Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

"Hay quien va por el mundo
cazando perdices o conejos;
otros cazamos topónimos "
(Josep María Albaigès)

.

Frases, textos..., diversos sobre toponimia, las palabras de un paisaje habitado: ese lenguaje universal del suelo, en buena parte.

Ese gran diccionario oral,
y en parte escrito,
en la memoria de los lugareños.

Educar, educarse, construir saberes...,
desde las palabras del paisaje.

  • "Amar á terra non só é facer política. Tamén é estudala, interesarse polo país. A toponimia é fundamental para achegarse e amar ao país de verdade. Todos os estudos dun país son para que se prestixie, estudala é prestixiala e máis amala, porque a historia de Galicia está moi manexada. Penso que se unha persoa sabe quen é vivirá con menos contradicións e máis feliz. E os galegos temos moitas contradicións porque fomos moi atacados na historia. A toponimia tamén a entendo como algo espiritual, con valores intanxibles" (Fernando Cabeza Quiles).

  • "Aprendizaje diario, motivación y etimologías... Desde el punto de vista educacional, esto es, la actividad entre profesores y alumnos para crecer como personas aprendiendo, es muy dominante y general la conciencia del alto valor metodológico del uso de las etimologías. Para provocar motivación. Para aclarar ideas. Para sentir satisfacción erótica, alegría, belleza, por lo captado. Para anclar y articular redes significativas. No hay alumno o profesor que no manifieste complacencia académica ligada al manejo de las etimologías en las actividades del aula" (José Ángel López Herrerías)

  • "Arquelogía, historia, toponimia imprescindible... El autor... ha pretendido... mostrar cómo la denostada toponimia, ninguneada con frecuencia, puede ayudar a rellenar huecos del denso entramado que soporta la dialectología popular, la etnografía, la arqueología, la historia de los hombres y de los paisajes, el folclore religioso y los sistemas económicos tradicionales de una sociedad hoy agonizante... Belorado (Burgos)" (Rufino Gómez Villar).

  • "Autonomía educativa, raíces de las palabras, etimologías... Entiendo que tiene mucho valor aprender bien desde el alegre esfuerzo de acercarse a las raíces" (José Ángel López Herrerías).

  • "Cada vez que perdemos una palabra, perdemos un camino que nos permite transitar por la realidad" (José Antonio Marina).

  • "Cambios lingüísticos constantes... Las lenguas vivas están vivas, y por eso cambian. Las únicas que no cambian son las lenguas muertas. Y nuestra querida lengua está bien viva, por lo que sigue cambiando todavía hoy, como ha cambiado también en los últimos siglos" (Virgilio Ortega).

  • "Creación por la palabra, por el nombre... Una lengua no se termina nunca... Los neologismos..., las palabras nuevas..., con las que hemos tenido que bautizar los posteriores descubrimientos de los científicos y los recientes inventos de los técnicos... El ejemplo más claro y fecundo en la creación de palabras en los últimos siglos: Linneo. Le llamaron metafóricamente 'el segundo Adán', pues si el primero puso en el Paraíso un nombre común a todas las cosas según el bello relato de la Biblia, él puso un nombre científico a los seres vivos entonces conocidos y, sobre todo, inventó un eficaz sistema de llamar a los que fuesen descubriendo en el futuro... Dios no sólo creó el mundo mediante el poder mágico de la palabra, sino que además él mismo iba necesitando palabras para poder designar las cosas a medida que las creaba... Nosotros, que no somos dioses, hemos tenido, sin embargo, la misma necesidad: crear palabras para designar las cosas..., nuevas máquinas inventadas, nuevas realidades descubiertas, cosas... Neologismos" (Virgilio Ortega).

  • "Cuando los juegos del lenguaje cambian, cambian los conceptos, y con los conceptos, el significado de las palabras" (Ludwing Wittgestein).

  • "Cronología, historia y toponimia... Cada una de las distintas etapas cronológicas está representada en la toponimia, con diferencias evidentes según los distintos avatares históricos de los territorios. La presencia de topónimos árabes, por ejemplo, es claramente mayor en Andalucía, Extremadura o en las Baleares que en el norte de Castilla o en el norte de Aragón, mientras que la toponimia estrictamente hablando latina es mucho más abundante en las zonas más profundamente romanizadas del territorio peninsular, como el valle del Guadalquivir, las zonas costeras mediterráneas, etc.... La toponimia española muestra en sus distintas capas palabras pertenecientes a diversas lenguas habladas en su momento" (Emilio Nieto Ballester)

  • "Densidad toponímica... En los grandes encinares y quejigares del occidente salmantino... se recorren kilómetros sin que cambie el topónimo: nótese a este respecto la pobreza onomástica del Catastro de Ensenada en las dehesas y alquerías de monte alto. Es probable que existiera una capa de denominaciones efímeras, creadas por un estrato social muy humilde, formado por carboneros, cazadores, corcheros, colmeneros, cabreros, porqueros y serradores. Esta población flotante, generalmente asentada en chozas itinerantes y en majadas, tendría sin duda su propio repertorio de denominaciones. Infelizmente, estos topónimos internos apenas han dejado huella escrita en apeos, testamentos o registros de hacienda, porque no ofrecían interés como elemento de deslinde o identificación, al ser toda la propiedad o bien comunal (proindivisa) o bien de un solo dueño. En cualquier caso, las dehesas han llegado a nuestros días con una densidad toponímica muy baja, situación que aun se agrava más dada la usurpación generalizada, con alambradas, de casi todos los caminos públicos que las cruzaban. Perdido el acceso, se borra la memoria" (Pascual Riesco Chueca)

  • "Desde..., hacia, siempre diseñando el cambio... Di-, prefijo latino, proposición de-, desde, idea de procedencia..., desde lo que se parte..., hacia lo que se va, o proyecta, o desarrolla.... Uno hace di-seño cuando desde un signo dado se propone lograr otro signo, otra imagen, otro significado. Una mesa diseñada es un objeto, un signo que va de un desde a otro desde. Que casi no parece una mesa. O que es una mesa que sorprende... Se hace diseño cuando cualquier realidad, ya natural ya humana..., algo que comunica algo, se pretende cambiar. Que pasa desde la significación portada al desde de la significación proyectada. La cultura del diseño se corresponde con la cultura de la comunicación, en cuanto que las realidades no se ven como tales, sino como objetos cambiantes de significación. Es una de las expresiones características de la postmodernidad" (Ángel López Herrerías).

  • "Deseo de saber... Los seres humanos deseamos saber. Ya lo dijo... Aristóteles... Que los seres humanos tendemos por naturaleza a saber. Conocer nos da seguridad. Nos anima. Y además lo exige el uso de la palabra..., que nos abre a la posibilidad y nos provoca la búsqueda de explicaciones. Queremos saber" (José Ángel López Herrerías).

  • "Diccionario de raíces, latinas, griegas... Sería necesario... estudiar vocablo por vocablo hasta establecer de modo inequívoco su etimología, llegando en un estudio comparativo a fijar la raíz... Es la utilidad del estudio del latín y conocimiento de la cultura clásica" (Agustín Blánquez)

  • "Diccionarios etimológicos, enciclopédicos, simplemente descriptivos... Los diccionarios que hacen un esfuerzo por añadir la etimología de las voces suelen ser los de lengua y los enciclopédicos; de los restantes, solamente los monográficos la incluyen a veces, dependiendo de la materia del diccionario y de los conocimientos del autor... Todas las palabras tienen etimología... Si no puede ofrecerse una etimología segura, lo mejor es atribuirla (por ejemplo, 'tal vez del gr...') o bien omitirla" (José Martínez de Sousa).

