Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

"Detente, nube,
detente tú,
que pue más
Dios que tú"

(escuchado a Duardo)

.

BENDUEÑOS.

Al lado del camín francés del Güerna

Aldea de la parroquia de Herías (Lena), situada en el camín de peregrinos que procedía de los altos del Güerna (Huerna) por La Cortina, Piñera, Carraluz... Varias viviendas y cuadras conservan la estructura rural en piedra vista, debido en parte al relativo aislamiento en que se mantuvo hasta la llegada de la carretera actual. De particular interés resulta el rabil de mano en La Casa'l Ruxu, o l'antoxana, horro y corralá en otros caserones. Unos 620 ms. de altitud.

El poblado mantenía por los años treinta 103 personas en 19 viviendas: hoy tiene 2 habitantes. Pero siguen animando Bendueños varias familias, bien como residencia habitual, bien como explotaciones ganaderas. Dista 7,7 km. desde La Pola. La carretera es por Herías (un poco más larga), pero una reciente pista rural por Sotiello acorta el trayecto.


Pascua Bendueños, 1948.
(foto prestada por Marisa Fernández Muñiz)

La Fiesta Bendueños, con sus ecos prerromanos

La muestra más notoria de la actividad del poblado en el camino a media ladera por la vertiente del Güerna que mira al poniente es, todavía hoy, el llamado Santuario de La Virgen de Bendueños: en realidad, una larga historia de transformación de cultos prerromanos en ritos cristianos que se continúan cada verano en La Fiesta Bendueños (40 días después de Pentecostés), a últimos de mayo, o primeros de junio, por tanto.


Pascua Bendueños, 1948.
(foto prestada por Marisa Fernández Muñiz)

El santuario, la Iglesia Bendueños, la piedra de Malpique

En la campera del pueblo destaca el conjunto del llamado Santuario de Nuestra Señora de Bendueños. En principio, está La Capilla, de cruz latina, con signos evidentes de sucesivos añadidos en el tiempo, caso del Camerín (parte posterior de la iglesia). Este pequeño recinto (hoy muy deteriorado), mantiene el pequeño altar, y unas paredes en las que apenas se perciben los decorados, a base de motivos diferentes e inscripciones, muy desdibujados todos ellos: motivos indígenas americanos, ángeles negros, vírgenes con rasgos amerindios... Un patrimonio a investigar, o, por lo menos, a conservar.

La vieira de Santiago, el camín francés... Ya en el exterior, en sendas ventanas por la parte del ábside, se conservan las vieiras de Santiago talladas en piedra. En la misma cara del edificio, hay adosada una construcción que los vecinos remontan a la vivienda de los monjes, o a residencia ocasional de peregrinos en el llamado camín francés, que se extiende a lo largo del Vache Güerna.

La parte superior de este añadido lateral estaba subdividida en dos mitades que separaban cebatos (paredes de varas, barretas y maderos), con una puerta que comunicaba con la tribuna posterior de la Capilla. La parte inferior, sin dividir, en cambio, estaba destinada a caballeriza, según la tradición, y todavía conserva unas andas, que la misma voz popular sigue asignando al servicio de enfermos y peregrinos del camín de Santiago.

En fin, la misma estructura de la iglesia supone sucesivos añadidos desde épocas ya medievales, a partir de aquel pequeño y muy rústico recinto llamado el Camerín. Según la voz oral, la piedra empleada para los rosetones del ábside fue traída de una cantera que hay en La Reguera Malpique, sobre Valdelasviñas, camín de Alceo. Allí la piedra es porosa, tipo pómez, de modo que pesaba menos para colocar en el techo a modo de rosetones que unieran los arcos que sostienen la cúpula.

Se recuerda la última campanera de la iglesia (la que tocaba las campanas para las diversas ocasiones, cada una con sus toques diferentes): María La Campa.

Con muchas prerrogativas y creencias populares de La Virgen: el rezo de la Salve, o los descansos de los presos en las llamadas Cuerdas o Ruedas...

