Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

"Huerto contra el estrés... Muchas personas hoy en día se relajan trabajando una pequeña parcela, escapando de la ciudad a su pequeño trozo de tierra... A mí, por ejemplo, cuando vengo y voy al prao, se me olvida todo. Uno viene al huerto, se relaja y además termina llevándose para casa sus propios tomates o sus lechugas, lo que es muy satisfactorio" (Cristina Roces).

El güerto y la güerta de güela y güilu (más bien de la güela, casi siempre).

Es decir, la ecología al completo: residuos de la misma tierra, cucho de yerba, ortigas pal pulgón..., fesoria, carretillo, regaera y gimnasia gratis a cualquier hora... Sólo una objeción: la tierra producirá menos, los productos serán más pequeños, habrá que semar lo que pida la temporada, de vez en cuando alguna plaga acaba con las berzas, los tomates... O se plantan otra vez, o se planta otra cosa...

Algunos productos más sostenibles van apareciendo en la agricultura ecológica reciente para controlar en parte hongos y plagas. Pero, sobre todo, habrá que seguir los ciclos y las técnicas que sirvieron a los nativos en sus respectivos espacios, junto al mar o la montaña, desde el neolítico al dosmil... "En cada tierra, su uso; y en cada rueca, su fuso..."

(en construcción)

Algunas frases pa emprecipiar

1. En primavera

el diseño temprano de los cuadros, los senderos, la rotación de los espacios, pa nun repetir simientes nin sembraos; los cuartos de la tsuna al menguante y al creciente...

con muchos tipos de fesorias, según para cada cosa: la de aparar (roturar el terreno por primera vez), la de rescavar, la de semar, la de satsar, arriandar...

mientras sigan trabayando las abeyas; y mientras siga habiendo abeyas, por supuestu...; ellas tamién saben de tantos frasquinos, caprichitos y aerosoles...

2. En verano

nisos primeros: ya por mayo bien al final, empiezan algunos frutales, si las xelás no los castigaron demasido por marzo y abril arriba...; vendrán después los brunos, los tirabolanos...

pimientos de Padrón: de los que uns pican e outros, non; que son bien abundantes, de xunio a diciembre, si nun se adelantan demasiao las xelás

los calabacinos: nun son grandes, y con la sequía, menos, pero valen a toas horas: en pisto, en puré, a la plancha...

con las flores que rodean la güerta al sabor de las abeyas y abeyones...; y que animan el alma en los días más engurrionaos ente la nublina per Sanxuán arriba...

y van llegando los piescos primeros, allá por finales de agosto: los de la pepita colorá, que bien despega de la carne

como resultan imprescindibles las otras flores de la casa y la cocina: lavanda, oríegano, salvia, romero, las diversas mentas, la hortelana...

Y, por supuesto, las lechugas, las berzas, las cebotsas, los ayos, las acelgas, remolachas colorás, grelos, patatas, tomates, espinacas, coliflor, alcachofas, pirrixil... Depende de la época: ca cosa, nel so tiempu; y lo que dé la tierra, según tsueva más o menos, según las xelás y envesnás a destiempu... ¡Qué se va facer! Pero, siempre hay algo que tsevar pa casa en cistu: lo poco siempre ta asegurao. Y que nun falte... -que decía mio güela.

3. En otoño

las manzanas más seruendas, las más duras para el invierno arriba; como las de ferruñu, las rainetas, las muxinas, las de mingán, las caruezas...; después dirán tsegando, maureciendo, los piescos serondos, los mambrietsos, el borrachinal, los carápanos...

o las cebotsas que se van colgando a secar en riestras o manoxos pal añu arriba; y con el cuidao de quitalas al menguante, claro...

4. En invierno

los rastrones, los retoños primeros de las ablanares, aún en los días más cortos de las nieves por diciembre, enero...

 

el composteru: el verdadero motor del suelo, los residuos vegetales que van moviendo las raíces y la savia todo el año.

 

 

la xarriquina ente la nieve: la vida dura pa los paxarinos tamién

 

y el traztor de mano, porque, a poder ser, na güerta, royíos, los del vientu ente las ramas; soníos, los de las xarricas, las tsavanderas, los raitanes, escargatando tras d'algún caracol al pasu de la fesoria y el rastriitsu; xiblíos, los de los tordos y malvises, pe las matas y las barcias al atardecerín más sele

¡probe gorrión, que tará pensando: cuándo llegará la primavera, pe lo menos, pa poder cantar con más gracia!

 

... hasta que va retoñando
la primavera otra vez...

“Despiértenme las aves
con su cantar süave no aprendido,
no los cuidados graves
de que es siempre seguido
quien al ajeno arbitrio está atenido [....]
Del monte en la ladera
por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto,
ya muestra en esperanza el fruto cierto [....]
El aire el huerto orea,
y ofrece mil olores al sentido,
los árboles menea
con un manso ruïdo,
que del oro y del cetro pone olvido [....]
A mí una pobrecilla
mesa, de amable paz bien abastada
me baste, y la vajilla
de fino oro labrada,
sea de quien la mar no teme airada” [....]

(Fray Luis de León)

Ver frases del güerto:
horticultura, hortoterapia...

¿Descansando o trabajando...?

Cuenta la anécdota que estaba Jacinto Benavente trabajando en su huerto, pasó una señora y le saludó amablemenmte:

-Buenos días, Don Jacinto, veo que está Ud. trabajando...

Y Benavente le respondió:

No, estoy descansando...

Ya por la tarde, pasó por su casa y lo vio escribiendo relajado en su despacho, y le volvió a saludar de nuevo.

-Buenas tardes, don Jacinto, veo que está Ud descansando:

-No estoy trabajando - le repondió el escritor".

Ver frases de Jaime Izquierdo:
volver a la tierra

Volver a ÍNDICE de contenidos de la Páxina