  • "Discurso..., Dis-curso, dos elementos léxicos latinos: el prefijo di-, desde, en una de sus variantes, la otra es de-... El otro componente, -curso- deriva del verbo curro-... Hay discurso, se discurre, cuando: i) hay movimiento, hay recorrido, de las ideas; es lo contrario de enquistamiento, de inmovilismo. Se discurre cuando hay fluidez, intercambio, diálogo; y ii) se origina el recorrido (-curso) desde un fundamento, desde un punto de partida, se avanza desde una referencia expresada y clarificada. El discurso es lo contrario a la racionalización espontánea, sin raíz, sin referencia al punto de partida desde el que se desarrolla el recorrido reflexivo" (José Ángel López Herrerías).

  • "Diseño, saber aplicar, saber hacer, saber transformar... Es una de las manifestaciones más claras y certeras de nuestra cultura: hemos ganado en narratividad, en búsqueda, en incertidumbre (posmodernidad); hemos perdido en seguridad, racionalidad objetiva y segura, defición (modernidad). Cada variable puede considerarse como una forma de vivir y entender con caras positivas y negativas. Descubrirlas y aplicarlas es una manera concreta de entender y realizar el recorrido de la existencia. También de darle sentido a toda propuesta educacional" (Ángel López Herrerías).

  • "Disfrutar con las etimologías..., para que comprendas mejor las palabras que usas, y así puedas disfrutarlas aún más... Porque, si no sabes el origen de las palabras que utilizas, no las entenderás del todo. Y al revés: si entiendes de dónde vienen, las usarás mejor y gozarás todavía más de ellas... Sin embargo..., primero, disfruta hablando; pero luego, de vez en cuando, disfruta también profundizando en el significado originario de algunas de tus palabras. En sus etimologías” (Virgilio Ortega)".

  • "Documentación toponímica... La toponimia y la antroponimia presentes en una lengua dada son el reflejo de la historia de esa lengua, también que es el reflejo de la historia general de esa comunidad. Todas las distintas capas lingüísticas que se han sucedido en un territorio dado están presentes en la toponimia, quizá también (con algunos matices) en la antroponimia" (Emilio Nieto Ballester).

  • “Documentación toponímica escasa... Al margen de los nombres oficiales, de catastro o mapa topográfico, es frecuente que las familias hayan usado internamente nombres afectivos para determinadas tierras. Estos topónimos privados eran a menudo desconocidos por la comunidad rural en su conjunto. SANZ ALONSO (1997) recoge de un informante...: «Hay muchos más [nombres], pero son de trozos pequeños de tierras que pone cada familia para entenderse. Nosotros, por ejemplo, tenemos muchos que sólo decimos nosotros». Los topónimos privados o afectivos generalmente han quedado fuera de los registros escritos, aunque no es infrecuente encontrarlos en testamentos... La concentración parcelaria ha acabado displacentemente con casi todos estos nombres.” (Pascual Riesco Chueca).

  • “Documentación toponímica oral... Únicamente los rasgos lingüísticos petrificados en la toponimia y en algunos documentos históricos certifican ya pretéritas convicciones popularers" (Rufino Gómez Villar).

  • “Dualismo, correlación de topónimos...; una característica del hombre antiguo que, con frecuencia, veía su mundo a través de una óptica dual, del número dos, cifra que simboliza la oposición, la división, lo complementario: ... La Solana / La Umbría...; Somero / Bajero..." (Rufino Gómez Villar)

  • “Duplicidad toponímica y descripción paisajística... En general, los micro-topónimos tienen distribución continua (cada uno linda con otros, tapizando el territorio), si bien las teselas toponímicas a veces se superponen, se solapan o anidan unas en otras. No es infrecuente que un topónimo de escala extensa abarque otros sub-topónimos. Tampoco lo es la coexistencia de dos o más denominaciones rivales para una misma entidad...; un mismo paraje puede recibir denominaciones concurrentes, fruto de la coexistencia temporal de dos topónimos de implantación sucesiva. A veces, la elección de una u otra forma radica en tradiciones familiares. Quienes habían heredado tierras en el paraje cuya posesión o vínculo con la familia venía de antiguo tenían tendencia a perpetuar el topónimo más arcaico. Sin embargo, otros propietarios recientes o advenedizos podían innovar o aplicar impropiamente un topónimo aledaño. La doble denominación suele tener implicaciones sociolingüísticas, y es compatible con connotaciones valorativas o de menosprecio, según la forma toponímica elegida.” (Pascual Riesco Chueca)

  • "Educar, diseñar... Todo es lo que aparece y puede aparecer de otra manera. Importa el diseño, lo que comunica, no la cosa que es, que queda como un asunto indecible, metafísico. La vida es narración. Lo existente es un libro abierto en el que se pueden escribir y leer muy diferentes y variados, diseñados, textos. Educar-se también es una forma de di-seño: alcanzar algunos estilos de conducta, ya estética, ya cognitiva, ya ética, ya afectiva..., partiendo de un desde en el que se está y proponiéndose el desde de una meta que se propone alcanzar... Eso sí, en incierta, problemática y cambiante narratividad" (Ángel López Herrerías)

  • "Educación, conducción desde... La palabra educación es una construcción compleja para significar los dos componentes: que e-duca-ción es sacar de un individuo posibilidades (e-), mediante un proceso de ayuda (duc-) que perfecciona. A lo largo de la vida: educación permanente... Entonces se convierte en tiempo humano, cargado de proyección, de salud y valor cultural. Todos los momentos de la existencia son oportunidades abiertas y creativas para realizarse de manera más plena y profunda" (Ángel López Herrerías).

  • "El hombre es un animal que pone nombres, no podemos parar de poner etiquetas a todo lo que vemos. Eso ha sido un don especial...., desde el Génesis, cuando Adán estableció su dominio sobre las plantas y los animales por el simple hecho de ponerles nombre" (Allen Frances).

  • El léxico de la tierra..., y el de las partes y parcelas en que el hombre la divide y la organiza... Las palabras que hacen falta para hablar de las mudanzas del tiempo y de la variada condición de meteoros... La nómina propia de la caminería..., de la industria rural del agua y el viento... Y los nombres de las plantas y de los animales..." (Victoriano Colondrón Denis)

  • "El sabio cuida principalmente la raíz" (Confucio).

  • "Etimología y verdad... La etimología es 'la verdadera palabra', 'la palabra auténtica'. Porque conocer la etimología de una palabra es desentrañar su 'sentido verdadero. Y al revés: desconocer su etimología equivale a desconocerla a ella" (Virgilio Ortega).

  • "Etimología de las palabras... La etimología de las palabras, acercarse al logos raíz, al significado primigenio de cada término, es situarse en la encrucijada sugerente, profunda, iluminadora, en que se entroncan las virtualidades de cada tipo de saber. En la etimología se manifiesta la profunda y sorprendente belleza con que, desde la raíz de su presencia, cada palabra ofrece un mundo de significación, de apertura, de creatividad, de misterio. En la etimología se sintetiza de manera intuitiva y clara lo que el conocimiento científico aporta a la explicación y comprensión de la realidad referida y conocida en cada caso...; nos acercamos al arte, a la ceratividad, a la reflexión, al misterio de lo que indican todas y cada una de las palabras, en relación con la presencia y realización humanas" (José Ángel López Herrerías).

  • "Etimología y sabiduría popular, científica... Además, en y desde la etimología, y ahora desde el punto de vista del interés educacional, quien se acerca a la raíz significativa de cada palabra aprende de la mejor manera posible. Sencillamente, camina hacia el mundo significativo y relevante que en cada caso la originaria palabra nos ha aportado como comprensión y articulación del mundo. En la etimología uno es en alguna medida sabio popular, científico, artista, poeta, filósofo y un atleta de la elegancia espiritual, del ensachamiento del espíritu" (José Ángel López Herrerías).

