Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular


(foto prestada por Gloria Muñiz)

¿Y qué ye, qu’en Casorvía
las muyeres nun descansaban nunca?

por Rufino Ceferino Vallejo

Aquetsa vida pa las muyeres en Casorvía, nos años cuarenta, cincuenta....

Fay días tsegáronme un par de mails de dos bonos amigos, y muy guapamente, vaya concidencia, en parte trataban d'un tema común: la hestoria de las muyeres pelos tsugares del vatse. Ún de los mails tsevaba amestás unas línias de LNE sobre tres muyeres de Casorvía, que trabayaron, y trabayan, en puestos como los homes.

L'utru falaba de la necesidá d'asoleyar la vida de las muyeres fay d'etsos años, porque la Hestoria xeneral ta bien cuntá, pero la hestoria de la vida queda por facer: ta en so mayoría en sin escribir migaya.

Resulta que nun me cayú en suilu l'asuntu, y voy a tratar d'escribir unas línias sobre esa vida en sin intención d'escosar el tema, si non de poner filu a l'aguya. Isi moo de vida podríamos desendolcalu en tres partes con un filu en común: lo dura que foy palas muyeres la vida en Casorvía nos años 40 y 50.

Comenzando por las mueyers que trabayaban na mina

Emprincipiaremos colas muyeres que trabayaban na mina, que n’aquetsa época yera algo poco menos qu’un sacrilexu. ¿Quién dixo que las muyeres nun podían facer trabayos duros? Yo conocí a tres: dos de Casorvía, y una de Malveo.

Yo apavoraba al pasar Luisa “las Durana”, a la terde, pela Cruz, dando unos reblagos de a metro, siempre col mandil puistu, y colos güeyos negros de carbón. Escúrroque daquién me dixo que si nun yera buinu tsevaríame la muyer del mandil. ¡Sería yo lo que más falta-y facía a Luisa!

Porque habían tsevantase sobre las 5 la mañana, y andando guapamente un par de horas hasta'l teyu

Las de Casorvía yeran Teresa la de San Sebastiano, y Angela la del Ninu. Las dos tuvieron que sacar alantre a los fíos: Teresa, a dos; y Angela, a ún. Menos mal que a los nenos curiaríalos, a los de Teresa, Josefa, la güela; y al d'Angela, Carmen. Debían entrar a trabayar hacia las 8 la mañana, y soltar hacia las 4, porque víanse pasar sobre las 5 la terde.

Esto quier decir que habían tsevantase sobre las 5 la mañana, porque xubir a Tuñón tseva guapamente dos horas, y en sin mirar patrás. Teresa, además, había xubir desde San Sebastiano a Casorvía, otros 10 minutos.

Un par de horas de madreñas, con una bona nevá camín de la bocamina

Pel invierno habían facer tul camín de nuitse, en sin tsuz, en sin ropa afetsisco, con cuatro fatos, en sin calzao de goretex, de madreñas, algunas veces rasas, y gracias; d'aquetsa nun había Decathlon. Munchos días tsoviendo, y el paraguas engarrapetándose nos artos; los felechos, soltando l'agua pelos pies, estrafutsando barro …

¿Y si nevaba? Una nevá de 20 cmts son 60 en Tuñón, y d'estas cayían unas cuantas; de 40 cmts serían metro y algo arriba, y nun yeran na raras.

Nun quiero pensar cómo lo pasarían nas del 46 ó 47 y 56; d'esta acuérdome que nun se vían los caminos, taban a un andar los praos, las xebes y los caminos; y que hubo que espalar el camín del cementerio pa enterrar a Dario. Habían xubir abriendo güelga, moyás pingando y arricías.

Nun lo quiero nin pensar: hasta nueve meses tuvo Teresa a la sombra, cuando lo del sabotaxe..., vamos...

Según cuenta Gloria, la nieta Teresa, en los días más fríos, so güela almorzaba vino calentao con migayas, y algo de pan con unto; d'alguna manera había d'aportar las calorías que facían falta. ¿Cómo tendrían el cuerpu en tsegando pa garrar la pala y paliar carbón tul día? De descanso tendrían un retu pa comer un buquéu; en soltando otra hora tsarga pa baxar.

Pel branu, el camín sería un poco meyor, pero quedaba dir un retu a la güerta, atender los animales, mirar un poco pelos rapacinos, tsavar la ropa, que taría guapa dempués de andar ente carbón una semana... Y pa rematala, Teresa tuvo nueve meses a la sombra cuando lo del sabotaxe de Tsinares por apurri-y una nota a Jamín. ¡Tsevarían una vida muelle!..., que se diz güey....

