Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

:

Vital Aza
Grandes Autores Asturianos.
Hércules-Astur de Ediciones.
2005.

Textos de
Jesús Neira Martínez.
Vital Aza, Obras selectas ,
vol. II, Oviedo.
Ed. Hércules Astur

1. Tiquis-Miquis

Se estrenó en Madrid en 1883. Comedia en un acto y en prosa, estrenada en el teatro Lara la noche del 23 de noviembre de 1883 (N.A.C. , pg. 58).

Esta obra es notable porque, sin necesidad de chistes ni enredos, sólo con una acción sencilla y escueta, alcanza plenamente sus dines literarios. Es una especie de Paso de las aceitunas a la inversa. Si Torubio y Águeda riñen por unas aceitunas que aún no están plantadas. Asunción y Aquilino, felices recién casados, suscitan un tiquis-miquis a causa de cierta carta que él, llevado de celos infundados, había escrito de novio; y, lo que es más gracioso todavía, entre sus simpáticos abuelos doña Micaela y don Bonifacio surge parecida contienda a causa de otra inocente misiva por ella escrita hacía cuarenta y cinco años, cuando aún estaban solteros. Pero como esos tiquis miquis sirven para fortalecer los lazos del cariño, el joven Aquilino y el viejo don Bonifacio piden perdón a sus respectivas esposas y se prometen una eterna dicha conyugal. (Id. pg. 155)

***

2. Parada y fonda

Estrenada el 3 de febrero de 1885.

"Pocas piececitas han logrado la notoriedad que ésta, por su gracia, su sencillez, y también por la circunstancia de que en el reparto entran solamente cuatro personajes, hombres los cuatro, y esto la ha hecho durante muchos años predilecta de todos los aficionados” Narciso A.C. pag. 59-60

Es una de las más populares piececitas de Vital Aza, tiene su acción en una fonda de Valladolid, durante las ferias de aquella ciudad. Gustó Vital Aza de poner la escena de sus obras en fondas, casas de huéspedes y balnearios, cosa que se prestaba perfectamente al mayor interés y complicación de la intriga. En una fonda ocurre la acción de Perecito y Venta de Baños, en una casa de huéspedes la de Noticia fresca y El señor cura, en un balneario la de El pariente de todos y Francfort. Por lo que hace a Parada y Fonda, su acción se encierra en la máxima sencillez. Redúcese al encuentro en la fonda vallisoletana de un joven burgalés que va a casarse a Madrid, un buen señor que precisamente pasa a la corte para ser padrino de la misma boda y un viajante catalán.

Con tan escasos elementos, la obrita rebosa gracejo y amenidad. La figura del viajante- Pau Palau y Tomeu, representante de Andreu, Grau y Ríu, de Barcelona-, está magistralmente trazada. Los chistes, como invariablemente ocurre en todas las comedias de V.A. son tan espontáneos, tan naturales, de tal modo traídos por la ilación misma del diálogo, que oídos en la obra causan los efectos de la más legítima y fina gracia, en tanto que, a diferencia de lo que ocurre con los chistes burdos y groseros, hechos para una aplicación arbitraria y forzada pueden parecer anodinos si se aíslan y apartan de su lugar correspondiente (Id. 155-156)

***

3. Perecito

Estrenada el 2 de mayo de 1886.

Otro éxito felicísimo fue el de Perecito, juguete cómico en dos actos y en prosa. De él decía la crítica que reflejaba "el carácter del autor, por el chiste y gracejo de que está sembrado y las situaciones cómicas que abundan” Narciso A.C. pg. 60

En cuanto a Perecito- también su primer acto transcurre en una fonda- es, dentro de este género tan convencional, de lo más discreto y movido. El tipo del cesante- aquel desdichado cesante que al finalizar el pasado siglo fue en España una de las figuras más lamentablemente típicas, y como tal apareció en centenares de obras cómicas-, figura aquí con carácter de protagonista. Antonio Pérez, Perecito, llevado de la necesidad, se aviene a cumplir el encargo de su amigo Alfredo, que, deseoso de romper su compromiso matrimonial con Luisa, por haber encontrado una viuda a la que cree más rica, imagina para ello el procedimiento expresado en el siguiente diálogo...(pag. 170-2) Mercedes, la viudita, se encarga de desenmascarar a Alfredo y frustrar sus planes, y Perecito no recibe las cien pesetas de su amigo, aunque si la bofetada (pag. 173)

***

4. El Señor Cura

La última obra que estrenó Vital Aza en 1890 fue El Señor Cura, que gustó, pero pareció al público demasiado diluida en sus tres actos. Años más tarde, en 1897, Vital Aza la refundió en dos. N.A.C., pg. 77