  • Etimologías... Nada de eso sería posible sin el don de la palabra. Nos falta respeto, amor, cuidado y mimo por las palabras. Una buena manera de crecer en ese amor por nuestro gran y definitorio don es indagar la raíz significativa de lo que nos trasmiten las palabras. Si además son palabras dichas de la educación, más razón para dedicarnos a la bella tarea de orfebre de saber, de sentir, de pulir, de penetrar, en el mágico nido de bellezas de lo que trasmite cada palabra. Etimologías" (José Ángel López Herrerías)

  • "Etimologías: pasado, persente y perspectiva de las palabras... Las etimologías nos permiten adentrarnos en la genealogía del persente. Buscarlas es emprender la arqueología del lenguaje, de la cultura. Cada palabra descubre sedimentaciones diversas sobre un último cimiento. La misma palabra palabra revela un contenido recóndito. Deriva del griego parabolé, el movimiento de un proyectil. Ha dado lugar también a parábola. En ambos casos significa que nos dirige como un proyectil hacia otra cosa" (José Antonio Marina).

  • "Etimologías como ciencia de la historia... Reflexione usted un momento si no sería posible descubrir por su medio [por medio de las etimologías] el origen de los pueblos, de las artes, de los usos y costumbres primitivos, de cuanto merece más aprecio en las investigaciones históricas. Si no podría fijar la edad de muchas épocas, determinar la posición de muchos pueblos e ilustrar así los ojos de la historia:. la cronología y la geografía. Reflexione usted, en fin, si por ese medio no se podría atinar con el principio de muchas opiniones y dar mucha luz a los anales de la filosofía y de la literatura" (Gaspar Melchor de Jovellanos).

  • "Etimologías en equipo, desde las lenguas a la vida de los pueblos... La etimología sería un arte de grande y muy extendida utilidad. Muévome, principalmente, a creerlo: 1º, porque es muy probable la opinión de que los primitivos pobladores de la tierra tuvieron una sola lengua, o por lo menos dialectos derivados de una sola... 2º, que la analogía de muchas antiguas lenguas entre sí..., parece indicar la comunidad de origen... 3º, porque si esto es así, el conocimiento de las lenguas existentes, ora vivas o muertas, bastaría para dar una increíble extensión al arte etimológico; 4º, y en fin, porque aunque es casi imposible que un hombre reúna el conocimiento de tantas lenguas, no lo es que una colección de hombres dedicados a este estudio... lo reuniese..." (Gaspar Melchor de Jovellanos)

  • "Etimologías y diccionarios... Todas las palabras tienen su etimología, y los diccionarios de lengua suelen hacerla constar cuando se dispone de ella... Algunos autores son partidarios de no proporcionar la etimología de las voces en los diccionarios generales, sean normativos o descriptivos, reservándola para los diccionarios etimológicos, donde pueden consultarse. Sin embargo, la finalidad de la etimología en los diccionarios normativos o desceriptivos es distinta de la que corresponde a un diccionario etimológico, ya que aquellos sólo pretenden proporcionar una leve noticia del origen, procedencia o composición de la palabra, que muchas veces contribuye a explicar incluso su grafía, mientras que los diccionarios etimológicos se proponen explicar otros aspectos y relaciones" (José Martínez de Sousa)

  • "Etimologías y significados, el peligro de las homonimias... Gracias a la etimología es posible separar dos voces de la misma grafía y distinto significado en dos o más artículos de diccionario, con objeto de no mezclarlas en un solo artículo, como si sus acepciones mantuvieran cierta relación" (José Martínez de Sousa).

  • Folk-topónimo... para aludir a estos sintagmas verbales en los que se condensa una narrativa o una valoración jocosa, ponderativa o satírica asociada al paraje en cuestión (RIESCO CHUECA, 2006, 2010). Son composiciones frásicas (verbo+adverbio, verbo+sustantivo), que ofrecen en fórmula abreviada un fragmento de la cultura oral: Cantagallo, Cantarranas, Despeñaperros... Su abundancia y su condensación semántica los hace particularmente iluminadores y expresivos. Para su recta interpretación, es preciso conocer bien los rasgos de la cultura local que los originó.” (Pascual Riesco Chueca).

  • "¿Fuentes escritas, fidedignas, en toponimia...? El enfoque de un trabajo que requiera un mínimo de rigor científico ha de estar presidido por el recelo, más aún si consideramos... que no siempre gozan de mayor fiabilidad las fuentes escritas, antiguas o modernas, que los testimonios orales... En este orden de cosas la duda debe alcanzar asimismo a algunas etimologías hipercultistas propuestas por profesores prestigiosos. Poco conocedores de la geografía de la comarca y de su dialectología popular no dudan en interpretar..." (Rufino Gómez Villar)

  • "Fuentes sagradas y fertilidad... Algunas... fuentes sagradas... poseen la capacidad de procurar fertilidad a las mujeres supuestamente estériles. Fiadas en la virtud de las aguas (... en la abogacía de la santa...) de convertirse en fuente de vida, las mujeres arrojan todavía piedras -una por cada futuro retoño- al remanso que forma el manantial" (Rufino Gómez Villar)

  • "Fuerza de las palabras, la etimología... El nombre es un augurio -decían los latinos-... Si conoces el nombre, ya puedes adivinar su significado más profundo. Es todo un presagio. ¡Por eso nos atrae tanto conocer de dónde vienen las palabras" (Virgilio Ortega).

  • “Genealogía cultural, la historia local del territorio... La toponimia refleja pues una relación estrecha y prolongada de los habitantes entre ellos y con el territorio. Repasar los nombres de un término municipal es transitar por una mnemotecnia del paisaje, en la que se abrevian claves de representación. El mapa toponímico ofrece la base para una geografía popular. Su conocimiento y vigencia ofrece vías para que el recién llegado se adentre en un trato íntimo que los habitantes de la zona mantienen, el de su convivencia mutua y con el terreno. En un momento histórico en que los grandes desplazamientos migratorios y la nueva movilidad e interconexión han alterado radicalmente la percepción del espacio, el legado toponímico puede ofrecer al inmigrante una pauta de inmersión... Mediante los nombres de lugar, detallados e íntimos, la fisonomía de un territorio desconocido y carente de iluminación sentimental se presenta articulada y rica... Los nombres de los parajes trazan una genealogía cultural del territorio, y trasparentan la sucesión histórica... Pronunciar un nombre sabiendo que ya resonaba en la boca de lejanos antecesores nos religa al mundo y lo ennoblece (Pascual Riesco Chueca).

  • "Geografía y toponimia... La toponimia es un raro espacio en el que lengua, tierra y hombre rivalizan por el protagonismo. Esta obra [Atlas toponímico de España, de Javier García Sánchez] es el reflejo de ello, pero su éxito está en haberle concedido a lo lingüístico, lo geográfico y lo histórico el lugar que le corresponde para una mejor comprensión de esta realidad compleja y cambiante a la que llamamos España" (Francisco Moreno Fernández).

  • "Hay en cada topónimo un sentido originario, e intentar conocerlo puede ser fuente de disfrute intelectual" (Victoriano Coldrón Denis).

  • "Hay quien va por el mundo cazando perdices o conejos; otros cazamos topónimos. El placer de descubrirlos, examinarlos y desentrañarlos es algo de lo que no se puede prescindir en cuanto se ha catado. No por habitual es intelectualmente menos pasmoso que algo tan nuestro, cotidiano e inmutable como los nombres de los lugares que nos rodean pasen inadvertidos a nuestra misma interpretación. Ser consciente de esta paradoja y aplicarse en eliminarla es todo uno." (Josep María Albaigès).