O las muyeres de la RENFE: hasta curiando las garúas de los mozacos a poco que se descuidara

Había tamién algunas muyeres que trabayaban pala RENFE, de tsimpiaoras, como María Jamín; o de guardesas, como María Alvarín. De María Jamín acuérdome muncho, pero del so trabeyu non, porque paémeque trabayaba hacia Uviéu. Del de María Alvarín, por contra, acuérdome bien; tenía que cerrar las portietsas de baxo y correr la de riba ca tren que pasaba; y to esto a oyíu, porque nun había teléfono nin avisu de nengún tipu.

Pa los trenes que baxaban la guardesa teníalo fácil porque sentíanse bien pasar per cima; pa los que xubían yera más difícil; menos mal que xubían sele y facían munchu más estruíldu que los de güey. Utru trabeyu que tenía yera curiar que los guajes nun mos colingáramos nas portietsas y siempre tábamos al quite: na más que se metía na garita a echar una paletá de carbón na estufa, ya tábamos xingándomos.

Y las muyeres que vivían solas na casa: trabayu triplicáu, onde ya había asgaya

Un segundu apartéu sería el de las muyeres solas n'una casa. Viénenme a la cabeza éstas: Lola, Teresina, Rita y Mariyina, Angela Castañón y Jesusa y Celsa. De Lola acuédome poco; yera muy solitaria y desapaicía temporás del tsugar, y cuando paraba, siempre andaba pa riba y pa baxo con un capezu na mano.

Debía tener una vida dura porque, que yo sepa, nun tenía ganao nin tierras; y, p’acabalo, los guajes nun parábamos de metemos con etsa, bonos que yéramos; claro que, si nun andabas vivu, solmenábate un morrillezu y siempre tenía a mano unas cuantas piedras que-y cayían a la antoxana casa dende la vía. Al final tenía una maliquera na cara, pienso yo agora que cáncer.

Yo cortaba algo tseña y facía pa etsas unas estietsas: nun podían nin tsevantar l'acéu

Teresina n'un principiu vivía con un hermenu, Manolín, per cima la vía; tenía un horro a la vera casa, y una fontina, u diba yo a veces por agua; tenía bonas vacas y praos; después Manolín morrú, y yo acuérdome de ver a Teresina penitenciando pelos caminos tres las vacas.

Rita y Mariyina, tamién de per cima la vía, tenían un hermenu flaire que tsegó a Retor de la Universidá de Sto. Tomás de Manila; pero a etsas nun yos-valú pa gran cosa, Tenían vacas y praos, pero habían d'axustar la yerba. Traían unos forcadaúcos pequenos, porque nun yeran quién a cargar, y, si se entornaban, nun podían desentornalos.

Alguna que otra vez yo cortaba algo tseña y facía pa etsas unas estietsas cuando baxaba de tsevar las vacas a La Guariza pela seronda; dábame pena velas que nun podían ni tsevantar l'acéu.

Hasta muncho antes d’interné, casique una venta on-line facían aquetsas muyeres vendiendo tsiche a los de Uxo, col maquinista las elétricas pel medio...

El quesu d'Angela yera utru, porque tenía fíos, y, cuándo ún, cuándo utru, ayudaban bramente. Cuando yo yera piquinu, entá vivía'n casa Teresa, la fía; yo tsamába-y Tani, porque siempre cantaba aquetsa copla de “Ay, Tani, que Tani, que mi Tani”, entóncenes de moda.

Un tiimpu que nosotros teníamos las vacas escosas, comprábamos la tsiche a Angela; diba yo a por etso, y probe de mi si al colar nun decía bien alto: “San Antonio benito-y las guarde”.

Jesusa y Celsa tamién tenían bramente u trabayar, praos y tierras. Además, muncho antes de Internet, del teléfono, y en sin Amazon, dieron cola manera de vender la tsiche n'Uxo, y nun habiendo carretera, casique una venta on-line. Tolos días colaban al correo cola maniega na cabeza entsía de butías; y a la terde otra vez a recoyer lo vacío.

Daban las butías al maquinista de aquetsas elétricas piquininas, y dexábanlas nel pasaíru la máquina. Digo que dirían pa Uxo porque entóncenes las elétricas, aquetsas 6000, tsegaban de Busdongo a Uxo, y atsí engantsaban las máquinas de vapor. Con eso quiero decir que Jesusa y Celsa tenían unas perras al mes a parte de la venta d'algún xetu.

Emprecipiando ya desee l'amanecerín, y a veces, antes de romper el alba...

Queda per tratar la vida de las otras muyeres, las casás, y que los homes trabayaban fuera. Pero si d'aquien escurre que so vida yera descansá, ta muy enquivoquéu, porque la estaya emprincipiaba a l'amanecerín, tizando la cocina, que nas invernás había curiase tul dia.

Etsas mesmas habían preparar las comías que tsevaban un retu, porque nun había potas esprés, nin cosa que lo valiera; na más acordaivos del tiimpu que había que regolver las farinas pa que nun se fixeran gorotsos. ¿Y quién destorgaba per casa?

Los homes tenían tres profesiones: los ferroviarios, los mineros y los ganaeros, pero palas muyeres el trabeyu yera el mesmu, porque toos tenían unas vacucas, unas tierras y güertas. De los dos primeros entraba en casa un xornal al mes; mayor el de los mineros. El sueldo de los ganaeros yera más irregular, dependía de si vendían algún xetu o la tsitse.

Y ¿Quién esbitsaba? ¿Quién esfoyaba? ¿Quién facía las riestras?

Esto quier decir que gran parte del trabeyu dependía de las muyeres. El de las tierras, menos cutsar, tazar, semar y pasar la grae, facíanlu etsas: tsimpiar, satsar, arrandiar, coyer, aventar. ¿Quién coyía castañas, ablanas, nueces? Las muyeres, bueno, los homes dumían.

Pero ¿Quién esbitsaba? ¿Quién esfoyaba? ¿Quién facía las riestras? ¿Quién espiricaba los arveyos y las fabas? ¿Quién coyía las vainas? ¿Quién facía el Samartín? Los homes, aparte de colgar las riestras, corar y estayar, poco más facían d'estas tsabores.

De la yerba, pue decise que se facía a medias, pero la güerta yera casi esclusiva de la muyer; y vaya si daba qué facer; pa palotiar igual hasta tsaba una mano l'home.

Siempre camín del tsavaíru, col balde na cabeza y un caldiru en ca mano

¿Y tsavar? Lo de tsavar ye capítulu aparte. Las muyeres, tsoviendo y nevando; d'aquetsa el tsavaíru taba en sin techar, punxo el tichu mio padre, ya nos 60; etsas  tenían que colar pala fonte a tsavar los fatos; nun había tsavaoras de nengún tipu.

Las primeras máquinas que nun fueran de tración animal tsegaron al tsugar a mediaos de los 60, cuando las condiciones emprincipiaron a meyorar un poco; y fueron las segaoras.

Así que las muyeres tirábanse un bon retu estsamargando ente l'agua y arricías. Después golvían pa casa col balde na cabeza, que pesaba lo so cola ropa moyao, a esperar una rayaína o un escaldeyu. Si lo ponían al verde, habían de tener cuidao pa que nun se metieran lo gotsos pel medio; claro que, a veces, mandaban a los guajes a curiar. Quedaba planchar con aquetsas planchas de fierro que se dexaban a calentar en riba la chapa la cocina.

¿Y quién diría a catar l’agua, a terdi y a mañana?

En Casorvía nun hubo agua corriente hasta primeros de los 70, cuando se fexo la trayía. Nun tenéis más que facer la cuenta de l'agua que se gasta n'una casa nun día; pues anantes había que dir por etso a la fonte.

¿Y quién diría a catar l’agua? Ya lo podéis suponer: las muyeres, porque yo nun vi ni a un home con un caldiru, si nun yera pa dar agua a las vacas.

¿Cuántos trabayos supondría xubir con un caldiru grande na cabeza y utru más piquinu na mano hasta'l Paso? ¿O hasta La Cruz? Las de per cima la vía podían dir al canalón, claro que cuando baxaba agua, que non yera tul añu.

Cavilando abondo, hasta con trenta y dos bocas na casa pa mantener tul año

Y queda otra tarea: curiar de los nenos, desde tsimpiar las velas de las narices, hasta emponelos a escuela; y nun ye que los mozacos nun dieran qué facer. ¿Cuánto nun trabayarían tres muyeres, cuñás entre etsas, y sobre agora fay un sieglu, que axuntaban trenta y dos personas ente las tres casas?

Parlo de Josefa Santos, de la muyer de Xuan de Miguel, y de la de José la fuente; axuntaban ventiséis fíos ente las tres; y con los mayores de casa, claro. ¡Nun había que satsar y arrandiar pa dar de comer a tantos!

En fin, que un bon monumintu se merecían las muyeres del conciyu antiru na Plaza La Pola

¿Y qué ye, qu'en Casorvía las muyeres nun descansaban nunca? ¡Sí ho!, sí, claro que descansaban: y entóncenes filaban, facían calcetos, arremendaban la ropa …; y nas esfueyas bilordiaban un poco; bueno, las mozas tamién aprovechaban pa tirar alguna que otra panoya, o un tarucu, claro que en sin intención, a los mozos. Pue decise que la vida yera dura, y aínda más palas muyeres.

Agora bien, yo nun soy quien pa falar del puistu de la muyer na sociedá de Casorvía y de los pueblos; pero, dempués de lo dicho, atreveríame a mantener que nos asuntos diarios, non nos oficiales, tenía un status n'igualdá col home.

Y otra cosa: tamién los trabayos de que parlemos yeran más o menos similares pa toas las muyeres del conciyu; así que nun taría ná demás que na plaza La Pola punxeran un monumintu bien grande dediquéu a las muyeres de los tsugares.

Volver a índice alfabético de contenidos