Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

"Tengo la vista cansá,
de mirar pa la cancietsa,
pa ver si veo venir
el cistu con la merienda"

(escuchada a Ramón
el de Parana )

.

Los segaores de Casorvía, afilando la gaaña
(foto de Gloria Muñiz)

Memoria del pueblu II: Casorvía
por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

Ver Casorvía I

1. Las xanas

Pasó ya el tiimpu de las xanas, pero yo, de guaje, busquélas, con un poco de mieo -too hay que decilo-.

La fuente La Teyera ye conocía pe l'agua frío, y bono, Nos setiembres de seca, presta beber un caciplaín a la sombra los ablanos de la vera. Está pel camín de La Guariza, tres El Sutu. El nombre ha de venir de la época la encarrilá y dígolo porque en Las Regás, cerquina, hubo un forno pa facer ladrillos pa los túneles y puentes del ferrocarril; consérvase algún baxo el felechal y en los pocos pareones que quedan y las pozas pa facer el barro.

Vese que antiguamente hubo una xana y, claro, colaría col ruyiu d'aquechas máquinas de vapor, porque yo nunca la topé. La historia contómela mio güilu, y, tal como me la dixo, dígovosla. Na fuente vivía una xana, encantá, que curiaba unos pitinos d'oro y tos los días sacábalos al sol, cuando lu facía. Un día pasó una muyer que diba pa Aller, pe La Mortera y Carraceo; paróse a beber y apaizúse-y la xana diciendo:

"Si tú vas pa Caborana
dii a la mio hermana Xana,
que me venga a ver mañana,
que si non nun me vei más".

Escurro que'l día siguiente yera l'únicu posible pa desfacer el encantamiintu, pero la hermana tsegó terde y la xana sigú na fuente curiando los pitinos pa siempre.

El quesu ye que de guaje, pel tiimpu la yerba, (pe Las Regás, abríase calzá el 15 xulio), mandábanme dir a catar agua a La Teyera; tenía algo de mieo de topar la xana y diba con munchu cuidao pa que nun me oyera tsegar y poder vela yo antes; pero ¡que si quiés!, nun la vi ni una vez. Así que cuando xubáis per aquel camín, paraivos a char un traguín na fuente y nun tengáis mieo, que la xana, si sal, nun fai ná.


Foto aportada por Rufino

2. El Tixu Casorvía

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

N'estos últimos años el tixu ya nun ye ni la cuarta parte de lo que yera fai 50; tenía unos canones grandes y poblaos, pero ya ta viiyu, y entamaron podachu a ver si se podia achugar. Y puee ser, porque paez que espocheta con gracia.

Antiguamente yera el sitiu de la esquisa; si facía sol, los homes sentábanse na corra a la sombra y si orbayaba, abitsugábanse n'el pórtico y determinaban las estaferias o lo que se terciase.

Ta a la puerta'l cementerio desde vete a saber los años. Van unos cuantos, faciendo una esplanación pa la otra vera la ilesia, apaicieron enterramientos orientaos al naciente, y con sitiu pa la cabeza; quier decise que muncho antes el cementerio nun taba onde agora, pero nun sabemos si había utru tixu o non.

El quesu ye que'n Casorvía "dir pa debaxo'l tixu" quier decir morrer y enterrase n'el cementerio; figúrome que n'otros munchos tsugares será igual, porque'l tixu ye un árbol sagréu desde fai munchos años, y por eso topámoslu a la vera las ilesias.

Así que isti tuvo dos funciones importantes en Casorvía: señalar el sitiu l'asquisa y favorecer la marcha comunal, pa los vivos; y del utru tseu'l pareón, velar per toos los difuntos, que nun ye curtia la tarea.


Foto aportada por Rufino

3. Naquetsos tiempos, cuando nos pueblos nun había tiimpu p'aburrise

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

Emprecipiábase per tazar con la cambietsa, cuchar...

En Casorvía nun había tiimpu p'aburrise, siempre había algo que facer, y por eso, "aburrise" nun entraba nel palabriru. La vida taba dedicá al trabeyu, que tenía bramentes fasteras: el ganao, la tierra y pa munchos homes, el trabayar fora, na mina o nel ferrocarril. Y nun digamos pa las muyeres, que entós nun trabayaban fora, pero facían too lo de la casa. Tul mundo tenía algo de ganao y alguna tierra.

Vamos falar de cuándo se facían los tsabores principales andando l'añu. Per San Xosé semábanse las patatas naas güertas, y algo más terde nas tierras. Después habían de satsase y arrandiase, trabayar un dia güés tsevaba el so tiimpu. Pe la yerba, ya se podían dir entresacando pa facer tortilla y sacábanse d'afecho per setiembre.

Pa poder semar, primero había que tazar, cuchar, esparder el cucho, teniendo cuidao porque, si tsovía, nun había manera. Y después, acarretalas pa casa, a l'horro o pal desván. Pa acarriar el cucho, tazar, semar, sacalas y portiar, yera menester la parexa y tener a mano la carreña, la cambietsa, l'aréu, la grae...


La parexa los gües, y el mocecu delante con la guiyá:
y vaya arte que tien el guaje... Yeran otros tiempos

Ca cosa, semábase nel so tiimpu

Pe la primavera habían de semase n'abril las cebotsas; la borona, cuando cantaba'l cuquiichu; d'abril a mayo, las lechugas y las fabas, munchas veces entremecías con la borona, los arbeyos y los fréxoles. Éstos diban coyéndose pel verano; las cebollas, n'agosto; las fabas, en setiembre; y la borona, n'ochobre. Menos mal que las lechugas nun daban na de trabeyu pa coyelas, habías de dir a la güerta y cortar la más afechisca pa la ensalá.

El pan semábase hacia La Purísima, y coyíase andando agosto con las mesorias: ¡qué nombre más güepu!; chábanse las espigas na güexa, na carra; y claro, después había que mayar, aventar, rabilar; ¡ah!, y los guajes, enredar ente la poxa. Las berzas podían semase tul añu; las de comer había que dexalas maurecer con la xelá, si no amargaban; las d'agosto nun espigaban.

Pe la seronda tocaban las castañas. Si nun tiraba l'aire, había que dumir con pértigas, y después apañábanse las cañuelas; los arizos había que agarralos con las morgazas, chábanse n'a corra, tapábanse con felechos y fueya; cuando ya se habían acabao las otras, había que esbitsar las de la corra. Las castañas quitaron muncha fame; preparábanse asás, cocías pelás, corbatas, en pote, mayucas .. Lo contentos que andarán los xabalinos agora. Las manzanas coyíanse hacia setiembre pa facer sidra; mayar, prensar n'el tsagar .. Y hacia Semana Santa ya se podían facer las primeras espichas.


La cambietsa de tazar

Ya pel veranu, la yerba; pel inviernu, el samartín...

Queda una de las tareas principales, la yerba. En Casorvía empezábase a segar más o menos a mediaos de xuno pe los praos más fonderos, pa acabar en los cimeros a final de xulio o primeros d'agosto. Había que segar, esparder, revolver, apañar, palanquiar y acarretar con la parexa y meter. Y too esto, siempre pendientes, mirando pa Brañavalera, a ver si venía negro, si se metía la niebla ..; porque si taba engurrionao, si orbayaba, si tsovía, yera tarea doble.