  • "Herencia, lenguaje y pensamiento... Cada palabra, cada expresión, cada giro, cada regla de gramática y cada norma de sintaxis nos llegan repletos de la herencia del pasado, de la visión de nuestros mayores, de la mentalidad de otras edades. Al heredar el lenguaje de nuestros antepasados, heredamos también sus ojos y su cerebro. Cada palabra es una actitud, una creencia, un juicio. Es decir, un prejuicio. El vocabulario, al aprenderlo, nos lava el cerebro, y la gramática al obeddecerla, condiciona nuestro pensar" (Carlos González Vallés)

  • “Historia lugareña en los topónimos desaparecidos... Ahora que, por obra de la intensa renovación modernizadora, se vuelve tenue y rompedizo el cordel que nos liga al pasado, es tentador acometer un inventario de las supervivencias. Un paisaje rural puede mantener ingredientes varios que lo dotan de personalidad y hacen que su visita comunique al viajero una intensa sensación de impregnación, de haber entrado en contacto con un enclave donde el espacio y el tiempo se cruzan airosamente, dando trazas elocuentes del largo viaje que el territorio ha cursado por la historia y la evolución. Entre estos ingredientes destaca el patrimonio natural, la arquitectura popular, la vida cotidiana y el habla local. Cuando esta dimensión lingüística y antropológica, envuelta por ondas televisivas e informáticas, se ve naufragante y temblorosa, adquieren valor redoblado las pervivencias del habla y la etnografía que encierra el corpus toponímico (Pascual Riesco Chueca)

  • "Holística... El ser humano es un ser complejo. En cuanto que síntesis de la naturaleza, vivimos desde las exigencias químicas hasta las aventuras del espíritu, que se concreta en el vivir de las palabras... Creemos que la educación debe conectar al educando con las maravillas del mundo natural por medio de métodos que lo hagan embeberse en la vida y en la naturaleza. La educación debe conectar al educando con el funcionamiento integral de la sociedad..., con su propio mundo interior" (José Ángel López Herrerías)

  • "Homonimia y etimología. El peligro de las homonimias léxicas y toponímicas resulta a la vez sugestivo y peligroso. Por ejemplo, en La Paré'l Probe de Bulnes más bien parece una pared blanca, caliza (lat. per albam, 'alrededor de la peña blanca, muy blanca'), pues está muy cerca La Probe, en la misma zona; de modo que no parece nada en relación con pobre alguno, que interpreta la voz popular. La prueba está en que en Somiedo hay El Cutsao la Probe (noticia de Antonio Álvarez), que deshace por completo la posible confusión. De paso por cualquier región, podemos encontrar las mismas interpretaciones tan sugestivas, pero tan capciosas: la famosa olla podrida burgalesa nada tiene que ver con olla podre ni podrida alguna: simplemente procede de olla poderida, latín, poderita; es decir, 'poderosa', de los terratenientes, de los ricos, de los poderosos; tal vez, con mucha ironía, los pobres (que trabajaban para los mismos poderosos) dieron por reducir poderita > poderida > podrida..., en evolución fonética normal romance, y así le llamaron olla podrida; hoy, paradógicamente plato estrella regional; el plato antes de los que estaban 'podridos' de poder...; verdadera figura retórica ingeniosa, desde la simple transformación fónica. La simple interpretación popular, una vez más" (xuliocs.com).

  • "Homonimia toponímica, reiteración..., para la interpretación correcta... Es un fenómeno tan omnipresente en la toponimia menor que casi todos los nombres de lugar tienen dobletes en cada comarca, con las variantes esperables dentro de la dispersión evolutiva de la lengua. Gracias a esta repetición de los tipos toponímicos se tienen elementos de juicio para su correcta interpretación" (Pascual Riesco Chueca).

  • "Indoeuropeo en el origen de las palabras... Fue así, precisamente, como se elaboró la teoría del indoeuropeo, a partir de la similitud observada entre el sánscrito, el griego y el latín... De las comparativas se dice que tienen un hecho y una hipótesis. El hecho es que hay ecuaciones o igualdades sistemáticas entre distintas lenguas que no pueden ser atribuidas a la casualidad. La hipótesis, que esas lenguas proceden de un origen común, continuación de un lenguaje prehistórico único, llamado proto-indoeuropeo... La complejidad del lenguaje humano es la razón misma de que su estudio resulta fascinante... Y es que, en definitiva, la historia de una palabra es la historia de una herencia, de una tradición" (Edward A. Roberts y Bárbara Pastor)

  • "Investigación toponímica... tiene por objeto descubrir la significación original de un nombre o poner en claro el proceso de su génesis y nacimiento... Los topónimos nos permiten formular hipótesis sobre la colonización y poblamiento del país, y sobre los acontecimientos de carácter histórico, sobre las actividades, mentalidad y costumbres de los habitantes..., sobre su lengua en el momento en que el lugar, el río, el cerro, el caserío, fueron señalados con un nombre" (Johannes Hubschmid).

  • "Investigación toponímica del mar, talasonimia... Ficou demostrada a riqueza que garda de seu o tesouro dos nomes do mar, tesouro poético, arqueolóxico, etnográfico... elemento importantísimo do patrimonio inmaterial, intanxible, que é a palabra. É evidente a fraxilidade da mesma, aínda que sexa pronunciada por ronca voz mariñeira. A súa fasquía etérea tórnase material testemuñando a existencia dun variadísimo patrimonio marítimo-fluvial inmoble clasificable en máis de medio cento de categorías, que nos descubriu a existencia de saíñas (As Siñas) e camboas que non coñeciamos (As Camboíñas) ou o emprazamento de pecios como patrimonio asulagado (O Pride)." (Xosé Lois Vilar)

  • "La belleza de las palabras del campo... Son las palabras que hablan de los accidentes del terreno, de las elevaciones y depresiones que presenta..., y de los cursos del agua que lo recorren... " (Victoriano Colodrón Denis).

  • "La poesía es la música del pensamiento (G. Steiner), y acercarse con la mirada a la etimología de las palabras es colgarse de las estrellas, para enraizarse en un conocer de animoso y creativo saber/sabor" (José Ángel López Herrerías).

  • "La toponimia no engaña, los cabrales no se pueden concebir sin cabras" (Jaime Izquierdo)

  • "Latín, griego, léxico, raíces antiguas, vocabulario... Es el gran servicio que el conocimiento de la lengua latina puede prestar a todo español que pretenda expresar correctamente sus ideas...; facilitar el trabajo de los estudiantes poniendo en sus manos un instrumento suficientemente útil... El léxico latino, juntamente con el griego, es tan completo que podría afirmarse que agota la expresión... de cuantas ideas puede concebir la mente humana... Un léxico abundante, formado de dicciones claras por su sencillez, exactas con su significación, facilita la noción de las ideas" (Agustín Blánquez).

  • "Le montagnard qui n'a pas voyagé hors de son pays, qui ne connaît pas les classiques de la littérature antique -et qui ne fait aucun complexe à ce sujet!- utilise, lui, les termes de comparaison qui lui sont familiers, simples, muesurés, vrais, concrets" (Marcellin Berot)

  • "Lenguas, idiomas y toponimias... La toponimia puede proporcionarnos... interesantes datos, tanto lingüísticos como extralingüísticos en diversos ámbitos... En el plano lingüístico... no es preciso dominar en toda su extensión la morfología o la sintaxis de las diferentes lenguas de las que participan los topónimos para poder llevar a cabo un correcto estudio sobre ellos; sí es imprescindible, en cambio, las estructuras nominales y las particularidades y evoluciones fonéticas" (Jairo Javier García Sánchez).

  • "Lo que nos fascina y hasta nos emociona de los topónimos es que vienen del pasado, que brotan en nuestros días... de una antigüedad de la que tal vez son vestigios únicos..., sin que muchas veces nos demos cuenta de ello" (Victoriano Coldrón Denís).

  • "Los nombres de lugar son la voz de los pueblos desaparecidos" (Francisco Moreno Fernández).

