Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

 

 

IGUALDAD DE OPORTUNIDADES
EN EL MEDIO RURAL

por Jesús Lana Feito.
Valle de Lago,
Somiedo

Artículo publicado en
La Nueva España, 05.03.2020
  

  Las razones o motivos por los que se abandona el medio rural afloran con preocupación en las conversaciones con sus habitantes. Les preocupa, entre otras cosas, el futuro de sus hijos y que puedan tener un centro educativo cercano y de calidad. También la sanidad o internet, es decir, unos servicios considerados normales.

Se sorprenden que el problema demográfico llegue ahora a los parlamentos, 30 años tarde. Allí los políticos hablan del mundo rural, discuten, discrepan, incluso se insultan. Se observa que olvidan el tema de debate y la búsqueda de soluciones y descienden a la bronca política. Esto es habitual y lo podemos constatar con cualquier asunto como el que ahora me ocupa: la implantación del ciclo para niños de 0 a 3 años.

En el año 2018, el Parlamento asturiano consideraba necesario un presupuesto de 20 millones de euros para este ciclo y por ello quedó sin aprobar. Voy a referirme modestamente a este asunto por mi experiencia en la gestión de centros educativos.

Evitaré el atrevimiento de hablar de otros municipios y voy a referirme a Somiedo por razones obvias. La implantación del ciclo de 0 a 3 años ahora es compartida por ayuntamientos y Principado, gran error.

El presupuesto contempla el arrendamiento y acondicionamiento de un local fuera de los colegios, asignación de un nuevo/a director/a que tiene que ser funcionario/a, contratación de personal auxiliar educativo, calefacción, luz, agua.

Es decir, se ignora lo que ya tenemos. En el colegio de Infantil y Primaria de Somiedo de los 180 alumnos iniciales quedan 30 ó 40. Al lado, una escuela hogar construida para esos 180, ahora vacía. Es decir, los poquísimos niños de 0 a 3 años podrían tener en este colegio un local gratuito, calefacción, luz y agua.

La directora del colegio lo sería también de esos pocos niños, sólo habría que contratar a una educadora y las familias contribuirían económicamente según ingresos. En fin, para la Consejería Educación un gasto de unos 400 ó 500 € mensuales en cada municipio pequeño, es decir, lo que no cubran las familias.

Los centros de Primaria ya no tienen aquellos cursos de 7º y 8º, tampoco en las ciudades, donde habría demanda de un aula de 0 a 3 años en algunos colegios, sólo haría falta más personal auxiliar y nada más. Ni directora, ni edificio, ni luz, ni calefacción.

Observamos los datos facilitados por SADEI sobre el crecimiento vegetativo de nuestros concejos y las conclusiones parecen evidentes. Me quedo con la respuesta que más me gustó de una joven ganadera, que no dejaría su pueblo por nada, pero que le preocupaban los estudios de sus hijos.

Hace pocos años he vivido la implantación de los ciclos de FP en los institutos. La complejidad es incomparable con el ciclo de 0 a 3 años: varios grupos de FP, mucho alumnado, varias aulas, equipos informáticos, talleres, una docena de profesores especialistas y nunca se cuestionó la necesidad de otro edificio, ni de otro director/a.

Hablar ahora del mundo rural se ha convertido en un signo de gran sensibilidad, parece que todo va a mejorar pero, aunque la economía ya no es de subsistencia y permite una vida muy digna, faltan los servicios públicos. Somiedo fue y es un municipio ganadero, hoy con una ganadería rentable y sostenible. Nada comparable a otras actividades siempre complementarias.

Ahora bien, si hablamos de servicios públicos, entramos en un asunto de cierta gravedad. Tiene un centro de Educación Secundaria Obligatoria a más de 60 kms y sin transporte escolar hasta los pueblos. Las familias llevan a sus hijos a Pola de Somiedo a las 7 de la mañana para que sigan el viaje hasta Grado y recogerlos a la vuelta, 120 km cada día, más otros 18 kms, ida y vuelta, en transporte de familia.

El horario del instituto podría ser 9:30 a 15:30 h y no de 8:30 a 14:30, pero nada se cambia. Esta falta de sensibilidad de los responsables políticos obliga a las familias a elegir entre dos opciones muy complejas y arriesgadas. La primera, salir de casa a las 6:30 h de la mañana, aunque llueva, nieve o hiele, camino de Pola de Somiedo.

La segunda, ir a vivir a Oviedo cuando sus hijas/os cumplan 15 años, normalmente con la madre que también se lleva a los hijos/as que cursan Primaria. Si se trata de una familia monoparental con dos hijos/as, salen de casa a las 6:30 y esperan hasta las 9, hora de apertura del Colegio, para regresar a casa pensando si esto es facilitar la vida a las mujeres.

En fin, las familias optan por llevar a sus hijos a Oviedo  y en el pueblo se queda, normalmente, el varón a cargo de todo. A eso igual le llaman fijar población.

Las familias de las ciudades tienen guarderías, una oferta educativa seguramente suficiente y los autobuses escolares en la puerta. Las rurales tienen que esperar a ser muchas para ser rentables. La economía de mercado es así. No hay buena conexión a internet, ni acceso a otros conocimientos, ni posibilidad de asistir a clases de apoyo, ampliación o idiomas por las tardes.

Solo me queda la esperanza que los nuevos políticos, elegidos en mayo de este año, crean de verdad en la enseñanza pública, viajen, hablen con las familias, empaticen y analicen al menos la posibilidad de organizar y optimizar los centros educativos.

Les haría algunas preguntas. ¿No dicen que los recursos son siempre escasos? ¿La normativa no se puede modificar, viene de lejos? ¿Es demagógica la propuesta de rebajar los 20 millones de euros a 4? ¿No es posible escolarizar en los edificios de Belmonte al alumnado, de 0 a 16 años,  de toda la zona y con un horario normal, como otros 10 centros que hay así en Asturias? ¿Hay motivos que desconocemos?

Lo que sí se sabe es que se puede gestionar mejor, analizar con rigor, ahorrar dinero y dejar la bronca permanente. Ahora está de moda hablar de la España vacía, bueno, dicen vaciada, y tenemos a los responsables del reto demográfico rompiéndose la cabeza para imaginar cómo se para el agua con las manos, o algo aquí más pertinente, cómo se ponen puertas al campo.              

Otros trabayos y publicaciones
de Jesús Lana Feito

Volver a ÍNDICE de contenidos de la página