Quedan libraos los meses de xinero y febrero y partes de los de la seronda, pero tamién había que facer. El samartín, per exemplu; había que matar, estayar, picar pa chorizos y morcietsas, embutir, salar, colgar n'as baranzas, tizar p'afumar...

Cuando ya taba cayio la fueya, había que tsimpiar los praos, rozar, zarrar, acarretar el cucho. Pa zarrar había que tener preparás las estacas, los pertegones .. había que cortalos en menguante, porque, si non, podrecían tsuiu.


Foto prestá por Xuanín de Silveria

Amás de poblar las vacas, facer cotsares, filar, texer...

Claro, a más abundamiintu, ca día había que poblar las vacas a las dos ocasiones, esmesar, chalas a l'agua. Si andaban sueltas pe los praos o taban pal monte, aforrabas poblar, pero entóncenes siempre había alguna beyá; o pasaban pa Castietsa y prindábanlas los de Pindietsa, y más trabeyu. Mientra dibas o venías catábanse mangos, calzauras, caidones, palos de carrescu pal forquéu, paleros, estacas ..

Cuando nun se podía salir de casa porque chovía, o nevaba, facíanse gabitos, cotsares, xebatos, la carreña, el forquéu, ferrar las madreñas .. Y los que sabían, facelas, que non tul mundo yera afechiscu pa etso. ¿Y las muyeres qué facían? Además de munchas de las tareas de la yerba, menos segar, la güerta y la tierra, el samartín y too lo de la casa, filaban y texían; ah, y variar los colchones. Nun facían poco.

Y a descansar..., al camposanto...

¿Qué ye, que los de Casorvía nun descansaban nunca? Como decía un vecín: "Ya descansaréis ne'l "camposanto". Bueno, algo los domingos, que nun se podía facer naa más que lo de mayor necesidá. Y quedan munchos más tsabores, algunos escaiciéronse, y otros sería muy tsargo de cuntalos. ¿Con isti programa paezvos que quedaría tiimpu p'aburrise?

***

4. De Las Colgás, a la China: ¡tamos aviaos... !

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

A los nuestros bisagüelos, baxar a mercar a Campumanes yera una salía de lo diario, y casi que un día pa folgar; lo que yos facía falta teníanlo a mano, o de las tierras o tenían que catatso pel monte y.. en sin "retazar"; taba too muy escaso; entóncenes vivían de la rodiá; verémoslo con un exemplu.

En Casorvía, pa acarretar el cucho, la yerba o la escanda nun yera menester la ruea; un querru, per aquetsos sotambios, acabaría diendo a entornase al primer reguiru; así que portiábase too na carreña o nel forquéu. Y pa facelos, nun había otra, más que mirar pe los fayotales y matas, cortar lo más afechisco, dexalo curar y, d'inverná, emprincipiar la tarea.

Las calzaúras, el caidón..., de faya

Las calzaúras, de roble o faya, que duraban más; y la faya bona de trabayar; los tsiñuelos y las reyeras, de roble, faya o castañar; teníase muncho en cuenta que el roble acudía al pesu bramente; los tornos, de carrescu, duros, bien apertaos con pinas; el culo, de tablas aprovechás o de xebetu; pa xuntalas a las reyeras, otros tornos más delgaos; y lo demás de xebetu, fichu con porretos y pertegones d'ablenu; y l'últimu repuilgu, un poco más curiusu.

El caidón catábase con cuidao, porque yera menester que la cabeza enanchara pa poder facer un furecu y pasar la primera reyera; pero mirando bien pe las matas topábase; la manilla pa entornar facíase tamién de cibietsa, como los remos, y amestábase en acabando. Queda el cavión, que pué facese de cualquier listón de castañar.


La trasga'l xugu,
de maera, per supuestu.

El cavión, la trasga, la guiá..., too yera de la zona

Y parlando del cavión, los guajes ranábamos por medrar y asina colocar el caidón na trasga; poder pasar el brezu col cavión per cima'l xugu, metelu nel caidón delantre la trasga y caviar; y, claro, con la guiá delantre la parexa.

El xugu, las mutsías, el material de las cornales, too yera de la zona. Bueno, pue ser que la trasga fuera de fierro, que tampoco vendría de muy alantrones, seguro que de la fábrica'l fierro de Renueva, debaxo Tárano.

Esta carreña, de daquien del tsugar, ye pa caballería; tien los enganches pa los tiros de fierro y unos alambres; pero pue vese muy guapamente lo de los materiales: calzaúras, tsiñuelos, tornos, tablas, porretos y pertegones.

En fin, pa dir rematando, que'n Casorvía, como en tantos otros tsugares tsinizos y asturianos, hasta fay pocos años, los materiales pa facer las cosas catábanse bien cerca, alreor del puiblu, nun había que dir muy tsueñe: Las Colgás, Agualrío... Pero agora, ¿las piezas del tractor, de la segadora, de la empacaora, aónde van catase...? Pues tán a la vista: de lo fondero cutsá, lo más cerca de la China. Así que ¡tamos aviaos!.

***


La soga de las serdas,
pa los forcaos

5. A yerba pe los praos de Casorvía

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

Ya tá la yerba maúro y mañana hay que dir segar pa Salcea, y sacar pa la fiesta Las Nieves. Garramos l'estil y resulta que el gaeñu hay que cabruñetsu porque ya nun tien corte. Catamos los fierros y sentámonos baxo la figar, a la sombra; echamos un poco agua en gaxepu, clavamos la yunca na tierra, que nun tien que tar nin muy blando nin muy duro, y a cabruñar, curiando de nun paniar el gaeñu nin pasalu de cabruñu, así que hay que facetso con pulsu.

Hay dos tipos de fierros, y... ¡cuidaín con tocatsos!; los de yunca ancha y martitsu estrichu; y los de yunca estrecha y martitsu enchu; en los primeros ponse el gaeñu col coción pa riba y en los otros pa baxo, porque si se fai d'otra manera el cabruñu cómese a la segunda gaañá. N'una película que pasa n'Asturias veise un paisano cabruñar, y paez que lo fai bien, pero non, cabruña n'una yunca de boca ancha, pero col gaeñu col coción pa baxo.


Los preseos,
siempre camín del monte pel verano

Ca segaor, con l'estil a la so medía

Ca segaor tien l'estil a la media, que se toma primero poniendo'l cudu n'agarraera, y el polgar tien que tsegar a la manilla; segundo, poniendo'l brezu per cima l'agarraera, la punta los deos tien que tocar la parte tras, y la punta'l gaeñu; ésa ye la medía afetsisca. En acabando encurniamos el gaeñu, porque vamos dir unos cuantos y hay que tener precaución, asína nun rabucaremos una oreya a daquién.