  • “Lugareños y riqueza toponímica...; nombres distintos que sólo conoce el labrador. Sin duda, la sensibilidad para el matiz de quienes han pasado su vida luchando con los terrones, empujando la reja del arado durante interminables jornadas de invierno o segando a pleno sol, palmo a palmo; esta sensibilidad no puede sino ser más aguzada y penetrante: en cualquier caso, radicalmente distinta de la que nos interpela como paseantes, más o menos desinformados, que cruzamos sumariamente por el paisaje... Cuando estos campos por los que ha pasado el rodillo tecnocrático, la uniformización de cultivos, la tala de árboles de linde, el alambrado y roturación de prados, la reparcelación y sepultura de caminos, fuentes y puentes antiguos; cuando estos campos son recorridos a la sombra de los nombres de lugar heredados, se pone de manifiesto cómo la modernización ha raspado el rostro del territorio; y donde antes pudo existir un paisaje ameno, compartimentado, jalonado por marcas varias (vallados, linderos, ribazos, pradejones, arroyos, acequias, molinos), ahora sólo queda el puro suelo, obediente ya a un hierofante principal: el bulldozer” (Pascual Riesco Chueca)

  • "Lugareños y toponimia correcta en su contexto limitado... El repertorio activo de topónimos de cada habitante depende en gran medida de su experiencia vital. Ante un cuestionario toponímico, no hubiera dado las mismas respuestas un labrador propietario que un jornalero, un gañán que un arriero, un niño que un adulto, un varón que una mujer. El ámbito de familiaridad de cada uno es distinto... Por el contrario, el labrador propietario o el rentero circunscribía su actividad a la lenta labor de tierras en el ruedo del pueblo (distancias superiores a la legua hacían poco rentable el cultivo con bueyes; se podía ensanchar hasta unas dos leguas el radio de labrantío arando con caballos o mulas). De ahí que su conocimiento toponímico fuera excelente dentro de este radio corto, y con especial riqueza de registro en los parajes donde, por herencia o vinculación familiar, tuviera labor" (Pascual Riesco Chueca).

  • "Maestro, del latín, magis, adverbio, más, magnos, adjetivo, grande: indica el que alcanza un alto grado en el saber y en el vivir. Algunos señalan que magister deriva del adverbio indicado, magis, y del verbo stare, estar de pie. Quien está de pie más alto, metáfora de quien sabe más, quien aporta más, quien es modelo" (José Ángel López Herrerías)

  • "Metáfora toponímica... Una similitud, una semejanza, una vecindad entre dos conceptos da lugar a que el significante de uno de ellos sea utilizado también para el otro. . Evidentemente, esta semejanza no siempre reposa en hechos constatables, pues surge a menudo de apreciaciones o visiones subjetivas, a veces muy arriesgadas o extremas. Se trata, en definitiva, de una metáfora que obra de manera súbita. Esta comparación puede ser más o menos imaginativa, más o menos subjetiva...; pico..., sierra..., cabezo..., cuesta..., muela..., cuerda..., cuchillar..., hoz..., horca..., forca..." (Emilio Nieto Ballester)

  • "Nombres comunes y nombres propios... La inmensa mayoría de los topónimos no son más que nombres comunes absolutamente transparentes para cualquier persona competente en la lengua en cuestión. Cuando se piensa en topónimos se piesna a menudo en nombres de grandes poblaciones, países..., que por distintas razones son opacos para el hablante, pero son la excepción. La mayoría de los topónimos, y convivimos con miles en cada ámbito particular, con millones en un ámbito más extendido como el de un país o una región, son absolutamente iguales que los nombres comunes... Los Charcos, La Fuente, Los Almendros, El Olivar, El Mirador..." (Emilio Nieto Ballester)

  • "Nombres comunes y toponimia... Generalmente todo topónimo procede de un nombre común; las pocas excepciones a este hecho las constituyen los topónimos antroponímicos... " (Jairo Javier García Sánchez).

  • "Nombres y cosas... Del nombre de la cosa se deduce la existencia de la cosa. Es el poder taumatúrgico de la palabra, que permite la creación del mundo en tantos y tan bellos mitos literarios antiguos. Los propios dioses tienen que ir nombrando las cosas a medida que las crean, de donde se deriva que las cosas tienen ese nombre y no pueden tener otro" (Virgilio Ortega).

  • "Normalización y toponimia... En la toponimia (y en mucha menor medida en la antroponimia) el factor normalización y estandarización lingüística tienen una importancia minúscula comparada con la que tiene en el léxico general. Aquí la dialectalización es lo más preponderante" (Emilio Nieto Ballester).

  • "Odonimia engloba las palabras que designan las vías y caminos. Los odónimos, por tanto, son todos aquellos nombres que van referidos a caminos, calzadas y cañadas, adscribibles normalmente a la toponimia menor, pero que en no pocas ocasiones han pasado a la toponimia de poblaciones. Las vías de comunicación han sido siempre un importante factor para que los núcleos habitados surjan y se desarrollen. Es fácil que algunos de éstos hayan tomado el nombre de la vía principal que los atraviesa o que pasaba cerca de ellos" (Jairo Javier García Sánchez).

  • "Onomatopeyas... En todas las lenguas conocidas hay onomatopeyas, aunque no en todas en la misma medida... Es posible que los sonidos onomatopéyicos predominaran en los primeros embriones del lenguaje, de los que no tenemos ningún testimonio, pero ello es sólo una especulación no demostrada" (Juan Carlos Moreno Cabrera).

  • "Origen de las cosas y etimologías... El origen de muchas palabras se esvanece en nuestra memoria. Eso produce a veces efectos insospechados. Por ejemplo, decimos y pensamos “no hay tu tía” para señalar que algo no tiene remedio. En realidad, la expresión más genuina en el lenguaje escrito debe juntar esas últimas dos palabras (“no hay tutía”), pese a que el nuevo Diccionario recoge ya la separación (tu tía). Porque se llamó “tutía” (y antes “atutía”) a un antiguo ungüento compuesto con óxido de cinc y sales metálicas que aliviaba el dolor de algunas heridas. Esa tutía que leemos a menudo como “tu tía” procede del árabe attutíyya, y su origen más remoto se halla en el sánscrito tuttha. La grafía moderna que se escribe de vez en cuando permite unas oraciones de apariencia tan ilógica como éstas: “No hay tu tía, le dijo tu primo a tu tía” (Alex Grijelmo).

  • "Origen remoto de las palabras... ¿Cómo vivían nuestras palabras en esos campos semánticos, en esas épocas, en esos ambientes? No podemos entender nuestras palabras hoy si no las comprendemos cuando y donde ellas vivían ayer. Por eso las acompañaremos a su ambiente y las haremos re-vivir en su vida originaria, incluso de forma un tanto novelesca o periodística a veces" (Virgilio Ortega).

  • “Pragmática toponímica... Un topónimo se ancla en un paraje tras larga tramitación pragmática. Si inicialmente el nombre responde a un asombro de primer poblador o a una constatación, generalmente de índole práctica, su pervivencia posterior depende de una función de uso: la diferenciación con respecto a otros lugares o predios por razones de tenencia de la tierra, acceso o valor simbólico. Los nombres de lugar avisan de utilidades extintas... Si un paraje se llama Juncal, es posible que esta denominación recuerde un uso práctico (recogida de juncos para atar los haces en la siega) o una observación reiterada a efectos del cultivo (tierra pantanosa en cuyos surcos brotan juncos), más que una referencia puramente contemplativa. Un Escobal probablemente alude a usos como la recogida de matorral de escobas (Cytisus spp.) como hornija para quemar en los hornos caseros o comunales o para chamuscar puercos en la matanza. Un Gamonital o Gamonal puede avisar del uso antiguo de las varas de Asphodelus spp. como mecha para alumbrar, o de su hoja para cebar cerdos. Un Barrero interesa ante todo como lugar de extracción de barros para hacer adobe o tapia. Rara vez es desinteresada la mirada que ocasiona el acto primero de designación” (Pascual Riesco Chueca).

  • "Profesor postmoderno, mediador en la búsqueda constructiva... En nuestros tiempos postmodernos, de fuerte tendencia en la línea psicopedagógica constructivista, la dupla profesor-alumno tiende a debilitarse. El profesor ya no es quien está para hablar del mundo conocido, más bien para hacer de mediador, monitor, asesor, coach, de los pasos de búsqueda de quien se construye. La tradición del profesor-alumno que valoraba la transmisión de los saberes de los libros y de la vida ha quedado anulada. Cuando menos en nada privilegiada. Todo en nombre de la propuesta constructivista" (José Ángel López Herrerías)

  • “Puesta en valor de los topónimos..., para el conocimiento del entorno, sea éste actual, relicto o fósil, requiere combinar los datos lingüísticos (fonética histórica, dialectología, morfología) con los datos culturales (etnografía y agronomía local) y biogeográficos. El puente entre ambos frentes de atención es la semántica. Muchas explicaciones de topónimos hechas desde el campo de la lingüística flaquean precisamente en ello; ofrecen un étimo satisfactorio en lo filológico, pero de escasa congruencia a la luz de la cultura material o de los paisajes del área” (Pascual Riesco Chueca).

  • “Retoponimización, el cambio de los nombres autóctonos... Cada topónimo menor antiguo que ha subsistido, sin el auxilio y la fijación documental, es prueba de continuidad cultural y de tenacidad lingüística. A cambio pues de esta mayor desprotección de los topónimos menores, su pervivencia se beneficia de un atributo del que carece el topónimo mayor. En efecto, los topónimos menores, que no son soportes de identidad colectiva ni forman parte del orgullo etnocéntrico, son generalmente ajenos a los procesos de retoponimización... Por consiguiente, en la referencia popular al territorio cotidiano, origen de los topónimos menores, cierta llaneza pragmática y conservadurismo imperan. Lo utilitario, ceñido a diferenciar lugares y favorecer la orientación espacial, prevalece sobre lo conmemorativo y simbólico. Esta afirmación, ciertamente, ha de ser restringida a la toponimia hereditaria o tradicional. No puede decirse lo mismo de los numerosos nombres de lugar impuestos por los dueños o administradores del suelo a raíz de la urbanización difusa y la construcción de paisajes comerciales... en las últimas décadas: fincas y chalés, piscinas y restaurantes, casas rurales, incluso caminos y rutas turísticas. Suele tratarse de nombres dictados por las modas y los medios, de fuerte impregnación televisiva o publicitaria (Pascual Riesco Chueca)

  • "Raíces remotas de las palabras... Con las etimologías... retrocederemos siglos e incluso milenios para reencontrarnos con las palabras en su ambiente y en su época. Para ver cómo vivían entonces nuestras mismas palabras y qué significaban exactamente" (Virgilio Ortega).

  • "Raíz, etimología de las palabras... La etimología no es una cerrada y absoluta orientación significativa del mundo, sino un intento de nadar en el recorrido histórico de las palabras, semántica, reconociendo sus orígenes. En algunos casos, la semántica ha variado mucho el significado raíz; en otros, la semántica ha completado y/o acumulado, matices que el término no atisbó en su origen. En todos los casos, acercarse a la raíz es un logro magnífico de claridad, precisión, belleza y racionalidad. Es aprender lo que otros humanos pensaron cuando, retados por algunos problemas, construyeron un mundo de propuestas articuladoras y clarificadoras" (José Ángel López Herrerías).

  • "Saber popular y saber científico... Siempre se reconoció como sabiduría popular lo acumulado y contrastado por la tradición de las gentes, en su hacerse en el diálogo y en los conflictos con las exigencias de la vida. Es esa una modalidad válida de conocimiento. Como no era plenamente satisfactorio ese modo de conocimiento (el llamado vulgar), se ha desarrollado la ciencia. Los griegos le llamaron episteme: lo que está por debajo. esto es, un conocimiento que busca los fundamentos explicativos de aquello que ocurre, las causas." (José Ángel López Herrerías)

  • "Saber y saborear... Saber, del latín, verbo, sapere, saborear: la p y b son consonantes del mismo arco fonético, bilabiales y, por ello, fáciles de intercambiar. Así ocurrió en el proceso romance del paso del latín a las lenguas de ella derivadas. Sapere, saborear, es el significado que se traslada en metáfora vivida al saber, como saboreo de las cosas conocidas. Conocer es saborear, saber. Lo más valioso aparece en la expresión negativa: no se sabe si no se saborea lo informado. Pasa a ser conocimiento en el saber saboreado. En la incorporación espiritual de aquello ofrecido, acercado, encontrado. En el sabor pasa a ser vivencia, motivación y calidad aquello que forma parte de los mensajes trasmitidos" (José Ángel López Herrerías)

  • "Saberes populares... En lo que hace a las explicaciones toponímicas vinculadas a la tradición oral, conviene situarse en un punto medio que evite el menosprecio gratuito de los saberes populares..., habida cuenta de que, en no pocos casos, cuando el río suena agua lleva... Por lo demás..., las leyendas e historias locales son un activo cultural de primer orden, independientemente de su veracidad como elemento explicativo del pasado" (Leopoldo Antolín, Ignacio Prieto).

  • "Santiago Segura Munguía... conocía que san Isidoro en sus Etimologías había compendiado todo el saber medieval abarcando desde la creación del mundo hasta las partes de una modesta silla de montar a caballo. Conocía también que Nebrija era un lexicógrafo humanista con varios diccionarios especializados en lenguas clásicas, en medicina, en los sistemas de pesos y medidas, en derecho civil" (Felipe González Vega)

  • "Si desconoces el origen de las palabras, realmente no las conoces a fondo. Aún más, si no conoces el sigificado profundo de los nombres, no puedes decir que conoces de verdad las cosas nombradas por ellos... Si ignoras la filiación y la familia de las palabras..., su etimología, ¿cómo vas a comprenderlas realmente?... Las etimologías son lápidas desde las cuales las palabras supuestamente muertas nos gritan que de alguna manera siguen vivas" (Virgilio Ortega).

  • "Si ignoras los nombres, perece también tu conocimiento de las cosas" (Linneo).

  • "Si me nombras, existo" (Salvador Espríu).

  • "Si quieres ser original, vuelve a los orígenes" (dicho antiguo)

  • “Sociotoponimia... La consideración panorámica de esta compleja pugna entre los deseos de imponer nombre (por parte de pobladores y fundadores, políticos o residentes) y la inercia propia de unas denominaciones heredadas pertenece a la dimensión política de la toponimia, en lo que cabría llamar socio-toponimia” (Pascual Riesco Chueca)

  • "Subjetividad, paisaje y toponimia...; la influencia del paisaje en la sicología colectiva de los hombres, porque hay una intimidad compartida por los pueblos que viven sus paisajes y los interpretan a su manera" (Rufino Gómez Villar).

  • “Supervivencia de topónimos menores... Cada topónimo menor antiguo que ha subsistido, sin el auxilio y la fijación documental, es prueba de continuidad cultural y de tenacidad lingüística. A cambio pues de esta mayor desprotección de los topónimos menores, su pervivencia se beneficia de un atributo del que carece el topónimo mayor. En efecto, los topónimos menores, que no son soportes de identidad colectiva ni forman parte del orgullo etnocéntrico, son generalmente ajenos a los procesos de retoponimización.” (Pascual Riesco Chueca)

  • “Sustitución pragmática de topónimos... Otra consecuencia de las limitaciones cognitivas de la mente humana es la obsolescencia de los topónimos. A medida que se imponen nuevas denominaciones, se densifica el paisaje toponímico, pero al no poderse recordar activamente un número excesivo de nombres de lugar, los antiguos corren riesgo de olvido, tras una etapa de transición en que coexisten denominaciones paralelas para un mismo paraje. Así pues, la antigüedad del poblamiento contribuye a enriquecer la toponimia, pero sobre todo en el eje diacrónico. Los nombres caen en desuso para ser sustituidos por otros de mayor oportunidad pragmática o mayor viveza expresiva.” (Pascual Riesco Chueca).