La devoción a Santuario tiene muchos detalles. Por ejemplo, en topónimos como La Cuaña la Salve, en la ladera vecina de Zurea: los vaqueros y vaqueras camín del monte, se paraban a rezar una plegaria a La Virgen de Bendueños, cuando llegaban a este punto en que se divisaba justo en frente la Iglesia en La Campa de Bendueños. Aprovecharían también como descanso, si se trata de la subida; y como lugar de bilurdiar un poco (parlas, partsar...), en la bajada de los altos.

Especial interés, social, cultural..., recobra en estos tiempos el dato recordado por César: buen conocedor del pueblu desde su infancia; y, sobre todo, con memoria prodigiosa de aquellos vieyos y vieyas de entonces; muchos datos quedan latenrtes en sus palabras siempre relajadas.

Por ejemplo, recuerda César que escuchó a su padre, Antonio Rodríguez, la expresión Cuerdas de presos, Ruedas de presos, con motivo de un alto del camino antiguo que venía de La Rasa por El Reúndu, justo en el cambio de rasante desde el que ya se divisa el santuario de Bendueños.

En este punto decía Antonio que los presos encadenados, a pie por el camín de carreteros hacia Payares, tenían derecho a una parada de descanso, una vez que divisara desde cualquier punto del camino la Iglesia de Bendueños: allí se les dejaban unos minutos para mitigar las duras condicines de la andadura. Tal vez algunos elevaran una plegaria más a la Virgen por el favor concedido. Interesante el dato, al lado de otros esparcidos bastante más allá de estas montañas, por emigrantes lenenses con arraigada fe en la Santa, aunque no contemplen la iglesia más que en el recuerdo o en la retina, a pesar de las distancias.


Pascua Bendueños, 1948.
(foto prestada por Marisa Fernández Muñiz)

El nombre lo dice casi todo: aquellos cultos indoeuropeos

El origen del nombre de Bendueños y del lugar estaría en el teónimo galo Vindos, latinizado en Vindonuns, o Apollo Vindonnus, estudiado por Martín Sevilla: "Tal culto, que apoyaría la presencia de pueblos galos en esta zona de la Península Ibérica, habría sido posteriormente santificado por la cristianización, con la creación de un santuario, fenómeno religioso que parece haberse dado con frecuencia en lugares de culto, o yacimientos culturales precristianos".


Pascua Bendueños, 1948.
(foto prestada por Marisa Fernández Muñiz)

El hecho de que sobre Bendueños se encuentre La Penasca Xuviles (latín Iupiter. Iovis, 'el padre de los dioses), peña muy respetada porque atrae los rayos en las tormentas; y en la misma ladera se encuentren lugares como Tárano, Castro y El Curuchu, proyectó el origen del poblado hacia pobladores primitivos llegados con otros del mismo río Güerna.


Pascua Bendueños, 1948.
(foto prestada por Marisa Fernández Muñiz)

La Casa los Frailes, Casa Fraes...

Actualmente existe un albergue de montaña en el edificio en piedra frente a la entrada principal, que los lugareños dicen la casa los frailes, y que relacionan con otros lugares sugestivos próximos: Alceo los Caballeros, Casa Fraes, Traslavicha...

Un par de vieiras talladas en sendas ventanas colaterales del camerín, y unas pinturas interiores muy deterioradas, completan una larga tradición de creencias populares por parte de muchos ofrecíos y ofrecías a la Virgen de Bendueños, que por la fiesta caminaban desde muchos pueblos, descalzos y con escapularios, dispuestos a cumplir la promesa hecha para sí mismo/a, o para algún familiar.

La leyenda de La Fuente Santa y La Virxen de Bendueños

Bajo Bendueños queda La Fuente Santa: un manantial de aguas consideradas medicinales por los vecinos. Es una fuente que brota de una piedra sillar en la finca La Güerta la Fuente, a pocos metros bajo las casas, por El Camín de Peregrinos a Campomanes.