Como'l preu tien unas cuantas peonás, madrugamos al alborecer, xubimos pel camín de La Brañueta a Valdefraes, Los Campos, Valdelascabras y Salcea. Entámase emprincipiar per baxo; discutimos un retu sobre'l corte, que si piriquí, que si piritsí; ye perimportante, porque más terde al que y-toque de costietsa va pasalas torniás. Armamos el gaeñu n'estil, ponemos la vera y la pina, afilamos y a la tarea.

El preu Salcea, pe lo fondero, métese un poco pa baxo, contra Los Campos y el primiru engazó desde atsi camín de la cuadra; poco a poco formóse la rastrera segaores, unos co la cañá más ancha que otros. Cuando'l primiru emprincipió a desengazar, l'últimu xubía per poco más del medio'l preu; yéramos 12 ó 14.


Los fierros de cabruñar

Tremao topineras...

El maretsu doble quedó derichu, muy güepu; a la segunda vuelta los más ruinos ya paramos a afilar alguna vez más que los otros, pero asistimos al paso. A la tercera apertaba'l sol, pero a la vera'l tapín quedaba algo humedá y la yerba cortábase bien. En un poco yana topamos la xacea un curciu y, lo peor, taba tsena topineras.

El delantiru ya avisó: "Tsebantay la zurda, que ta tremao topineras". En tsegando a lo cimero, a los cinco últimos tocomos el sucu debaxo Las Fontes, algo arganusu, y col calor las arganas doblaban muy guapamente; talmente riéndose de nosotros, que ya paicía que hasta'l gaxepu pesaba; menos mal que se mos ocurrú salir de l'estaya y agarrar aquetsa fastera de ramplón y así costómos menos sudores. Foi muy comentao que se mató un esculenciu con un par de patas delantre. Ningún ha visto nunca na igual y nun se creyía; años más terde enteréme que nun yeran de la familia las culiebras, sino de los tsagartos.

Quedaba desaverar, y ficímoslo la mitá pa ca vera; hacia la una y media acabóse la siega; calcaba'l sol que daba gusto, y menos mal, porque algunos tábamos pa entregar el pitsiyu. Echamos un trago y pal tsugar muy contentos. Esta segarata foi pe los años 60.


El pletu fayuelas
tan esperéu p'almorzar

Esparder, revolver, estolexar, aburraxar, apañar...

Agora vamos tratar de lo que ye menester facer hasta tener la yerba en payar. Lo primero esparder, desfacer los maratxos pa que'l sol dé a más yerba, que si non, nun cura. Separanse los artos, los felechos y las carbazas. Mió padre, cuando yo andaba espardiendo y me vía con galbana decíame: "A que nun acabas antes que yo de segar"; ponía más arte, pero nun había manera, siempre acababa el segaor primero.

La siguiente tarea ye revolver pa que la parte baxo agarre tamién el sol. Vase desaverando, y n'acabando, si nun acabó de curar, estoléxase un poco pa ayudar. Cuando la yerba ya tá bien curao, sábese pel color; y si chasca al doblalo, hay que apañar, siempre pol calor pa que nun amostalgue; las muyeres agarabatan y los homes estorgan y fayen los montones; bueno, mió madre yera la que los facía. ¡Cuántas veces me diría: " La forconá hay que chala de riba pa baxo, asentándola, revolviendo'l forcón"!

Lo malo ye cuando se vei venir tsoviendo o metese la nublina. Entóncenes hay que aburraxar o, si ya ta más curao, facer montones más pequenos pa abrilos a l'utru día, con lo que hay que trabayar el doble. Si se mete d'inverná y agarra un preu en tienda con la yerba ya un poco curao, la cosa ye más complicá, porque pué podrecer, y hay que acabar arrefundiándolo al reguiru; si nun tsega a tanto, y l'año vien muy melu, las vacas, después de datsey focicazos d'un sitiu pa utru del peselbre, acaban per cometso, pero na más que porque nun puen comer las retrigas nin los tsamplones.


estorgando, amontonando,
agarabatando ...

Palanquiar, envarar, peñar la vara...

Agora queda tsevar la yerba pal payar o facer varas. Nel primer casu, hay dos maneras: palanquiando o a forcadaos. Si'l preu tien cuadra, palánquiase. Las cuadras tan fechas casi siempre a lo cimero'l preu, pa emponer y cariar las vacas; y pa baxar el cucho con la carreña; dan menos guerra, pero hay que palanquiar pa riba. Una palanca ye un varal d'unos tres metros de tsergu por 6 cm. d'enchu; per una vera acaba en punta y tien una muezca pa atar; y pe la otra, en un forquitu pa enganchar.

La palanca métese per baxo'l montón de delantre patrás, átase pasando dos sogas pe la mitá'l montón, engánchase la parexa, el caballo o'l burro, y arrastrase hasta'l payar. El montón va dexando rastrera y cuando pasan unos cuantos pe la mesma, va faciéndose un rodiitsu que, n'acabando, hay que desfacer, tarea pa los guajes.


palanquiando

Si toa la yerba nun cabe n'el payar, hay que facer varas. Fáyense tres el payar en un sitiu yenu; primero, hay que facer la poza, bien fonda, plántase'l pelu y retácase bien; prepárase la cama con xamascos de castañar o d'ablenu pa que la yerba nun podreza per baxo y, poco a poco, ún, desde baxo, va echándo, pero el que fay la vara ye'l que pisa la yerba, curiando que quede to per un igual y bien calcao; cuando ya tien una altura de metro y midiu enánchase faciendo barriga y después va, poco a poco, empicándose; nel picalín, apúrrese la yerba, muy poco, con un forcón, que a veces tien un tercer pinchu más piquinu puistu escontra los otros.

Agora pónsetsey el rodiitsu, pero hay que facetsu primero; agarrase un bon puñeu yerba de la parte baxo la vara y va retorciéndose, como si fuera una cibietsa, tirando y retorciendo, hasta tener más d'un metro, pínchase n'el forcón y apúrresey al de riba; ísti endólcalu n'el pelu y apiértalu bien pa que l'agua nun fure, sujétalu con dos o tres gabitos, pon alguna palanca y baxa esguilando agarreu a la soga. Desde baxo péñase pa que l'agua recuda, curiando de nun dexar goteras, porque, si non, podrez la yerba. Lo normal ye que cuando las vacas acaban lo del payar, métese la vara.


El xugu y las cornales

Acarretar a forquéu, meter en payar, sotrabiar...

La yerba los praos que nun tienen cuadra hay que acarretatso pa la cuadra'l tsugar, tarea complicá. Los montones son grandes, de forcadeu. Al amanecerín xúnese, y camín del preu. En tsegando lo primero ye quitar la soga y estirala bien derecha patrás, pa que el que calca, normalmente una muyer, nun tuerza el forcadéu y puea dir derecha, mirando pal caidón, col cavión puistu cuando va palante; y pa la soga, cuando va patrás.

Agora empalériase con brazaos de yerba apertando los palos pa que nun rompan y pa que lo de riba nun pile, después va echándose, siempre derriba pa baxo, y calcando detrás alantre hasta acabar. El forcadéu cárgase más eltu y estrichu delantre, pa facer sitiu a la parexa. Falta atar; pásase la soga per cima, de tras alantre y engánchase n'el primer gabitu, después d'un tseu a utru apertando bien y, p'acabar, danse un par de güeltas alreor, péñase un poco, y ya tenemos un bon forcadéu.