  • "Sustratos toponímicos, préstamos prerromanos... La implantación del latín en la península ibérica supuso la implantación de los idiomas precedentes...; pero suele señalarse la presencia en las lenguas romances españolas de vocablos prerromanos, lo que en realidad quiere decir que estos vocablos fueron prestados ya al latín en época de comunidad latina, en una etapa previa a la fragmentación románica... Son fundamentalmente sustantivos, sin que haya, que sepamos, apenas casos de verbos, adjetivos, etc." (Emilio Nieto Ballester)

  • "Talasonimia, los nombres del mar... Agardamos non ter sido cargantes ó longo do artigo e tervos transmitido o amoroso do traballo coas nosas xentes do mar e así animarvos á recollida urxente da nosa hidrotoponimia que non figura en catastros nin mapas, que nunha enorme porcentaxe forma parte da estrutura mental dos nosos mariñeiros, mariscadoras, percebeiras/os... que usaron do río e do mar como fonte de vida" (Xose Lois Vilar)

  • "Talasonimia... Evitar os naufraxios é motivo preferente para referenciar as zonas perigosas para a navegación. En varios casos as embarcacións naufragadas contribuíron a deixar pegada na toponimia da nosa costa e na memoria oral das xentes do mar" (Xose Lois Vilar)

  • "Terminologías nuevas, neologismos necesarios... En los cinco últimos siglos se ha producido un espectacular estallido de la tecnología... Lo mismo que con la tecnología ha ocurrido también con la ciencia... A nuevos conocimientos, nuevas palabras. Los técnicos inventaban máquinas y los científicos descubrían realidades, y a esas nuevas máquinas y a esas nuevas realidades había que 'bautizarlas': teníamos que imaginar nombres con los que llamarlas" (Virgilio Ortega).

  • "Toponimia interdisciplinar... La toponimia requiere datos abundantes de otras muchas parcelas científicas, como la botánica, la historia, la geografía o la arqueología, y a su vez puede proporcionar datos de considerable interés a estas ciencias. Particularmente productiva puede ser, si se hace con esmero preciso, la colaboración entre toponimia y arqueología e historia... La toponimia puede darnos datos de considerable interés acerca de la naturaleza en tiempos pasados" (Emilio Nieto Ballester).

  • “Toponimia menor sin escribir en documentos... En general, la fijación escrita de los topónimos es tanto más frecuente cuanto más importante sea la referencia a que estos aluden; por ello, los topónimos menores, que a menudo se han tenido que conformar con una entrada tardía y fantasmal en los registros catastrales, están menos sujetos a este agente estabilizador, la escritura. De ahí la sucesión oscura de capas de nombres que van recubriéndose” (Pascual Riesco Chueca)

  • "Toponimia milenaria, de lengua en lengua, de continente en continente... Pueblos que pasan a habitar los mismos lugares recogen el nombre de éstos, y con el paso de los siglos, extinguido su significado primigenio, transmiten fascinantes mensajes desde generaciones traspapeladas de la memoria actual, en lenguas ya incluso desaparecidas, permaneciendo a menudo como un orgulloso misterio que hay que saber descifrar. En algún idioma hoy perdido, la banal palabra "agua" fue ibar, y con este nombre sus hablantes designaron la mayor masa líquida para ellos imaginable, el Ebro. Llegaron luego nuevas avalanchas humanas, oyeron que ese gran río, el enésimo visto por ellos, era el Ibar, y llamaron Ibaria a  la tierra que regaba. El germen ya estaba lanzado, y el nombre Iberia, saltando a través de los milenios, ha sido adscrito a lugares, a continentes en los que nunca soñaron sus primeros creadores, pasando a designar escenarios muchos más vastos que los regados por el río: desde la totalidad de la península Ibérica se ha extendido a lugares tan alejados como Iberoamérica, a distancias de vértigo." (Josep Mª Albaigès)

  • "Toponimia y caminos... Otra de les formes de trasformación del espaciu sedría'l trazáu de víes de comunicación. L'estudiu de los topónimos... permíte conocer la remanecencia prerromana, indíxena, de dellos vocablos, anque fueren depués llatinizaos o deformaos pel usu; nel casu de los caminos y encruciaes de carreteres, constátase la so advocación a espíritus protectores: son los conocíos polos romanos como lares viales" (Pilar Sánchez Vicente).

  • "Toponimia y pensamiento precientífico... En no pocas ocasiones la toponimia proporciona una idea indirecta de la realidad misteriosa y poco accesible que, para los antepasados, representaba el mundo físico en el que se desarrollaban sus vidas. Así, aparece todavía, o le parece a nuestra ignorancia, en algunas denominaciones referidas a riachuelos, fuentes y manantiales; un material lingüístico especialmente revelador del pensamiento precientífico" (Rufino Gómez Villar)

  • “Toponimización nueva...: es galopante, puesto que, perdida la función instrumental del nombre para usos agrarios o tradicionales, puede emerger una capa de nombres dictada por nuevas necesidades de localización y referencia. Por ejemplo, desaparecido un prado comunal y asentada en su lugar una urbanización, se hace preciso designar... las calles con nuevos nombres, a menudo inventados a capricho del promotor. En estos casos, la rebusca cuidadosa del patrimonio onomástico local permitiría mantener un vínculo con la cultura propia del enclave y poner a salvo nombres antiguos que pueden seguir vivos, ahora con otra función. Muchas promociones nuevas en áreas rurales o en los extrarradios urbanos desdeñan esta posibilidad. Y sin embargo, dar prolongación a los nombres originarios es una decisión que consolida la memoria y afirma el lazo entre lo construido y la cultura inmaterial del territorio” (Pascual Riesco Chueca).

  • "Toponymie religieux... La réferénce religieux est régulièrement une réponse à l'angoisse face à des forces qui dépassent l'homme, soucieux de s'assurer de la protection du ciel vis à vis de lui-mème, de son bétail, de ses récoltes... Il s'agit évidemment de sympathie toponymique! Le nombre de diminutifs affectifs est d'une très grande importance. Comme si l'homme isolé dans la nature, en la cajolant, en la flattant, voulait 'se mettre la montagne de son cotê' avec des mots de tendresse" (Marcellin Berot)

  • "Topónimos, nombres más duraderos... ¿Qué es lo que dura más? Cuando los humanos, tan envanecidamente deseosos de la inmortalidad, deseamos perpetuar nuestra memoria o la de lo que nos afecta, utilizamos el papel, la tela de los cuadros, y sobre todo la piedra. Cuadros, libros, placas, lápidas, esculturas, monumentos, templos, megalitos nos ofrecen el patético recuerdo de quienes, tan conscientes como pesarosos de su finitud terrena, desearon que la posteridad recordara un hecho, un personaje, un lugar. Pero hay algo más duradero que la piedra, que un cuadro, que un libro, incluso que la memoria humana misma. Es el nombre de una cosa, esa segunda y definitiva existencia que, como narra la Biblia, Adán daba a los seres, incorporándolos al mundo humano, el que verdaderamente cuenta. El nombre, que saltando de generación en generación vive en sus  hablantes, preservando del olvido ese mágico instante en que la cosa obtuvo verdadero ser. Y dentro de la palabra ocupa un lugar especial el topónimo, que inicialmente emanado del  común para ser aplicado a un lugar concreto, va siendo trabajado a su modo por cada generación, que lo transformará, pulirá y construirá su propia versión para uso de la siguiente" (Josep Mª Albaigès).

  • "Topónimos opacos, dudosos... Cuantos investigadores sentimos curiosidad y nos apasionamos por el complejo mundo de la toponimia, tratamos de despejar dudas y aclarar nombres opacos; si no lo logramos al primer intento, siempre habrá la ocasión de intentarlo de nuevo. Si el trabajo acumulado aquí da pie a otros estudios, cumplirá, al menos, uno de sus principales objetivos" (Jairo Javier García Sánchez).

