Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

"Tú te vas pel Meruxal,
yo me voy pe La Boquera,
ven acá que pasaremos
la rayina carbonera"
(copla popular)

.

El Puerto La Vatsota:
La Vachota para la mayoría hoy
(cheísmo creciente)
(Lena)

La Vatsota (ni Ballota, ni Bachota de algunos mapas) es el puerto lenense situado por encima de los 1650 m, en los altos de los pueblos de Teyeo, El Quempu, Riospaso, Tuíza.... Al otro lado ya están los puertos y pueblos leoneses. Muchos vaqueros y vaqueras animaron el puerto desde tiempo inmemorial: Juaquín, Mari Cruz, Isaz el de Teyeo, Antón el de Traslacruz, Maruja, Cundo, Marcelino, Inacio, Quico, Vitor el de La Fuente, Manolo Palacio, Manolo el de Yanos, Kike...

Toda una larga historia de peripecias por los caminos empinados desde los pueblos fonderos, o arriesgando la vida incluso por los atayos y canalizos encrespados de La Tesa y La Mesa, con la urgencia de baxar pe la mañana temprano a casa, pa andar a la yerba; y de xubir a tiempu al atardecer pa atender los tarrales nel veyar, facer la mantega nel odre, enderezar... Muchas vidas quedaron escritas en la memora de estas brañas de La Vachota: Los Meruxales, El Tseu, La Mata...

La Vachota es, en definitiva, un conjunto de brañas en el gran valle que se abre entre las peñas de Pena Tolóbriga, La Magrera, La Mesa, La Tesa, La Campa los Anxeles, Cuayos, El Vache la Muyerona, El Muñón del Agua, El Puerto Mieres..., y los altos de Cacaviellos, El Cirvanal y Robleo de Caldas.

El significado del topónimo es claro, a pesar de que se escriba erróneamente con B. Un valle alto (de ahí lo de -ota, lat. vallem altam), como bien describe el nombre en su etimología. Por tanto, La Vachota (sin más faltas de grafías, ni ortografía nin otros titubeos).

Se accede al puerto La Vachota hoy por el Alto’l Palo a través de las portillas del Puerto Pinos; pero antes subían y bajaban los vaqueros por las escasas gavias (estrechamiento pendientes entre las peñas) que dejan los abismos de La Mesa, La Magrera o La Tesa hacia el puerto Las Navariegas.

Integran el puerto numerosos topónimos descriptivos de cada uno de aquellos parajes y camperas: El Carbayal, El Bucarón, Las Vegas del Puzu, Los Asprones, La Magrera, El Muñón del Agua, Vachalampo, Los Meruxales, Mayá Vieya, Los Vachizuelos, L'Ascrita, La Tesa, Las Planas, Los Trabancos, El Chéu, L'Acebalón, La Mata, La Caviyera...

Y tantos nombres más, cada año un poco menguados con la falta de algún vaquero que mucho se echa de menos en su cabaña.

Mención especial merece El Puzu la Vachota: sima profunda en la Vega la Vachota, pasado El Muñón del Agua, donde según los vaqueros se sume el agua de todas aquellas brañas, para reaparecer más abajo en el valle de Foz.

Tristes, muy tristes, leyendas de desaparecidos y despeñados con los fraticidios del 36 (la guerra in-civil, por precisar con las palabras) resuenan aún entre los gritos de aquellas garayas (las chovas), que nunca abandonan la oscuridad de la caverna, entre el ruido misterioso de la cascada. Muy triste, demasiado triste la historia y la gavia del puzu, para unas camperas tan bucólicas y hermosas. Muy triste cualquier victoria fraticida sobre el pozu.

Pero al contaminación lingüística trepó hasta El Picu la Tesa también.


(la contaminación de La Tesa,
con el invento verbal de *La Texa:
otra falta de respeto a los vaqueros)

Tras la andadura de calentamiento por las esponjosas praderas del puerto, miramos al cielo y calculamos una tarde sin nublinas, por lo que tendemos la vista hacia L'Ascrita. Ascendemos ligeros por Vachalampo, a medida que vamos fotografiando las bucólicas camperas del Puerto: El Bucatón, El Carbayal, La Floría, Las Vegas del Puzu, El Muñón del Agua, Mayavieya...

En pocos minutos columbramos L'Ascrita, ladeamos a la derecha el precipicio, dejamos a la izquierda El Canalón del Infierno, y damos con las chirucas al pie del buzón. Un espectáculo se abre por los cuatro costados hacia los pueblos de La Cortina, Teyeo, Tras la Cruz, Rospaso, Tuíza Riba, Tuíza Baxo, El Quempu...

Sólo aquel dato contaminante sigue hiriendo la vista desde hace años a poco que uno se encarama en el picacho: allí sigue grabado en la placa del buzón un topónimo desconocido por cualquier vaqueru de aquellas brañas: *La Peña la Texa, que nada tiene que ver con La Pena la Tesa, pues desconocen los antiecologistas del letreru que no se debe aquí el nombre a texu nin texa alguna, sino a un teso grande, a una tesa (un alto pronunciado y relevante).

Como El Tesu la Oración (en Caso), ahora contaminado en *El Texu la Oración.

El simple respeto a la voz inmemorial de los lugareños hubiera evitado este desprecio al entorno de las brañas lenenses de La Vatsota. La depredación verbal en este caso, una vez más. Es el mismo ejemplo que lamentan los vaqueros casinos cuando leen en algunas guías contaminantes que El Tesu la Oración ahora es *El Texu la Oración: un alto (un teso) sobre la iglesia de Bezanes al que acudían los pastores y vaqueros de Brañagallones y mayadas circundantes, para elevar una oración por sus ganados los días festivos a la hora de la misa. El alto de la oración, en definitiva.

En fin, precisamente por este tipo de actos y otros semejantes que deterioran la cultura popular y los parajes naturales en ocasiones, El Puerto La Vachota sigue siendo otro de los patrimonios lenenses que necesita planificación, organización, proyecto, conservación ..., en acuerdo con los vaqueros de los pueblos, con los ganaderos jóvenes, con la simple educación, una vez que aquellas brañas se van transformando en usos muy diversificados, en ocasiones tan contaminantes para la cultura asturiana de montaña.


En el silencio más boscoso de La Caviyera

Para mayor información ver
Enciclopedia del paisaje de Asturias
Editorial Prensa Asturiana S.A.
La Nueva España. Oviedo, 2003
Colaboración de
Julio Concepción Suárez

Ver Leyendas del Puzu la Vatsota

Más sobre las brañas asturianas


La caída de la tarde en la mochila,
y en la retina

Volver a índice alfabético de contenidos

Pasar a pueblos de Lena