Preparando'l forquéu
p'amarrar, peñar...

Pero hay que baxetsu. Las vacas nun cuerren y, a más, hay que dir con cuidao de nun tropezar y de que nun s'entorne, porque, si pasa, ye una catástrofe porque habrá que golver a cargar, y como los caminos son casi caleyones ye muy difícil; si hay alguna cuaña, la dificultá aumenta, y tien que tañese perbién. Tsegamos, por fin, al payar. Métese la yerba, repartese na pecha y cálcase, retacando bien a la vera las parés, nas esquinas y pe las sotrabias. Hay que sotrabiar bien, pa que'l payar tseve más yerba, y quede ataquéu hasta'l bucarón. Los guajes pasan un bon retu triscando pente la yerba.

Los segaores de Casorvía,
caún na so cañá de l'astaya (l'astazá)
(foto de Gloria Muñiz)

Hasta char el remu con l'últimu forcadéu

El sol ya apierta y güelta a xubir pal preu. Cárgase, pero ya nun se pué baxar; las vacas moscan y hay que dexatsas miriar. Entóncenes emprincipia el turmiintu pa los guajes; como las vacas andan sueltas, vanse a los montones y báltanlos; los mayores encamentan a los guajes pa que tsindien, pero ye difícil tsindiar dos vacas pa que nun se vayan a los montones d'un preu treméu d'etsos. Cuando afloxa'l calor, xúnese y otra vez a baxar y así hasta acabar. A veces, si nun hay tiimpu pa acarretar, envárase pa más terde. Cuando se baxa l'últimu forcadeu de la temporá ponse el remu.

Ya tenemos la petsa fecho, la yerba emprincipia a arder y la vigá asienta. Pel invierno a esmesar con un bon gabitu pa ceba l ganao.


Y la soga entsurdiá,
pal forquéu

6. Coyer pan: l'ascanda

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

En Casorvía y en otros munchos tsugares "coyer" nun pué ser más que dir pa la tierra a esmesoriar la escanda (el pan).

Cuando la yerba ya se metú en payar, pe La Iría y La Corrá emprincipia el pan a ponese roxo, tan guapo que presta velo. Las payas tan tiesas si nun ye que las encamó la inverná o l'orbeyu y las espigas, puqinín a poco, ya van abangando.

Ye'l timpu de dir coyer, así que prepáranse la carra, las güexas y las mesorias; las muyeres entaman dir en andecha pa una tierra y tsébanse los aperios nel forquéu; las vacas dexanse a miriu o pe la torna, siempre un guaje, prubitín, tsindiándolas; y cuando el sol apierta, si non nun hay manera de rabucar las espigas, faise l'estaya.

Rabucar paez muy fácil, pero nun lo ye tanto, porque a la vez que se xiran las mesorias hay que apear, como se diz en Casorvía; en otros tsugares dicen apatonar, pisar per baxo las payas de las espigas agarrás nas mesorias pa que nun arranquen y puean rabucase.

Ca coyeora dexa una xacea de moo que pué sabese per ónde pasó caúna, igual que con las cañás al segar. Las espigas van hinchendo la güexa y cuando ta acorrompiná entórnase na carra; en acabando tsébase con la parexa pal tsugar y déxase en l'horro. Y nun gurgutamos nin palabra de la congoxa que dan las arestas, nin de cómo queda el gargüilu.

Los castellanos tienen un cuintu de cómo cueyen las asturianas el trigo: "Tijeretear y andar, dar patadas en el suelo y cantar ijujujulia". Veise que son de Castietsa: la tierra ye otra, y el trigo nun ye la escanda...

Más terde, pe la seronda arriba, prepárase un fuiu con bona tsaparea y xamúscanse las espigas pa eliminar las arestas. Esto fáyenlo los homes que, como se vei, tienen bien repartías las tareas; agarran una palá con la pala dientes y pónenla enriba'l fuiu, xusto el tiimpu pa que se xamusquen las arestas. Ya en frío hay que pisar, y mira que ye difícil facelo col manal.Yo pué que tenga entavía algún tulundru en cogorote de cuanto deprendía.

En la semeya veise un manal, baxo el tronzaor, ente las pregancias y un gavitu de forquéu; a la izquierda'l gavitu esmesar. ¡Tampoco y-dexé nidiu'l mengu!. Ah!, veise tamién la collera la burra.

En acabando pisar hay que aventar; las muyeres esperan l'aire y col venu van dexando cayer el grenu puquinín a poco. Falta rabilar, así que hay que tsevar l'erga pal Carril; yo nun conocí utru rabil. Y pa entretenese, los guajes, esmorecíos de risa, triscando ente la poxa.


Foto aportada por Rufino

7. Leyer nos tsibros y nel paisaxe

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

Ye sabío que l'encarrilá féxose pe los años 80 del 1800. El primer tren pasó pel Paso Casorvía el 15 Agosto de 1884, y la mió bisagüela foi a velu pasar con María, mió tía güela, acabante nacer, porque dicen que pasaba'l rey Alfonso XII y la reina María Cristina; la mió bisagüela yera de Teverga, de Carrea, y vieno pa Casorvía co los sos hermanos que trabayaban nel puerto co'l mió bisagüilu, José.

El quesu ye que por mor de los ordenaores, fay unos días, vi unas semeyas de la época los trabayos; serán aproximámente de 1883, porque los raíles tan en sin asitiar y los tranvías, por contra, tiénenlos. Conócense muy bien los sitios, pero hay algo que abulta raro: las escombreras nun tienen urcias nin felechos, cosa fácil d'entender, lo raro ye que casique nun se ven las xebes, nun hay matos; y los árboles, como los de los praos de Burón, tan bramente pelaos, nun tienen casi canones; nun fay falta más que mirar baxo Penacunietsos: el quentu, resu; esto tien falta explicación.

Las fotos nuevas fixéronse'l día 26 d'avientu; había una bona xelá pero ya facía sol y xubir pel camín del Carbeyo prestaba; ta enchu y ándase bien. El del Puzu l'Éguila ta pradiéu muy güepu, pero pel caleyón de detrás de Naveo Rita tía Antona ya nun se pue pasar; menos mal que en nun habiendo fueya, poco a poco, pue tsegase a la vera'l puente.

La vista antigua tá tomá un poco más abaxo a la izquierda; pero si se fay agora desde´l mismu sitiu, nin se vería'l puente. Y de las xebes y árboles qué vamos decir.

Una razón pue ser que na más facía unos 50 años de la desamortización y, si se han vendío y partío algunos praos, las xebes nuevas nun tuvieron tiimpu facese; pero esto nun lo pueo afirmar, sería caso investigatso.

Quédamos otra más a la mano la experiencia. Nel s. XIX la xente nun tenía más moo de vida que la tsabranza y el ganao y tu'l terreno yera poco pa semar y pa segar. Las xebes tenían que tar bien rozás, en sin artos nin abangos, porque na sombra nun medra la yerba. Los árboles tamién; a más la fueya valía pa las vacas si venía de seca, ¡qué bien comían la fueya frisnu!; toos los preseos facíanse de maera, las vigas de las casas y las cuadras, los pisos de los cuartos; y, como nun había carbón, tizábase con tseña; ca cádaba, ca xamescu, ca guervu, ca estacón valía pal fuiu, pa calecer, pa afumar el samartín.

Asi que too facía falta y dexar las xebes medrar yera pa los señoritos. Y yo ya nun digo más. Agora a comparar las semeyas; las del XIX y las del XXI, unos 128 años de diferiencia.


Turrientas y la boca baxo del túnel 66, la vía riba,
el túnel de la ventana, el de La Pandietsa.

Na cuesta Picos nun hay praos, xebes nin árboles; neso nun se cambió en toos estos años, pero si miramos bien, a parte del cambio del puente pel terraplén, agora ya hay espineras, érgumas y felechos bien tsargos. Hasta fay unos años metíanse oveyas y cabras, de Renueva y Heros, y rabucaban lo que podían; güey nun podrían nin entrar.

Las xebes medran, las urcias, los piornos y las érgumas nun dexan pasar, los felechos y los árboles tan altos, la xente vamos pasando, pero queda el paisaxe y el restru que se foi dexando.

8. Apeaderu La Frecha

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

El tren pasa pel medio Casorvía pero l'astación, Malveo; tá a un kilómetro vía arriba; daquién diz que foi Eiffel, que paraba en ca la familia Xuaquín de Pepa, el que la punxo atsí.

En Malveo na más paraba el misto, y después el correo, porque'l esprés pasaba como un tiru, y el rápido paraba en Tsinares. Pe los años 60 la cosa taba algo mejor: paraba la unidá de la mañana, la del midiu dia y la de la terde; ya teníamos cuatro trenes.

¿Pero qué pasaba nos años 40 y 50? ¿Cómo diban a trabayar pe la mañana si'l correo pasaba hacia las 11? Nun había más remidiu que dir a Campumanes al tranvía la mañana, que salía de Fierros al amanecerín. Tsoviera o nevara, con orbayás o xelás, de nuitse, había que garra' l camín de La Bobia, de San Pedro, de Los Yanos, y después, el sindiru, las saltaeras nos Corrales y a la vía, pasar dos túneles y a esperar el tren.

Lo mesmo tenían que facer los d'Irías y La Frecha, pero éstos últimos teníanlo más fácil, porque taban na carretera y nun había artos nin fotserales; los paraguas podían abrise y abetsugar a ún si tsovía. Los de Renueva y Heros diban tamién pa Campumanes; los de Tsinares y Congostinas nun lo sé; pué ser que fueran per Pando camín de Fierros.

"Dexa correr la mano, suéltala, pa tirar la palá..."

Atsá pe los 60 entamóse solicitar a RENFE un apeaderu na Frecha, per cima'l molín y del camín de Malveo.

Pué figurase ún la cantidá de patás que tuvieron que dar hasta que s'atsugó l'asuntu: a la boca baxo'l túnel La Figarina podia facese. Emprincipiaron las obras pa l'andén y pa'l camín desde'l puente; el trabeyu púnxolu la xente los tsugares. (Daquien nun ha garrao una pala rasera na vida y decíantse-y: "dexa correr la mano, suéltala", pa tirar la palá; fexo quesu, y tan bien que arrefundió la palá y la pala hasta'l camín del molín).

Quedaba por facer un poco casitu pa esperar pel tren y nun moyase, así que mió padre foi l'encarguéu facetsu.Y féxolu; los planos, nun sé ú salieron, pero el tsabulu nun cayú después de cuarentaitantos años.

Co l'apeaderu la cosa cambió. Baxar desde Casorvía, corriendo, yera cosa de 7 minutos; en xubir tárdase algo más. Si sentías pasar la unidá de las 8 per cima, tando a la puerta casa, tsegabas de sobra; hasta tenías tiiumpu de tsimpiar un poco las botas y ver a los de Irías y La Frecha xubir corriendo desde'l puente cuando'l tren pìtaba per Renueva: Isaz, Lino, El Pescaor, Juanín, Concepción, Prieto..., nun corrían, fiábanse del maquinista, pero daban unos reblagos de a metro.

L'apeaderu fexo'l so serviciu. Agora que tu'l mundo tien coche, que un xuba o baxe na Frecha ya ye testimonial.

9. Pero el paisano ya nun ye un vaina...

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

¿Quién ye'l que tan tranquilu, reposéu, en sin priesa, tan sele, mira pa nosotros desde l'sieglu XIX? ¿Cómo foi que nun corrú esnalando a escondese tres el camín de Los Yanos? ¿Cómo ye que nun s'espantó del trestu aquel que podía paicer una escopeta? ¿Ye algún Fernández? ¿Un Montero? ¿Un Castañón? ¿Un Velasco? ¿O pué ser un Fueyo? ¿Pe los fatos que tseva, pué ser un de fora?

Pero ya nun ye un vaina, y dígolo porque tá na Bobia, n'una tierra semá de patatas, lo que quier decir que ye un home del so tiimpu; y dígolo porque la patata emprincipió a semase pe los años 10 del XIX pe la parte la Marina, y foi xubiendo puquinín a poco; tsegaría a Casorvía años después, y por eso entá s'acuerda ún de sentir tsamayos vainas a los payariegos, a onde tsegó más terde, y etsos a los d'un poco más abaxo patateros.

Tsama l'atención el que la Iría té semá de pan y nun apaeza nin una xebe; güey son to praos y los fresnos nun dexan ver el tsugar. Pe la tierra patatas y el pan en sin coyer pué decise que tamos a primeros d'agosto, unos días antes de que pasara el primer tren el día 15 de 1884,


El paisano na foto:
abaxo, y más bien a la izquierda,
delante'l camín (casi nun se ve)

Hay que seguir, como ficieron los bisagüelos

Pero vamos a lo seguro: ye el bisagüilu o tataragüilu de daquién del tsugar. Ye ún al que y-cambió'l mundo: de repente podía dir a La Pola n'un retu; a Uvieo n'unas horas; y a Xixón n'un día. Al serviciu militar, en pucu tiimpu, en sin etsar meses; bueno, él al serviciu ya non, habría fécholu cuando la carlistá.

Sea el que sea, habría valimos de modelo; güey tamos enfrontaos a utru revuilu, pue ser que mayor, porque las medías ya son mundiales. D'aquel ¡Qué grande ye'l mundo!: Irías, La Frecha y Campumanes! hay que pasar a utru onde Asia, África y América tán aende a la vera.

Pero el paisano mira derichu a la cámara, en sin mieo; tien que ser el modelo pa 'l que güey, un poco per baxo l'ascuela, mire de frente a la cámara, bueno, pue ser que a la del móvil, y diga: hay que seguir, como ficieron los bisagüelos


El camín de L'Astación na Rasa,
con permisu de Raquel

10. Un querru en Casorvía

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

¿Paqué son esas rueas, pá?