Es de las más celebradas comedias de V.A., para la que debemos de tener en cuenta, no su primera redacción en tres actos (1890), sino la refundición en dos (1897). Es de las que suelen decirse de distraer al público y sin otras pretensiones. En el diálogo, más que en el asunto, se encuentra el atractivo de esta comedia . Sólo el oír hablar de ese modo a los personajes, con toda la transparencia y la sal ática de nuestra lengua, haciendo gala de familiar casticismo, proporciona al ánimo el más grato deleite... a los amantes del buen decir les sirve de satisfacción y consuelo. Poquísimos autores del siglo XIX han llevado a sus obras, con la elegante sencillez y la intachable factura que V.A. el habla española de su época.

El primer acto se desenvuelve, una vez más, en una casa de huéspedes y comienza con los acordes de un cornetín de pistón que deja oír Menéndez, uno de los huéspedes, figura importante en la obra. Tiene este primer acto mucho movimiento y animación... Los tipos de la comedia están perfectamente trazados, y especialmente el de don Feliciano, fiel trasunto de un simpático y virtuoso cura de aldea. Rafael, con su genio alegre y dicharachero; doña Nicasia, prototipo de la clase patronil, y Menéndez, el cornetín famélico e irascible, empeñados ambos en continuas trifulcas; doña Petronila, cónyuge briosa del médico don Ruperto; Escolástica, criada del c8ra, y, en suma, todos los demás personajes, incluso los menos importantes, ofrecen su particular interés

***

5. Villa Tula

Comedia estrenada en el teatro de la Comedia el 24 de diciembre de 1893

Comedia escrita sobre el pensamiento de la obra alemana Reif con reiflingen. Esta obra es la segunda parte de la que Emilio Mario, hijo, había dado al teatro en 1888, bajo el título de Militares y paisanos. N.A.C. pg. 100

***

6. El Afinador

Estrenada en el Lara el 20 de diciembre de 1900

Juguete cómico escrito sobre el pensamiento de una obra francesa, y que, aunque "muy inferior a lo que se podía esperar de uno de nuestros primeros autores cómicos, tiene gracia”. N.A.C. pag. 106-7.

***

7. Francfort

Estrenada en Argentina en 1904 y después en diciembre en España en el Larat

Juguete cómico de tanta gracia como originalidad.

Es una pieza lindísima de lo mejor del teatro de Vital Aza. Llámala su autor juegue cómico tetralingüe, y en ella, efectivamente, está resuelta con acierto la extraordinaria dificultad de reunir a varias personas que hablan cuatro idiomas: español, catalán, alemán y francés, y de desenvolver en esas condiciones una trama entretenida, aunque muy sencilla. Los equívocos a que da lugar esta mezcla de idiomas, son sumamente graciosos. La acción, una vez más, se desarrolla en una fonda, esta vez en una fonda de Francfort. La lengua alemana está principalmente representada por el camarero, que no habla ninguna otra; la francesa por Mr. Clermont, que chapurrea el español; la catalana por doña Rosa y su hija Mundeta, que llevan a Alemania el arte español del género chico; el castellano por el inocentón Pepito y su tío don Policarpo.

No por su poca intervención es menos gracioso y oportuno el personaje designado por el caballero gordo, que bock tras bock trasiega, con el empaque y rubicundo aspecto de un alemán, litros y litros de cerveza, y que, cuando don Policarpo exclama: -¡Qué bárbaro! ¡Lo que bebe ese tío!-, pronuncia sus primeras palabras para decir en correcto castellano: -¡Este tío bebe lo que le da la gana!-. Nada inverosímiles son las figuras de Mundeta y su madre, que regresan cabizbajas a Cataluña después de disuelta la compañía teatral en que fueron a Alemania. Tipo de ingenuo gracejo, de los que tan bien supo pintar Vital Aza, es don Policarpo, el provinciano don Policarpo. Cuando el camarero de la fonda le interroga en alemán, inglés, francés e italiano, acerca de su procedencia, él, que a medias se da cuenta de la pregunta, contesta: "Español, ¡De España! De Quintanilla, provincia de Soria. ¿Vd. no ha estado nunca en Soria?... (N.A.C. pg. 163-165)

***

Bibliografía de Jesús Neira

Ver textos asturianos de Jesús Neira

Ver "El hablante ante la lengua..."

Prólogo a Vital Aza (en PDF)

Volver a Personajes de Lena

Índice alfabético de materias