Se asciende a la finca por una escalera de piedra con gruesos peldaños. Agua muy templada en pleno invierno, con las mayores xelás. Muy fresca en verano, con los calores más agostiegos. Siempre el mismo chorro de agua: abundante, sin llegar a ser grueso.

Dicen los vecinos y vecinas que allí se apareció La Virgen de Bendueños a unos segaores. Nos cuenta Ciona la leyenda. Cuando se apareció La Virgen, se disputó si llevarla a Campomanes o llevarla a Bendueños, habida cuenta de que está en el Camín de Campomanes.


(Foto prestada por Alberto Cordero)

Y la Virgen quería dir pa Bendueños...

Los de Campomanes trajeron fuertes parexas de gües y una carreña para llevar La Virgen. Pero los poderosos bueyes no fueron capaces de mover del sitio la carreña, a pesar de que era cuesta baxo. Volvieron a Campomanes y trajeron otra parexa más fuerte: pero tampoco pudo mover la carreña de la fuente. Pusieron en gavita las dos parexas. Y no movieron la carreña del lugar...

Entonces vinieron los de Bendueños con su parexa: un par de gües normales, los del pueblo. Y, sin más problemas, a la primera, subieron la carreña con La Virgen por el camino, a pesar de que era cuesta arriba y en pedrera. Entonces comprendieron todos que La Virgen quería dir pa Bendueños. Y se acabaron las disputas. Desde entonces está en El Santuario de La Campa, con su fiesta cada año. (Agradecemos a Ciona los detalles de La Fuente Santa).

Un lugar estratégico milenario

En resumen, el poblado de Bendueños pudiera continuar una larga tradición de cultos paganos, más tarde cristianizados. El pararrayos actual de la iglesia indica que con frecuencia caen rayos en el contorno, como ocurrió allá por los comienzos del siglo XX, cuando un rayo destruyó el campanario (lo recuerdan vagamente los mayores de hoy). Una copla recoge la fe que tenían los vecinos en el poder del santuario para prevenir de los rayos y las tormentas:

"Detente, nube,
detente tú,
que pue más
Dios que tú"
(escuchado a Duardo)

El horro de los dibuxos baxo l'aleru

Entre los vestigios interesantes del pueblo queda un horro con unos ya muy desdibujados grabados bajo el aleru que da al sur: el dibujo principal consiste en una escena erótica que parece ser pertenece al llamado estilo de Villaviciosa. José González, muy aficionado a estos temas de los pueblos, nos facilita estos datos, que bien agradecemos porque nos resultan novedosos; dice en concreto:

"Los hórreos pertenecientes al denominado “estilo Villaviciosa” son los más antiguos conservados en Asturias. Se trata de hórreos identificados entre los siglos XIV y XVI, y situados mayoritariamente en el concejo de Villaviciosa... Las decoraciones de este estilo pueden estar talladas o pintadas, sobre todo en las colondras, los liños y la fachada principal. Se utiliza la talla en bisel, lo que produce fuertes contrastes de luz y sombra, que a veces se refuerza con la utilización del color blanco, rojo y negro.

Muchos de sus motivos están inspirados en el arte románico, y también en el prerrománico y en el popular, siendo los diseños tallados más frecuentes los que tienen como base el círculo: rosetas, molinetes, estrellas, triángulos o cuadrados, alineados en semicírculo; cuadrados formados por yuxtaposición de líneas verticales y horizontales, etc. Otros motivos frecuentes son las cruces, aves, serpientes y, excepcionalmente, escenas eróticas.

En cuanto a las decoraciones pintadas, éstas se realizan enmarcando el motivo con una línea de color que se rellena de colores planos (blanco, negro y rojo). Los motivos decorativos son similares a los tallados, encontrando aquí, además, personajes armados y caballos.


