombres que nos han de llevar más cavilaciones y dudas; a veces, incluso para no llegar a ninguna conclusión segura, pues los etimologistas europeos tampoco nos dan una etimología definitiva. Por eso hemos de seguir investigando en este apasionante juego de los paisajes traducidos a palabras en boca de lugareños.

a) Esquemas de la charla (en PDF)

b) Fotos expuestas en la pantalla y comentadas sobre la marcha (en PDF)