Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

"Adiós, Vega'l Carrizal,
Mayaín de Valsemana.
Adiós Fuente la Fumiosa,
adiós, reguerín del Alba"
(Recogido por Juaquín Fernández)

El lenguaje universal del suelo:
el lenguaje toponímico
mucho más allá de las fronteras
(la comunicación por el entorno)

1. El lenguaje universal del suelo ¨ El lenguaje toponímico del suelo carece de fronteras: La Vega la Valencia, El Preu la Barcelona, El Preu Aragón, La Reguera Vigo, Lamadriz, La Vega'l Brasil, El Puertu Cuba...; o Fresneo, La Fresneda, Freixido, Freixenet, Frênet, Frênes ... (toda una cultura europea del fresno, en este último caso, imprescindible en las montañas tiempo atrás). Los topónimos desconocen esas barreras, con frecuencia tan artificiales, y arbitrariamente fijadas por diversas conveniencias. Muchos topónimos asturianos para justificarlo.

Es decir, las palabras del suelo, los topónimos se fueron asentando en cada paraje desde tiempos inmemoriales mucho antes de llegar los romanos y el latín. Se registran en la toponimia asturiana unas cuantas raíces indoeuropeas que fueron dejando aquellos primitivos pobladores a su paso por estas montañas: Sella, Narcea, Naranco, Urriellu, Lena, Aramo... Las mismas raíces, disfrazadas con formas diferentes, se dan en muchas otras regiones y lenguas.

Los topónimos que creemos específicos de nuestro pueblo, nuestru conceyu, nuestra región asturiana, están con ligeras diferencias (puramente fonéticas o gráficas) en cualquier región peninsular y fuera de las fronteras en otras regiones y lenguas: aquí es Fresneo (los lugares de los fresnos), y en otras carreteras o mapas vamos encontrando Freixenet, Freixido, Frênet... Mímimas diferencias. Y aquí es Linares, Llinariegas, Tsinariegas... (las tierras para cultivar el lino), y en otras carreteras vamos leyendo Linarets, Liñeiras, Ligneres... Puras cuestiones fonéticas. En todas partes los nativos usaban los mismos productos y dejaban nombres parecidos.

Rematan las coincidencias el hecho de que en Asturias tengamos La Vega la Valencia (sobre Felechosa), La Reguera Vigo (sobre Felgueras), El Preu la Barcelona (sobre Fierros), La Vega'l Brasil (sobre Teyeo), El Puertu Cuba (Picos de Europa), Burdeos (Tapia), Lamadrid (en Santander)..., San Sebastián de Morcín, El Preu Aragón... Y existe Tubize (en Bélgica), el río Alier (en Francia), el monte Vindos (entre el Indo y el Ganges, en la India), de donde Bendueños, claro está. Sólo hay un paso hasta Tuíza, Aller, Bendueños... Es el lenguaje universal del suelo: sólo hay que "leerlo" sobre el terreno, cada uno y cada una, desde su pueblo. Son muchas más las semejanzas que las diferencias: por supuesto.

2. Pensando en los destinatarios ¨ Los lugareños de los pueblos. Por ello, decidí arriesgarme a ser un mero transcriptor, transmisor, a un nivel divulgativo medio de todas aquellas informaciones salidas, sobre todo, de los informantes de los pueblos, con aquellos documentos orales recibidos en su milenaria tradición oral; eso sí, asentada, atestiguada, confirmada, con muchos otros estudiosos de estos mismo temas en toda la investigación toponímica europea (248 obras citadas que apoyan estas interpretaciones sobre la cultura rural de montaña sobre todo).

3. Pensando en los estudiantes y aficionados/as a estos temas rurales asturianos. Son cada día más, por ejemplo, los estudiantes que preguntan por los nombres del terreno y de los montes, cuando tienen que elaborar algún trabajo (proyectos) de campo para sus estudios respectivos: Geografía, Botánica, Geología, Filología, Historia, Turismo... (poca bibliografía hay al alcance de todos en este tema)

4. Título ¨ Diccionario toponímico de la montaña asturiana: recoge todos aquellos nombres de lugar considerados de uso más común entre los asturianos, según los pronuncian los lugareños en sus pueblos de montaña, en las brañas, en los puertos, en las cabanas (vaqueros, pastores...)

5. Se incluyen así nombres de resonancias comunes, como El Aramo, L'Angliru, Piedra Xueves (Sobia, El Sueve, Xuviles, Gioves, Lloes...), Peña Ubiña, El Meicín, La Pornacal, Urriellu, Pandébano, Redes, Brañagallones, El Tiatordos, Saliencia (Sella, Salambre, Sayambre...), Enol, Encina, el río Lena, el río Sella, el río Narcea, el río Nalón...; Aller, Quirós, Somiedo, Teverga, Ponga, Cabrales, Peñamellera..., El Naranco... (hasta unos 13000 topónimos analizados)

6. Subtítulo ¨ En las primeras páginas se matiza el título: se trata del primer diccionario etimológico que intenta dar una explicación (un significado) a los nombres que conocemos por los libros, por los mapas, por nuestras excursiones de montaña: y a los nombres que, por pequeños y montaraces, no están recogidos en los libros ni en los mapas

7. El diccionario intenta descubrir el sentido original que motivó los nombres, cuando fueron puestos por nuestros primitivos pobladores astures; y por las civilizaciones sucesivas después (romanos, germanos...)

8. Portada ¨ Foto de "caballos asturcones" en La Mayada d'Espineres (El Sueve); foto de La Braña de Mumián (Somiedo); foto del bosque de Muniellos (Cangas del Narcea); foto de El Fondil (sobre Las Foces del Pino, en Aller); foto de un pastor con su reciella

9. Informantes ¨ El trabajo está realizado con la investigación oral en entrevistas a 374 lugareños de todos los concejos de montaña entre Ibias y Peñamellera Baja: unos 48, en total ¨ Se incluyen todos los conceyos que limitan con la vertiente leonesa de La Cordillera Cantábrica, más todos aquellos que están más al interior, pero mantienen la costumbre de las cabañas (los vaqueros y vaqueras, los pastores y pastoras en los puertos de verano).

Esquema etimológico de terminologías científicas

Esquema etimológico de palabras asturianas

Para más información, ver
Diccionario toponímico de la montaña asturiana.
Julio Concepción Suárez
Editorial KRK. Oviedo

Algunos otros ejemplos de etimologías reducidas

Volver al Diccionario toponímico

Para otros ejemplos de etimologías

Volver a libros

Índice alfabético de contenidos