Como tul mundo sabe, en Casorvía acarretar yerba, cucho o patatas, nun se fai en querru, faise en forquéu o en carreña; nun ye que nun s'hubiera inventao la ruea, ye que nun había caminos afetsiscos y los pocos que había yeran, y son, muy cuestos y había tase tul día d'estaferia per etsos. Pero algún querru húbolu; acuérdome de tres casos, y d'utru que oyí cuntar.

El primiru, del que oyí dicir, tréxolu Benxamín pa acarriar la piedra pa la casa El Truchuérganu con una parexa gües; la piedra yera de La Rasa'l mio bisagüilu, nel camín de L'Astación; ye un poco pindiu hasta la fuente, pero enchu y después, hasta La Cruz, tirando parriba.

Siendo yo guaje piquinu, un día mio padre apaizúse'n casa con cuatro rueas como las de las vagonas de mina, pero en sin pestaña.

- ¿Pa qué son esas rueas, pá?
- Pa facer un querru.

El cielo abrúse de repente, y baxaba un querru de cuatro rueas, pintéu, güepu, y yo xubíu nel; ¡lo que ye la imaxinación de los guajes! A los pocos días tsegó con unos fierros.

- ¿Qué son esos fierros, pá?
- Son las estadoñeras y los estandorios.
- ¿Y pa qué son?
- Pal querru.

Y güelta el querru a baxar del cielo. Agora pienso que las rueas y los fierros ye muy fácil que vinieran del taller d'Uxo, igual que'l triciclo más güepu que hubo en Casorvía hasta tsegar a los años 70. Poco a poco mio padre foi faciendo el fondón, las parés y las puertas, aprovechando tablas; el querru diba paiciéndose a una vagona, pero con caidón y puquinín a poco quedó fichu; tsevaría tres o cuatro carreñás.

El primiru y l'últimu viaxe del querru

Había probase, así que xunimos la parexa y en sin dar atrás, enganchemos el querru y fuimos a cargar cucho a la cuadra La Cruz, con cuenta tsevar un viaxe a Solailesia. Desde'l cuchiru, que'ntós taban en medio el tsugar, había xubise un poco hasta'l camín; la parexa, que nun yera bona, xubú el carreu y nun fizo falta gavita.

La parexa foi tirando muy guapamente, pero al tsegar a La Cuestina foi etsa: el querru nun tenía moo galguiar y hubo tañese perbién, y dais guiadás a las vacas en focicu pa que nun colaran el querru y la parexa a Santa Gadía. Isti foi el primiru y l'últimu viaxe del querru de cuatro rueas, el segundu que circuló per Casorvía de que se tien noticia. Bueno, l'últimu viaxe en Casorvía, porque el querru acabó n'Heros.

Ye'l casu que per aquetsos tiempos emprincipiaron a nun dexar arrastrar los forcaos pe la carretera, y como Bautista y algún más tenían cuadras en Renueva y los praos n'Heros, habían d'andar un poco pe la carretera; así que mio padre dio-is el querru en sin parés nin puertas porque entamaron xubir nél el forquéu y, claro, pe la carretera funcionaba que se mataba.

Pero tsegó un querru de verdá: con freno y too...

Al pucu tiimpu, Antón compró un querru de verdá, isti con freno, pintéu d'azul, grande, curiusu. Funcionó bramente pe los caminos más chevaeros y bonacibles. Acuérdome de velu pasar de vacío pa Ribietsa, ¡qué tiempos! güey per aquel camín nun pasan nin los xabalinos. Pero Antón pasaba tan tranquilu, y golvía carguéu pe lo menos con dos forcadaos de ca viaxe.

Como tsegó'l querru'l burro

Pero a mio padre nun se-i quitó la zuna; utru día apaizúse con un querru piquinu pal burro. Con isti podía acarretase la yerba de Picos en yano. El burro puxaba en querru un bon forcadéu de caballo; lo malo yera pa salir desde'l preu al camín porque nun había calzá y había salise desde las güertas y yera cuesto, así que, cuando el burro paraba, había que andar listu y trabar las rueas pa nun baxar otra vez. Y como nun pué ser d'otra manera, las rueas d'isti acabaron de adorno, pero las parés andan pel payar de casa.

O la primera bicicleta en Casorvía

Y ya que parlamos del trasporte nun se mos pué escaicer la primera bicicleta de Casorvía. Paez imposible pero nun las había. La primera tréxola Alfredo el de Pura; yera grande, paicíamos grande, y tenía toos los aperios. Lo malo yera topar pa onde dir n'etsa. Pel tsugar, ente la maratana, los fontanes y las cuañas, nun había manera.

Ansina que nun quedaba más que el camín del Valtocín, el de baxo; había emburriase desde la corralá de José La Fuente, el güilu Alfredo, hasta debaxo La Rasa, que ya enyana'l camín; atsí xubíase un y diba tantaniando hasta l'últimu preu, y como nun había cancietsa, entrábase tamién pe la calzá. Esto sería a finales de los 50 o primeros de los 60. Y foi igual hasta que tsegó la carretera. Y después el mundo ya cambió.


El puente Renueva y la cuesta Picos

11. ¡Día bunu, metiitsu'n casa!

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

Decíalo Rita tía Antona, prima de mio güilu. Acurtiaba n'una frase lo que yera la vida de la xente nos tsugares como Casorvía fai detsos años: trabayar, trabayar i andar esfamiaos; así que si tsegaba un día bunu había aprovetsase.

Acuérdome bien d'etsa y de la so hermana, Mariina, ya vieyas. Un día, tendría yo 18 años, xubía a tsevar las vacas pa Las Regás y taba Rita entamando partir tseña pa'l fuiu baxo la corralá, per cima'l Paso. Tarrecía xubir porque a midiu camín había bramente fotsa. Y nun m'apitecía ná poneme a partir tseña, pero garréi l'acéu y n'un minutu fixei una bona montonera estietsas. 

Bueno, montón montón nun había, el suilu quedó treméu d'etsas, espardías alreor, así que fuí axuntándolas; en acabando, díxome: bueno, fíu, agora ya pues casate. Quedeme pensando un bon retu, pero nun pude entender lo que me quexo decir.

Tsevé las vacas, baxé y andaba en sin saber el sentíu'l ditsu hasta que, pasando a la vera'l picaíru, cayí de la burra'n baxo: las estietsas saltaban porque conxugábanse dos cosas: la fuerza y el nun saber bien facer los tsabores; la fuerza, claro, valdría pa trabayar y poder mantener una familia; y lo de nun saber bien facer las cosas nun sé lo que tendrá que ver co l'asuntu casase, ca un pué pensar a sos deleres.

Quarentaytantos años más terde, quiero pensar que aquel día foi bunu pa Rita; aforró un bon retu trabayar.

12. Avisos, tantos sieglos antes del móvil y el GPS

por Rufino Ceferino Vallejo Castañón

L'utru día taba yo dando-y vueltas a la cabeza pensando en cómo s'arreglarían los antiguos  pa mandar avisu en sin teléfonos, móviles, coches, GPS y otros inventos.

Pa lo que yos-facía falta arreglábanse como podían. Y voy cuntavos un caso que oyí de fay más de 100 años.  Muñiz, el padre de José, Adolfo, Manuel, Cándida, Sagrario, Amparo y Enriqueta, taba nel monte co las vacas y un día apaizúse'l so pirru en tsugar a la puerta casa. 

