Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

.

El léxico de las plantas más frecuentes en las brañas: uso animal y humano. Etnobotánica
(ver vocabulario explicado en PDF)

Publicado en el libro:
Las brañas asturianas:
un estudio etnográfico, etnobotánico y toponímico
.

Julio Concepción Suárez,
en colaboración con Adolfo García Martínez
y Matías Mayor López.
Edita Real Instituto de Estudios Asturianos.
RIDEA. Principado de Asturias.
Oviedo (pp. 120-150)
.

El hombre, desde tiempo inmemorial fue adquiriendo en la práctica diaria un conocimiento botánico de su entorno inmediato, en función de dos factores elementales: las plantas útiles y las dañinas. Por ello, en la breve relación que sigue seleccionamos aquellas plantas más comunes en la diversa geografía asturiana de montaña, que responden a esos dos criterios (beneficioas o perjudiciales, útiles o inservibles).

La dificultad para la selección radica en la diversa nomenclatura que puede recibir una misma planta en conceyos distintos: en ocasiones nunca se llega a saber del todo si se trata de la misma planta con nombres distintos; o de un mismo nombre para plantas diferentes (como la valeriana, por ejemplo, que designa especies científicamente diversas).

Importantes eran ciertos componentes de las plantas a la hora de componer los colores para los diversos usos domésticos (tintes, pinturas...), con los que se darían tonos a los tejidos, se pintarían las casas, o se marcarían las maderas a la hora de serrar. Así, en la época del verano y del otoño se iban buscando por los montes las cortezas del abedul para formar el color verde; el lirio morado, para el marrón; las bayas de la yedra, para el negro; los frutos del xabú, para el morado; el lirio amarillo o la espinela, para el grisáceo...

Al mismo tiempo, se acudía a los yacimientos minerales para recoger otros componentes de las mezclas, y para fijar los colores: magre, carbón, jierru (fierro)...

De la abundancia de estas plantas y de su imprescindible función etnobotánica en la vida de las montañas habla de forma expresiva la toponimia: numerosos nombres de lugar atestiguan por toda la geografía asturiana la existencia de árboles, arbustos, yerbas..., mediante una especie de lenguaje del suelo (el lenguaje toponímico), con el que los nativos se entendían con precisión a la hora de informarse mutuamente sobre los lugares más propicios a cada una de las especies utilizadas.

Incluso cuando de la planta ya no quede hoy en el paraje más que el nombre: como tantos Robleos, Carbayeos, La Fresneda..., asfaltados, azulejados y con bloques de casas de varios pisos. A modo de ejemplo, citamos unos cuantos topónimos (fitotopónimos) más usuales en cada planta.

Ver vocabulario completo en PDF

Volver al Diccionario toponímico de etimologías
Julio Concepción Suárez

Otras etimologías en esquema

Bibliografía sobre etimologías de las palabras

Índice alfabético de materias