Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

..

La tsobá

NOTA. Por razones informáticas, el texto de Jesús Neira Martínez (1955), tomado de El habla de Lena, tuvo que ser ser adaptado en algunos símbolos fonéticos.

"Nos pueblos, pel invierno la xente xúntase de nuiche en casa dalgún vecín, y atsí tán las horas muertas de filanguiru. Sentaos alreor del fuibu, nel esquenu, nel puyu, nun tayuilu o en suilu, los homes platican de lo que pinte y las muyeres filan o abuyetan sin dexar por eso de platicar.

Fái unos años, taba yo nun filanguiru. Yera una nuiche fría como un xilu y negra como boca tsubu. Ha cayío una nevá bona, y, cuando entramos na casa, taba torvoniando. Aquel día salú’1 cuintu de la nieve y de los tsobos. Tul mundo cuntó cosas curiosas y casos célebres que tses habían pasao con los tsobos. Pero el caso más célebre y que nunca se me olvidará, fói el que cuntó Xuacón de Mariona. Yera Xuacón un paisano de éstos listones, con bona memoria y que saben dar rúbrica de lo que pasó pel tsugar desde fái munchos años.

Hablando de las batías—dijo Xuacón—, acuérdome de una que se fizo cuando yo yera muzu. Entós nevaba muncho más que ahora en sin comparanza. Nevá como aquetsa nun la conocieron los nacíos. Facía unos días que taba cociendo nieve. Un día amanezú con una gran xelá, comúse la nevá, y de terde empezó a traponiar. De nuiche siguieron cayendo trapos en sin aparar. Pela mañana, casi to las casas del tsugar taban debaxo la nieve. Dalgunos tuvimos que salir pel teyao. Ente to los vecinos fízose güelga pa tseva’l ganao al agua.

Aquel día y el utru y el utru seguía nevando a ratos. Pelas penascas la nieve víase tsucio. Los tsobos, muertos de fame, han comío dalgunos borricos que taban nos praos del monte, y de nuiche baxaban a poblao y andaban pel tsugar. La xente taba muerta de mieo.

Entóncenes acordóse facer una batía en condiciones. Mandóse avisu a la xente de los pueblos vecinos, y to los homes xuntáronse en conciyu pa ve la manera de acabar con aquetsa tsobá. Un retu bunu platicóse largo y tendío de cómo y perónde debía facese la batía: que si piriquí que si piritsí, que si pel utru tseu. Después de muncho platicar y gastar saliva en beldre, quedó acordao el sitiu peronde tenía que empezase la batía pa sacá la tsoba de la só guaría y perseguitsos, acorralatsos hasta un puntu en que nun tuviesen salía.

La cosa taba ya fecha, y ya díbamos ca ún pa só casa, cuando Manolín de Ramón, que yera un paisano muy célebre y destos que tienen golpes que cai un pa trás, dixo:
    —¡Alto! Nun toy conforme con el sitiu peronde queréis empezá la batía.
    Toos se tiraban pal pino y hablaban a la vez, y decíantse:
    —¿Por qué nun lo dixo anantes? Fái cuatro horas que tamos hablando, y ¿nun se tse ocurrú hasta ahora que ya díbamos pa casa?
    —Val más terde que nunca - dixo el tíu Manolín—. Las cosas hay que recapacitatsas bien antes de ponese a facelas. Yo siempre oyí que las cosas cuanto mejor se piensan, mejor salen...

El tíu Manolín seguía hablando sin priesa y sin acabar de explicase de una vez. La xente taba ya que non se aguantaba.
    —¡Bien, tíu Manolín! To eso ya tamos fartucos de sabelo. ¿Quier acabar de soltar de una vez lo que trai en pepu, si ye algo? Porque ye un milegru que en tó la terde nun haiga saltao con alguna patá de las sós.
    —¡Bueno! Pos atsá va, y nun ye ninguna patá, porque tengo más cabeza que toos xuntos: la batía nun hay que empezala pel sitiu que dixisteis sino per más abaxo, pela Barraca, porque, enteraivos de una vez, la tsobá tá na Pola!"

Texto siguiente

Otras publicaciones de Neira

Volver a Esquisa literaria

Otros textos y trabayos sobre Lena:
Xulio Concepción Suárez

Volver a Índice alfabético de contenidos