- Ye que vien el primiru y l'emu tsegará tsuiu

Ppero venga esperar, l'home nun paicía y el pirru dando vueltas tratando de colar pal monte.

- Ye que igual y pasaría algo.

Cuando yos-aprovezú, entamaron xubir y, claro, toparon a Muñiz muirtu na cabana. El pirru fizo de móvil, y fízolo bien asgaya.

Y utru caso paicíu. Cándida, la fía Muñiz, casóse n'Aller, y cuando morrú vino un sienro a avisar per Carraceo; cuando tsegó de vuelta, topóse con que ha muerto tamién l'home de Cándida. Mio padre foy a l'entiiru y cuntaba que yera de ver salir dos caxas, una tres d'otra, de la misma casa, que s'arrespigaba ún.
           
Y ya que hablemos del GPS, preguntareisvos pe la so necesidá. Pues tamién tenían un sistema de posicionamiintu, isti local, y nun fallaba: el cencirru las vacas; funciona de día y de nuitse, tsoviendo o faciendo sol, con nublina o en sin etsa, si la vaca ta paciendo, porque si ta echá faciendo xacea el cencirru funciona mal.

Atiendes un poco y en seguía sabes las coordenás de las vacas y tando cerrao en niebla nun t'equivocas ni un metro. ¿Faivos falta más precisión? Agora que pa dir a La Mortera, Tsixincos, L'Argaxá La Moena o Mayá Vieya escurro que ningún de Casorvía echó'n falta un GPS.

13. Fornietsos de Pindietsa

por Rufino

Casorvía tseva sieglos de “bona” relación cola xente la otra vera la raya; la preba ye algún casamiintu que utru en Pindietsa, Busdongo, Camplongo… Esta relación desfacíase pel verano cuando las vacas xubían pal monte.

El quesu ye que la fastera más soleyera, y que fai la yerba más saboroso, ye la que da pa Castietsa, que depende de Pindietsa; de moo que las vacas colan pa etsa a la primera ocasión en sin preocupase si tan en Vitsamanín, Rodiezmo o en Tsena, porque nun tán muy enterás de esos deleres administrativos. Pero claro, a los de Pindietsa nun yos paez muy bien, y na más ver una vaca de Tsena en so pestu, agárranla y pal corral, tenga tarrales o non, dexándola prindá hasta que l'emu pague la multa y puea sacatsa.

Hasta que tsegaban las prindás

Voy contavos dos casos relacionaos col tema la prindaúra. Un contómelu Ferino, el mio padrín, que cuando taba con gracia, podía tar tola terde con historias; l'utru ye cosa mio padre.

El primiru pasó antes de la guerra, hacia los años 20. Ye el quesu que los de Pindietsa tenían prindás una cabaná vacas de xente'l tsugar, y valía un copín de cuartos rescatatsas; así que los mozos entamaron dir y sacatsas por fuerza del corral. Dicho y fecho, xubieron y, cuando taba atapeciendo, entraron en Pindietsa, esmuciéndose pe los caleyones como'l rapusu; ya nel corral toparan las vacas bramente estrinxinás; atacaron las cencerras con un puñéu yerba, abrieron la cancietsa y arrearon el ganao emponiéndotsu pel camín de Bustamores. 

L'asuntu diba muy guapamente, pero una vaca, al correr, cayui la yerba'l cencirru, y el mayuílu, que debía tar tsucu, emprincipió a sonar como si fuera un turutsu. Los de Pindietsa colaron tres las vacas, y los mozos de Casorvía; hacia la ponte Fornietsos arrebatiéronlos, y atsí foi etsa, ¡menuda engarrapela s'armó!

Los de Pindietsa apurrían cayaazos to lo que podían, y los de Casorvía regolvíanse con maña defendiéndose; menos ún de los del Ninu, que yera el más fuerte, y tsevaba un pelu carrescu más que regular; yera tranquilu y nun se metían con él.

-Fulenu, -decíanye-, pégayos.

- Si nun me dan, yo nun yos pego -cuntestaba'l mocecu..

N'una descuidá, un hermenu dél, solmenoi una guiadá'n tsumbu y entóncenes desendolcáronse tolos demongrios; como un terbolín, emprincipió a repartir raiderazos;  col pelu carrescu baltó unos cuantos de Pindietsa, y los otros colaron camín a baxo dexándolos tranquilos. Ya más sele, tiraron carva arriba a la Cotsá Propinde y empunxeron el ganao ca un pal so mayéu, Escuenas, Mayá Vieya, o pasando l'Argaxá La Moena, pa Tsastras ...

Cuando el cañón de l'ascopeta yera la barra la cocina

N'otra ocasión díxevos que mio padre yera un poco inventor. Cuando tenía 14 ó 15 años, al emprincipiar la guerra, fexo un fusil, sí, un fusil que disparaba balas de verdá. El cañón yera de la barra una cocina, iguá nun m'acuerdo de qué manera. El percutor yera una punta bien prepará y el muetse unas gomas como las de l'estiragomas; y to etso enganchao n'una maera bien afetsisca que facía de culata. -¿Y las balas? Nun había problema, traíantseilas los de Santos, algo mayores, que taban n'el frente.

La preba del modelo A resultó como la del cañón de Lapeza, según el cuiuntu de P. A. de Alarcón cuando la francesá, pero aquí en sin muertos: la barra la cocina coló tres o cuatro metros per delantre arreventá, pero en sin facer estrocena mayor. Después preparó el modelo B, con un cañutu ya de fierro, d'un calibre aproximéu al 7,92; isti funcionó. 

Mio padre taba muy ufenu del so fusil y andaba como quezu con paleta portiándolu al trampastel metiu nun saco.

- ¿Qué tsevas aende, Vítor?

- La foz, qué voy a tsevar. -

- ¿Y por qué la tsevas nun saco?

- Pa que nun s'afurruñe. -Y así un día tres d'utru-.

Y los del tsugar..., que nones...

Tsegó'l tiiumpu xubir las vacas pal monte y los de Santos, como ca año,  empunxéronlas pa Escuenas. A los pocos días prindárontseis tres o cuatro y habían dir sacatsas. Nun se tseis-ocurrú otra cosa que peditse el fusil a mio padre.

Colaron pa Pindietsa y dixéron que sacaban las vacas en sin pagar; los del tsugar que nones. Discutieron un bon retu hasta que apaizú el fusil y sonó un tiru; entóncenes los de Pindietsa recularon con un poco resquildu, y asina pudieron sacar las vacas pel portiitsu y tsevalas hasta Escuenas; ahora que eso sí, a ca ratiquín soltando algún tiru.

En tsegando, metieron el fusil nel preselbe la cabana y nunca más se supo, porque los que lu escondieron, los probes, nun tsegaron a acabar la guerra.

Y como decía l'indio que cuenta Locke: ¿A ú los casos de los palos que tsevaron los de Casorvía a manos de los de Pindietsa? Pero eso seguro que lo cuentan etsos pel invierno, caleciendo a la vera'l fuiu, a los sos guajes.

