Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

“Valor local de los topónimos, más allá de fonéticas y lingüistas... La puesta en valor del corpus toponímico para el conocimiento del entorno, sea éste actual, relicto o fósil, requiere combinar los datos lingüísticos (fonética histórica, dialectología, morfología) con los datos culturales (etnografía y agronomía local) y biogeográficos.

El puente entre ambos frentes de atención es la semántica. Muchas explicaciones de topónimos hechas desde el campo de la lingüística flaquean precisamente en ello; ofrecen un étimo satisfactorio en lo filológico, pero de escasa congruencia a la luz de la cultura material o de los paisajes del área.”
(Pascual Riesco Chueca)

Grupo de toponimia multidisciplinar:
trabayu interactivo en equipo
(ver Acta de la reunión en PDF)

1) Equipo de trabajo abierto

componentes del grupo
(integrantes hasta la fecha)
materia de trabayu (especialidades)
Adolfo García Martínez
  • antropólogo
Alejandro Zuazua
  • montañeru
Andrés Menéndez Blanco
  • filólogu
Antonio Álvarez Rodríguez
  • geólogo
César Yepa
  • botánicu
Fernando Balbuena
  • filólogu
Gerardo S. López González
  • geógrafo
Gonzalo Barrena Diez
  • filósofo
Ignacio Diez Maneiro
  • técnico forestal
Jesús Wensell Fernández
  • montañeru
Luis Aurelio González Prieto
  • historiador
Miguel Ángel Agulló Canda
  • forestal
Santos Nicolás Aparicio
  • geólogo
Víctor Manuel Delgado
  • geógrafo
Xulio Concepción Suárez
  • filólogu

2) Temas propuestos para empezar

  • De la investigación toponímica, a la investigación etnotoponímica

  • Relación entre la cultura campesina y la conservación del medioambiente

  • Relaciones entre el investigador y las administraciones

  • Peculiaridades de la investigación en zonas afectadas por actividades industriales

  • Posibilidad de crear una red de investigadores interconectada

  • Cómo divulgar la información recuperada

  • Metodologías del investigador y posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías

  • Planteamiento inicial en tres cuestiones: relaciones entre los usos del territorio y la etnografía, la toponimia y la conservación del medioambiente. Deliberaciones:

3) Reunión del equipo (Primera parte): prioridades, opiniones, deliberaciones.(ver apartado en PDF)

4) Valores que puede albergar la toponimia interactiva (ver apartado en PDF)

5) A modo de síntesis de la Primera parte: prioridades a seguir (ver apartado en PDF)

6) Reunión del equipo (Segunda parte): metodología de trabajo, herramientas digitales... (ver apartado en PDF)

7) Recursos multimedia: programas informáticos tipo SIG, GIS, QGIS, OziExplorer, Google Earth... y similares; grabación acústica, video, foto, MP3...

8) Divulgación digital de los componentes en la red:

Un equipo de trabayu, con esa perspectiva múltiple en la contemplación de un topónimo cualquiera. En palabras de Maximiano Trapero (1997: "Para una teoría...", ver Bibliografía de la páxina):

"Es la toponimia una parcela cuyo objeto de estudio es tan variado y tan complejo, ciencia en la que deben confluir tantos saberes para interpretarla que dos razones parecen ser las mejores consejeras para quien se acerque a ella: la prudencia y la modestia; prudencia para no dar nada por seguro y por definitivamente confirmado y modestia para estar dispuesto a aceptar cualquier otra teoría o explicación ajena que sea capaz de mejorar la propia en cualquiera de los aspectos antes considerados"

Algunos otros textos en esta misma óptica múltiple al recoger, clasificar, analizar, digitalizar, cartografiar... topónimos:

1) Jovellanos: el estudio de las etimologías entre unos cuantos reunidos

"Etimologías en equipo... La etimología sería un arte de grande y muy extendida utilidad. Muévome, principalmente, a creerlo: 1º, porque es muy probable la opinión de que los primitivos pobladores de la tierra tuvieron una sola lengua, o por lo menos dialectos derivados de una sola... 2º, que la analogía de muchas antiguas lenguas entre sí..., parece indicar la comunidad de origen... 3º, porque si esto es así, el conocimiento de las lenguas existentes, ora vivas o muertas, bastaría para dar una increíble extensión al arte etimológico; 4º, y en fin, porque aunque es casi imposible que un hombre reúna el conocimiento de tantas lenguas, no lo es que una colección de hombres dedicados a este estudio... lo reuniese..."
(
Gaspar Melchor de Jovellanos)

2) Corominas: el hombre siempre se preguntó por los nombres de su entorno

“El estudio de los nombres de lugar es una de las cosas que más ha desvelado la curiosidad de los eruditos e incluso la del pueblo en general. Es natural que sea así. Estos nombres se aplican a la heredad de la que somos propietarios, o a la montaña que limita nuestro horizonte, o al río de donde extraemos el agua para el riego, o al pueblo o la ciudad que nos ha visto nacer y que amamos por encima de cualquier otra, o a la comarca, el país o el estado donde está enmarcada nuestra vida colectiva.

¿Puede pensarse que el hombre, que desde que tiene uso de razón se pregunta el porqué de todas las cosas que ve y que siente, no se preguntaría sobre el porqué de estos nombres que todo el mundo tiene continuamente en los labios" (en Joan Tort Donada, 2000, ver Webgrafía de la páxina)

3) Moreu-Rey: la ciencia toponímica, más allá de la pura lingüística aislada

"La toponimia pertenece a las denominadas ciencias humanas, campo que abraza también las diferentes ramas de la historia, la historia de la economía y de las instituciones, la sociología y la antropología cultural, la geografía humana, la lingüística y la filología (...).

La toponimia utiliza básicamente los servicios de otras tres ciencias: la historia, la lingüística y la geografía, pero debe recurrir también al auxilio suplementario de la epigrafía, la arqueología, la archivística y la paleografía, así como la etnografía y el folclore, la psicología social, la topografía o la botánica. Inversamente, la toponimia ayuda y podrá ayudar cada día más a estas ciencias.

En estos momentos ya es considerada como uno de los múltiples instrumentos de investigación en ciencias humanas. De un modo progresivo, tanto la toponimia en particular como la onomástica en general han sobrepasado el estadio infantil en el cual habían sido confinadas.

En nuestro país, concretamente, los estudios onomásticos, salvando algunas excepciones, no habían ido mucho más allá del nivel taxonómico o clasificatorio: estudio de etimologías individuales, clasificación de topónimos en períodos lingüísticos o históricos, etc.

Puede decirse que hoy en día la toponimia y la onomástica se han situado en un nivel superior de validez; en definitiva, han dejado de ser simples auxiliares de la filología o la etimología para pasar a ser unos ámbitos reconocidos específicamente dentro del campo general de las ciencias del hombre”(en Joan Tort Donada, 2000, ver Webgrafía de la páxina)

4) Álvaro Galmés: la manipulación, deformación toponímica, en mano de ayuntamientos, escribanos...

Con respecto a la toponimia quienes más han intervenido, sin duda, en su alteración han sido precisamente los profesionales encargados de registrar los topónimos o de consignarlos en las escrituras. Me refiero, naturalmente, a los secretarios de ayuntamiento, a los registradores, a los escribanos o a los notarios.

Éstos, con frecuencia foráneos y desconocedores de las peculiaridades lingüísticas del lugar, son los grandes artífices de las llamadas asociaciones etimológicas... [la mal llamada etimología popular]...

Así, pues, en muchas ocasiones es como se establece la nomenclatura referida a los topónimos, y tal nomenclatura, aceptada ciegamente sin la menor crítica, induce, con posterioridad, a disparatadas etimologías" (Álvaro Galmás, 1992: p. 313 s).

Otras páginas relacionadas: