Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

"Soy pastor, nací nel monte,
entre la flor yal yerbáu;
calor nun tengu de naide,
más que la del mieu ganáu"

. :

El guarda del pueblo
(Historias de vaqueiros IV)

por, Jesús Lana Feito.
L'Auteiro (Somiedo)

A la primavera la figura del guarda del pueblo se hacía imprescindible. En alguna de las reuniones de vecinos o Junta local, se acordaba quién podía desempeñar esa tarea o quién se ofrecía y qué porcentajes cobraba para él y para el pueblo. Sus bártulos eran escasos: una banderola cruzada, de cuero, con una chapa grabada que rezaba:"Guarda jurado de Valle de Lago" y un silbado para avisar desde lejos si algún vecino no se percataba que el guarda lo estaba viendo retirar los animales de la finca del vecín. El golpe de silbato era la demostración de que había sido visto.

Queda un tercer utensilio: una libreta para apuntar las prindadas y poder leerlas a la salida de la iglesia cada domingo. Allí se hacían públicas, aunque aquel acto durara una hora, todas las prindadas con todo detalle en voz alta: " a las doce horas del día 22 de julio tres vacas de Aurelio Lana entran en la tierra de patatas del Tsamazo de Manuel Álvarez. Dicen los curiosos que en una ocasión el lector quedó sorprendido de lo que leía, pero así decía: "a las once horas del día 20 de julio una paisana ta paciendo carbazas nel prao de fulanito de Tsamas". Sería verdad de sobra.

Esta función del guarda era en aquella época imprescindible porque las cosechas eran muy importantes para la casa: patatas para todo el año, trigo para todo el año, yerba para todo el año, etc. A esto se añadía que andaban sueltos vacas, caballos, gochos, ya pitas. Por esa razón, a veces, los gochos y pitas en septiembre cuando el trigo ya estaba a punto eran trasladados a las cabanas de La Pradera. El brañeiro se encargaba del cuidado. Creen ahora algunos que el brañeiro tenía gato y por lo tanto gatera en la puerta, pero la gatera no es tal, sino para las pitas.

Cada ciertos días también el guarda tenía que vigilar los pastos comunales del pueblo en la zona alta y prindar caballos o vacas de otros pueblos. Cuando el guarda los hallaba en los pastos del pueblo los conducía hacia El Valle, con ayuda de algún brañeiro, y esto ya era un gran acontecimiento, eran requisados en el llamado corral del conceicho . Un cercado próximo a las casas, en el Bisbón. Allí había que hacer turnos de vigilancia, en el corral, día y noche para que nadie se acercara a retirarlos sin pagar.

"Vaqueirina, vaqueirina,
quién te lo dixera'n Carrio,
que t'iba cayer la saya
en Ponticietsa beitsando"

Los vecinos de los pueblos cercanos ya recibían información por algún transeúnte que los caballos estaban El El Valle y que era necesario pagar y llevarlos pronto. Esta forma de organizarse da algunas lecciones a generaciones actuales, no sólo preservaba las cosechas, era una ayuda para algún vecino y para el pueblo que también recaudaba algún impuesto aunque escaso por este medio.

El cuarderno de las prindadas es hoy un documento muy útil para conocer, con nombres y apellidos, los vecinos de cada momento en el pueblo. Saber también quién era el cabeza de familia a nombre de quién estaban los animales prindados o las fincas que se mencionaban. Incluso se puede ir más lejos y conocer la organización familiar y el grado de atención a los animales que andan sueltos y sin control o los praos que tenían la cancietsa medio esbarrundiada.

"Soy vaqueiru, soy vaqueiru,
vivo entre la vaqueirada,
soy fichu de Xuan Barreiru,
del mediu mitá la braña.
Ay, vida mía, ei..."

Valle de Lago, 22 de julio de 2006

fayéu sobre Saliencia
(foto de Jesús Lana)

Ver Historias de vaqueros 1

Ver Historias de vaqueros 2

Ver Historias de vaqueros 3

Ver Historias de vaqueros 5

Ver Recuerdos de la infancia 6:
Suso y el carneiro

Ver Oficios de antaño 7:
el albardoneiro, el sogueiro ...

Ver Camín de la escuela (8)

Ver El filandón

Ver Entrevista a Manuel Álvarez Lana (Manolín)
y Víctor Lana Brañas
: por Jesús Lana Feito

Volver a ÍNDICE de contenidos de la página

Para otras informaciones sobre estos temas,
ver trabayos de Xulio Concepción Suárez