14.  La Cueva la Mariquita                                               

 por Rufino

“Mariquita, machaca el ajo que hay carne fresca”.  

Oyer la frase y arrespigase yera to uno. Voy cuntavos la razón. Salimos d'ente La Ilesia pa riba; pasamos polos Carbeyos, dexamos a la drecha El Puzu l'Éguila, a la izquierda Fondosdevicha, La Borroná enyanando un poco; como vamos teniendo sede paramos a echar un traguín na fonte de Viacabactsos.

Pasamos pola Pría, la entrá de Los Burones  y el cascayal hasta la portietsa del preu Leoncio. Paramos un poco a ver el paisaxe; abárcase desde casi Vegavieyos hasta El Reundu y desde Tres Conceyos hasta l'Aremu, con tul vatse Payares, Casarín, l'utru vatse, Brañavalera, Cochanfiesta…

Ya en yano tsegamos a la fonte Los de Ne. Agora tien un bon barcal, pero van 50 años yera un fontán pa beber los animales, y la xente había meter la cabeza en un poco furecu y tsapar l'agua curiando nun emporcatso.

Ya nun seguimos pa Penacunietsos porque tomamos per un sendiru, a la izquierda, fichu pelas vacas pa dir a abebentar, y vamos xubiendo poco a poco pel felechal. Cuando tamos tsegando al quentu, a la izquierda y per dientro del preu Leoncio, ta la cueva Los Tsadrones; nun se vei y hay que saber ú ta; si nun tienes alguna soga, nun se pué entrar porque hay que descolgase como algo más de dos metros.

Decían los vieyos que atsí dexaban los tsadrones lo que habían robao pela rodiá; pero fame habían de pasar si robaban a la probe xente que casique nun tenía ná pa comer.

Como a 40 metros tsegamos a un poco mayéu sobre el penescu. Si cucamos veránse los teyaos de Casorvía y los tsugares de La Frecha, Irías, Campumanes muy guapamente. Pero Malveo, Malvao, non. A la derecha, pente unos espineros, damos vista a una praeruca pequena; atsí a la izquierda, hay un paso ente penas de unos dos metros de enchu; y xusto a la derecha, la entrá de la Cueva La Mariquita.

Si tiramos pol paso, como a venti metros, tamién a la derecha, hay la entrá a un abrigu o cueva. Los mayores decían que comunicaba cola de La Mariquita, pero yo nun pueo aseguratso; valiente de mí, nunca me atreví a pasar.

Na Cueva de La Mariquita éntrase bien; hay como unos cuatro metros baxando con tsuz bastante; después xira 90º a la izquierda, y como a tres metros emprincipian los problemas; de frente sigue ya muy estrecho, y ye difícil pasar, pero a la derecha hay utru camín, que atsí ya nun se vei; pue pasase pero ente que nun hay tsuz, y sí munchu resquilu, reculamos otra vez.

¿Y por qué tantu resquildu? Nin más nin menos porque hay un ogro que come a los nenos. Si algún fura, échai mano y tsama a voces a la muyer:

Mariquita, machaca el ajo que hay carne fresca".

Tolos guajes pensábamos que isi ogro tenía que ser muy melu. Daquién que diz “carne fresca” nun pué ser buinu; toos habíamos oyío “carne fresco” y cambiar asina tenía que ser con mala intención. Además, ¡comer guajes! ¡A quién se y-ocurre!

El casu ye que nun sé si porque ya nun hay guajes que comer, o por aburrimiintu, l'ogro debía haber colao, porque ya va tiimpu que nun siento a naide falar dél.

15.  En sin campanas y ¡Fiesta n'Irías! 

por Rufino

- Guaje, xube a tocar la segunda -díxome Pepe Montes.

Antes d'acabar de oyelo, ya taba yo entrando nel pórtico pa xubir a la tribuna y empename pela escalera pa tocar a misa. Sería una de las pocas veces, porque Pepe yera raro que dexara tocar a los guajes; yera más fácil al Roseriu, porque Mercedes nun podía arreblagar desde l'ascalera hasta el teyao, y tsamábame a mí, porque yera el guaje que vivía más a la vera la ilesia; lo imposible yera tocar a esquisa, tsavor demasiao importante pa dexalu a un guaje.

Daquién pue pensar que nun tien na d'especial el tocar a misa o al roseriu; pero sí lo tien, porque'n Casorvía, cuando yo yera guaje, nun había campanas na ilesia; había campanario con sitiu pa dos campanas, pero campanas non.

Yo había oyío decir que las tsevaron pa facer cañones con etsas; nun me acuerdo si cuando la del 34 o cuando la guerra; bueno, el quesu ye que nun las había.

            ¿Entóncenes cómo vos arreglábais pa tocar?

Muy fácil, había colguéu nel campanario un tope d'una máquina de vapor nun furecu; y, nel utru, una brida pa carriles bien tsarga, casi el doble de las que ponen agora. Con dos tirafondos tocábamos como si se ficiera nun tambor, de moo que el fierro que apierta el carril ya taba dobléu de forma que el tirafundu paicía una maraca de los porretazos que tsevaba; la brida paémeque se tocaba cuando morría algún guaje piquinu.

Lo malo yera en baxando.

    • Nun sonaba l'aire de Pepe. ¿Quién tocó? Preguntábame mio madre. Y yo a temblar.

    • Nun sé, mama, yo taba enredando.

Ye que las muyeres tenían mieo de que cayeramos de l'ascalera que xubía de la tribuna, a l'aspadaña, porque nun había pasamanos. ¡Fixáivos bien, mieo de que cayeramos, los guajes que tábamos fartucos de empenamos en toos los penascos de la rodiá!

Sobre el 56 ó 57 trixeron las campanas; tsegaron en tren, nel Coletores;  y desde l'astación, la grande vieno nel querru Antón; y la pequena, n'una carreña; ficieron falta dos bonas parexas. Pesaban bramente pero ente José María “Cortina” y Pepe el de Claudia, arregláronse pa xubilas. En colgándolas aventaron abaxo el tope, hasta'l medio la campera, y cayú quedando espetéu na praera, un poco torcíu, y más terde foi a parar a la xebe de lo de José Fabián, aonde tuvo años.

Que yo sepa tamién, tuvieron en sin campanas en Palacio, pero atsí punxéronlas anantes, porque un flaire del tsugar arreglóse con el coronel de la fábrica d'armas de Trubia, y ficiéronlas atsí; isti flaire tenía influencias, porque daba clases n'academia militar de Formosa, o Taiwan, cuando Chan-Kai-Check.

Yo nun sé si l'estruildu'l tope oyeríase desde Irías, pero figúraseme que sí, porque nosotros bien que oyíamos ca medios días los volaores de las sos fiestas; agora, eso sí, nun me acuerdo de que hubiera baitse nunca, y por eso, en cuantas que sonaba un volaor, los guajes decíamos: ¡Fiesta n'Irías!

Ver resumen de Rufino

Volver a Casorvía (I)

Volver a pueblos

Volver a índice alfabético de contenidos

Pasar a información cultural