Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

.

EL ARROZ NEGRO

NOTA. Por razones informáticas,
el texto de Jesús Neira Martínez (1955),
tomado de El habla de Lena,
tuvo que ser ser adaptado en algunos símbolos fonéticos.

Yera de guaje un mozecu ruin y descoloríu. Pa comer yera un mico, y facía de sudar a só madre pa metei algo de alimintu nel cuerpo. Pol mor de que yera ruin y taba deliquéu de los güeyos, teníanlu algu estrozéu y encinayéu.

Pelos veranos, diba pa casa de los sos güelos (que en paz estean los dos). La casa yera entóncenes destes antigües, de cocina de cheña. Pa sentase, taba 1'esquenu y tayuelos y tayueles. Había además un puyu na paré. Cuando la cocina taba muerta, aquecho yera un tinibriru. Nun había más que un ventenu bien piquinu que daba al camín. Per cima del char, taba el serdu, y más atrás el sombrao. Tó taba negro, chucio de sarrio, peí fumo.

Cuando tizaban, como el fumo nun tenía más sitiu pa salir que pela puerta o peles biligueres del teyao, armábase una fumarea que i facían chorar los güeyos, y tenía que salir pal camín.

Un día, a la hora de comer, taban toos ya con el pletu ente les manos, cuando una prima dél nun sé como se-i ocurrú dicir que 1'arroz tenía chispos. ¡Fizóla bona! Él, que yera tan renciu y deliquéu pa la comeera, arreguilóse pal pletu de arroz que ya diba empezar a comer. Nun sé si los chispos negros yeran pocos o muchos, nin sé siquiera si los había porque aquecho yera un tinibriru y él, pa detrás, tampoco vía muncho. Pero él vú aquechos chispos negros, y yeran munchos, to los granos de arroz yeran chispos negros. Quitáronsei les poques ganes de comer que tenía, cayúi el pletu dente les manos. Y empezó a decir: "¡Tá negro el arroz! ¡Tá negro el arroz!» Y así munches veces, porque tenía la zuna de tar rincando la pata con una cosa tul sentu día.

El güilu amenazó a la so prima.
- ¡Tú tuviste la culpa! El ninu ya diba cómelo si tu nun hubieses echao la chingua a pacer ¡Toy por date una tenyerá!

Nun trataron de convencelu, porque ya sabían que metiéndose una cosa na cabeza, nun había manera de sacaila. Y tul sentu día tuvo con el cuintu del arroz. Y ca triqui traque nun facía más que decir: ¡Taba negro el arroz! ¡taba negro el arroz!

Texto siguiente

Otras publicaciones de Neira

Volver a Esquisa literaria

Índice alfabético de contenidos