Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

.

FELGUERAS, LA MAPA LAS CEREZAS

NOTA. Por razones informáticas,
el texto de Jesús Neira Martínez (1955), tomado de El habla de Lena, tuvo que ser ser adaptado en algunos símbolos fonéticos.

Tul mundo sabe que Felgueras ye la mapa las cerezas. Hay munchas y de toas clases: albarucas, martimagras, danzas, piconas, francesas, de ambrón, gayeras... Cuando chega el tjimpu dechas, vése pela carretera baxar una cabaná de muyeres con sos cestas na cabeza, acorrompinás de cerezas. Baxan a véndelas a la Pola, a Mieres, y tamién dalgunas veces a Ovieo y León. Y nun ye milegru que se vendan como pan bendito, porque cerezas tan bonas como las de Felgueras habrá pocas.

Dicen que los de Felgueras pel tjimpu las cerezas, ponense muy engachonaos, y que si por causalidá, algún yos pregunta dónde son, dicen muy encaramechaos: ”Soy de Felgueras; ¿cámbiasme un duro?”. Pero si nun ye pel tjimpu las cerezas, dicen muy mansulinos y con la cabeza baxa: «Soy de Felgueras pa lo que mandes». Yo, la verdá sea dicha, nunca oyí a ningún decir esto. Lo que sé bien que en Felgueras hay bona xente: formal trabayaora y listona, y que si vais pichí, fartúcanvos de cerezas con toda arrogancia. Tando yo un día achí cuntáronme lo que i ocurrú a un paisano que i chamaban Xuán de Salomé.

Tenía Xuán munchas y bonas cerezales, y teníales como quien tien a Dios agarreu per una pata. Aquel año vieno una hermosa primavera, y pel mes de marzo taban las cerezales que daba gloria velas. Porque a las cerezales salyos la flor primero que a los otros árboles. Por eso hay un refrán que diz: “El que a cerezas quiera andar, en marzo las ha de espiar”.

Las cerezas diban apicalbando y había que ponese a curialas, porque los mozacos son el demonio, y, cuando tan tavía verdes verrando, acoxan hasta la forqueta y pónense a comer de aquecho que entós nun ye más que burreyu. Y lo peor nun ye lo que comen, sino lo que estrozan. Pa aguantar más, nun apilucan, esgalmian los canones y dexan la cerezal perdía. Xuán, que sabía bien esto, nun se quitaba del pie del cerezaliru que tenía nel Chindión.

Y ocurrú que taba un día Xuán curiando las sos cerezas que yan maurecío, y cuando nunca se cata, vé nel picalín de la «Danza» un gleyu picotiando per una gran cereza. Espantolu a voces, y el péxaru naló fuera del preu, pero chevando nel picu la cereza danza. Xuán saltó la xebe como un tiru, empezó a tirai piedras pa que la soltase.

Pero el gleyu, que i debía gustar la danza, naló pa utru cheu sin soltala del picu. Xuán, que cuando aborricaba yera más niciu que un guchu, corrú tres dél en sin aparar, y arrefundiabai morrillazos na más que se posaba. Nun sé como aquel ome anduvo tanto en tan poco tjimpu: pasó praos, tierras, matos, carbas, castañeros, cantos... Hasta que el péxaru, más canseu de nalar que Xuán de andar, dexó cayer aquecha hermosa cereza. Xuán tiróse a echa, pañola, metúla nel bulsu, y arroyando agua per to los siete sentíos, golvú contintu y gayoliru pal so cerezaliru. Y pel camín diba cantando:

En tul chugar,
nu hay quien curie
las cerezas
como Xuán

Texto siguiente

Otras publicaciones de Neira

Volver a Esquisa literaria

Índice alfabético de contenidos