  • "Topónimos prerromanos, adaptados, sustituidos... En el campo de la toponimia, en algunos casos, topónimos ya existentes perduran como tales aunque se produzca el cambio de lengua. En algunos otros, los topónimos antiguos fueron sustituidos por otros de los recién llegados. En el primero de los casos, la perduración de los topónimos de la lengua anterior en la lengua de los venidos con posterioridad implica una adaptación a esa nueva lengua, lo que puede dar lugar a importantes cambios fónéticos, morfológicos, etc., máxime si las dos lenguas están muy alejadas desde el punto de vista genético. Así, en este caso, muchos de los topónimos existentes en Hispania antes de la llegada de los romanos y la subsiguiente latinización fueron adoptados por los propios romanos, mientras que sin duda otros fueron suplantados por nombres nuevos" (Emilio Nieto Ballester)

  • "Trabajo interdisciplinar... La interdisciplinar ciencia del marketing. ¿Qué saber, qué aplicar, qué comunicar, qué promover, qué publicar, para que esto o aquello, inútil, vacío, nocivo, vulgar, se convierta en objeto de primera necesidad subconsciente?" (José Ángel López Herrerías).

  • “Valor local de los topónimos, más allá de fonéticas y lingüistas... La puesta en valor del corpus toponímico para el conocimiento del entorno, sea éste actual, relicto o fósil, requiere combinar los datos lingüísticos (fonética histórica, dialectología, morfología) con los datos culturales (etnografía y agronomía local) y biogeográficos. El puente entre ambos frentes de atención es la semántica. Muchas explicaciones de topónimos hechas desde el campo de la lingüística flaquean precisamente en ello; ofrecen un étimo satisfactorio en lo filológico, pero de escasa congruencia a la luz de la cultura material o de los paisajes del área.” (Pascual Riesco Chueca).

  • "Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche... Y llamó Dios a esa bóveda cielo... y llamó Dios a lo seco tierra, y a la reunión de las aguas mares..." (Libro del Génesis).

"Desde el caos inicial, una mañana
desperté. Los colores rebullían.
Mas tiernos monstruos ruidos me decían:
«mamá», «tata», «guauguau», «Carlitos», «Ana».
Todo —«vivir», «amar»— frente a mi gana,
como un orden que vínculos prendían.
Y hombre fui. ¿Dios? Las cosas me servían;
yo hice el mundo en mi lengua castellana.
Crear, hablar, pensar, todo es un mismo
mundo anhelado, en el que, una a una,
fluctúan las palabras como olas".
(Dámaso Alonso) .

ANEXO: algunos textos sobre la vida de las palabras en el espacio y en el tiempo

Las palabras antiguas.

Francisco Villar.
Los indoeuropeos y los orígenes de Europa (1991)

"Si conociéramos la lengua de un pueblo, aunque ninguna otra cosa supiéramos de él, estaría a nuestro alcance una buena parte de sus opiniones, creencias, concepciones... El hecho de que usted y yo seamos indoeuropeos implica que un día, en un pasado remoto, fuimos, o mejor: nuestros antepasados y los antepasados de todos los demás pueblos indoeuropeos fueron un solo pueblo; un pueblo que hablaba una misma lengua, tenía conciencia de comunidad y compartía una misma concepción del mundo.

Hoy los indoeuropeos estamos esparcidos por los cinco continentes y hablamos multitud de lenguas variadas, que no nos permiten entendernos entre nosotros. Y por ello hemos perdido hace mucho tiempo la conciencia de nuestra unidad.

El pueblo indoeuropeo se ha extendido por toda la tierra en mayor medida que ningún otro.... Para bien o para mal es el responsable... de la cultura occidental... . Con la colaboración también de elementos semitas, es el creador de la ciencia y de la técnica moderna... Ha sido el causante de la mayoría de las guerras... Ha provocado genocidios y muertes. Pero también ha inventado la medicina científica... Podría decirse que en lo bueno y en lo malo han sido, desde hace al menos, dosmil quinientos años, vanguardia de la Humanidad y motor de su progreso...

Pero no ha sucedido así desde siempre. Originariamente nuestros antepasados ocupaban un espacio geográfico pequeño y hablaban una lengua regional. Tenían una cultura rudimentaria. Adoraban unos dioses locales. Carecían de la escritura... Eran sólo unos bárbaros, ajenos al desarrollo cultural que por entonces gestaban otros pueblos.

Sin embargo, en aquel lejano pasado están nuestras raíces más profundas. Entre ellos y nosotros hay una continuidad en el uso de una misma lengua, ininterrumpida, generación tras generación. Nosotros nos entendemos con nuestros padres en una lengua que tenemos por la misma que hablan ellos. Y nuestros padres se entendieron así con los suyos y creyeron igualmente hablar su misma lengua. Y así ha ocurrido generación tras generación, sin solución de continuidad, hasta remontarnos a los integrantes de aquel pueblo bárbaro que resultan ser los antepasados más lejanos que la ciencia es capaz, por el momento, de identificar en nuestro árbol genealógico. De lo que ellos pensaban y creían, de sus costumbres y valores queda en nosotros mucho más de lo que a primera vista se pudiera sospechar"

Las palabras del paisaje.

por Joaquín Araújo

"Los paisajes suenan, cantan, interpretan y por supuesto dicen. Les oiremos murmurar con las mil entonaciones del viento y de las aguas y la infinita gama de tonalidades que se desprende de las caricias que esos dos elementos le dan a todo lo que vemos. Pero dentro del panorama suenan, sobre todo, sus solistas. También casi todos los inquilinos del mundo no edificado expresan a través del sonido. Todos necesitamos que se sepa de nuestro pertenecer a un lugar, o a muchos. Pero allí oiremos también el capricho, el esplendor de la primera creatividad, la alegría que desata aprestarse a la renovación. La Naturaleza usa infinitos lenguajes que apenas somos capaces de comprender pero que si podemos disfrutarlos con la seguridad de que todos ellos fundan la vivacidad e intentan la belleza".

El sonido de la naturaleza

por Carlos de Hita

"Cada atmósfera sonora tiene su propia coloración, determinada por reverberaciones, distancias y profundidades de campo, o por los elementos no biológicos: aguas, viento, ecos, proximidades del horizonte, etc. Semana a semana... vamos a lanzar diferentes miradas a la acústica natural. En ocasiones anticiparemos lo que previsiblemente resonará en el campo en las semanas siguientes. En otras explicaremos el cómo y el por qué de las voces de los animales; desmenuzaremos los paisajes en sus diferente elementos, como quien desmenuza una composición musical. Haremos recorridos sonoros por espacios naturales, a manera de audioguía. Encontraremos la huella sonora de la gente del campo. Pero también rastrearemos el sonido de la vida en otros ámbitos: en la música, la literatura, el habla, las onomatopeyas y los nombres vernáculos de los animales, la toponimia... "

LA PALABRA,
por Pablo Neruda

"...Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan... Me prosterno ante ellas... Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito... Amo tanto las palabras... Las inesperadas... Las que glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto caen... Vocablos amados.. Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces. son espuma, hilo, metal, rocío...

Persigo algunas palabras... Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema... Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes. ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas... Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto... Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola...

Todo está en la palabra... Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció... Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces... Son antiquísimas y recentísimas... Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada...

Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos... Estos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo... Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas... Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra... Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes... el idioma. Salimos perdiendo... Salimos ganando... Se llevaron el oro y nos dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... Nos dejaron las palabras".

Pablo Neruda

Año de 1611
"Si se huvieran conservado los nombres que Adán puso a las cosas, supiéramos sus esencias, cualidades y propiedades; ya que esto no nos consta, es cierto que los nombres que ponemos a las cosas les vienen a quadrar por alguna razón." (Texto de Sebastián de Covarrubias Tesoro de la Lengua Castellana, año de 1611, grafías correspondientes)

Otros textos literarios sobre el paisaje:
Berceo, Lorca, Saramago, Llamazares, Ana Mª Matute...

Esquema conjunto de frases de esta página

Otras frases sobre el paisaje

Otros trabajos y publicaciones del autor. Julio Concepción Suárez

Índice alfabético de contenidos