Ver la interpretación de Alberto Álvarez Peña, para un hórreo semejante en Llaviana, estilo de Villaviciosa

El hórreo de Bendueño -continúa José González- quizá datable en el siglo XVI,  presenta  unas tallas geométricas de gran calidad en los liños y en la cabeza de los liños. Entre ellas, además, es destacable una escena erótica entre dos hombres y una mujer embarazada, muy similar a la que figura en un hórreo de Lorío (Laviana), aunque mucho mejor conservada en el caso de Bendueños, y que se podría interpretar, quizá, como una alegoría de la fertilidad.

También es interesante una representación de una serpiente, figura frecuente en hórreos antiguos, y que es  un símbolo múltiple: por una parte, guardián de las cosechas; por otra, asociado al mal, el pecado y la tentación; y ascociado también al alma, a la regeneración e inicio de una nueva vida. Destaca, asimismo, una talla que representa huellas de calzado, similares a otras que podemos ver en hórreos muy antiguos del concejo de Cabranes".


L'horro, a lo fondero'l pueblu

Gracias a los datos observados por José González y Carmen, descubrimos algo más de la historia antigua de Bendueños. Efectivamente, los nativos mayores del pueblu (Ciona, Manolo...), recuerdan que las fincas estaban divididas entre dos grandes posesores: El Conde de Revillagigedo y Los Frailes de la Capilla. Ellos serían los que aportaron esos datos etnográficos y artísticos al patrimonio local.

El primero, el Conde, poseía las fincas a la entrada del pueblo (al este) y camino a Campomanes: L’Aguilero, La Zarrá, La Vicietsa, La Tierra’l Préu, La Gortona, El Garagüitu, L’Aguilón... Y Los Frailes de la Capilla poseían las fincas a la salida del pueblo, hacia Alceo y el Camín Francés (al oeste): La Campa, La Martina, El Caliru. En los comienzos del siglo XX, los llevadores comenzaron a comprar las fincas al Conde.

Hasta el horro era la única suit de la noche de bodas en sus buenos tiempos

En fin, la pequeña historia de Bendueños se puede seguir leyendo también tallada hasta en sus horros: sabido es que debaxo del horro se cortexaba; los horros eran libres, el suelo no era propiedad privada, pues son muebles, no inmuebles. Sólo cuando tenían, por lo menos, una columna (pegutsu) de piedra, significaba que ese horro había sido levantado en suelo privado, no del común (los cierres vinieron mucho después).

Los horros eran, además, símbolos de fertilidad: allí se guardaba el grano para la simiente. Incluso, los horros se usaron como dormitorio, y sobre todo, para la noche de bodas, y para los recién casados, cuando eran muchos en casa (recuerdan en algunos pueblos). Es decir, símbolos de fertilidad.

El dibujo erótico del horro citado pudiera estar en relación con esta costumbre: una forma didáctica de advertir sobre las consecuencias del uso indebido del horro para aquellos tiempos. En todo caso, este tipo de simbología suele estar muy estudiada, de forma que habrá que seguir interpretando.

Ástur Paredes, gran investigador etnográfico, y muy documentado sobre la arquitectura asturiana, conserva dibujos parecidos en algunos otros conceyos. Todo un estilo ornamental, tal vez ya de corte románico medieval, a partir del s.XIII y XIV. Es decir, horros y dibujos con más de quinientos años... Toda una joya patrimonial que respetaron hasta la fecha los vecinos de Bendueños.

Para más información, ver
Diccionario Geográfico de Asturias
,
Ciudades, villas y pueblos.

Editorial Prensa Asturiana.
Colaboración de Julio Concepción Suárez.


Disfrutando con el muñecu,
como en los inviernos de antes

Ver Fábrica de embutidos artesanales


Y sin mieo algún
a la nevaína.

Ver la Leyenda de la Fuente Santa

Más sobre Bendueños: el origen del poblamiento

Ver la interpretación del horro por Alberto Álvarez Peña, para un hórreo semejante en Llaviana, estilo de Villaviciosa

Bendueños en la TPA:
el programa Pueblos de Sonia Fidalgo y su equipo

Información complementaria en
VINDONNUS

Volver a pueblos
Pasar a información cultural

Volver a Índice alfabético de contenidos