Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

“Toy chucu de contintu
porque me fexo mio madre
unos pantalones nuevos
de los vieyos de mio padre”
(copla escuchada a Ramón) .
.

güilu y niitu
las cabanas de la braña:
las de tsábanas

PARANA

Las partes del pueblu

Lugar y parroquia de Lena, entre Las Puentes y San Andrés. Dista 13,5 kms. de la capital del concejo, y se sitúa a unos 650 ms. de altitud. Tiene una población de 51 habitantes. Limita con la vertiente de Güetses por El Reguiru Bo: arroyo profundo que hay que vadear por el camín de La Mantenencia, y que, según los vecinos, marca un clima distinto entre los dos pueblos y vertientes: hacía Güetses, más templado; hacia Parana, más frío, húmedo...


La güela

Está compuesto por dos barrios: Chugar de Riba y Chugar de Baxo, en torno al núcleo de La Casona, que consideran los vecinos principal: un antiguo caserón en medio del poblado, compuesto por casa, portalá, panera..., hoy reducido a corralá. Se llamó también La Casa Tixuandelín (o Tiuxuandelín), porque había pertenecido al tíu Xuan el de Lin (expresión muy frecuente en los pueblos para llamar a un señor mayo, "el tíu...).

La voz oral le atribuye el origen del poblamiento, con tradición monacal: dicen allí que hubo monjes benedictinos. En todo caso, podría ser el lugar del llamado Monasterio de Santa María de Parana, frecuente en los documentos, pero sin identificar del todo en el lugar exacto sobre el terreno del contorno.


la mocedá del pueblu:
¡ya llovió...!

Antes era Chugar Cimiru y Chugar Fondiru. En el mismo valle, justo bajo Vitsar, se levantó el Puente Arroyo, que se dice diseñado por el mismo Eiffel. Como poblamiento a la entrada de unos valles muy boscosos, con espesos castañeros por ambos lados del río, Parana siempre fue lugar castigado por los animales del monte (xabalinos, raposos...), que hoy todavía merodean por los alrededores de las casas, sembrados y cuadras; o se atreven hasta los mismos gallineros, como hacen los raposos aún a plena luz del día. Lo recuerda la copla escuchada a Ramón:

"Dicen que morrú'l rapusu,
¡ojalá morrieran venti!:
mientras más raposos muerran,
más pitas come la xente.
Dicen que morrú'l rapusu
camín de la romería:
si morrú, Dios lu perdone,
bonas gatsinas comía"


El güilu

La villa antigua, origen del poblamiento

A La Casona se le llamó también L'Hospital, de donde una arraigada tradición que habla de una posada al servicio de los caminantes que descendían de los altos de Pendilla, o de Payares por Santa María de Horria. Más arriba queda la casería de Las Regueras, a la que también llegó la voz oral de haber sido habitada.


La fiesta'l pueblu

La organización señorial del poblado en torno a La Casona, L'Hospital, se refuerza con el lugar de Solavicha: finca bajo el pueblo, con el sentido inequívoco de 'bajo la villa'. Es el paraje en torno a la casa (soleyera y solariega) de Ramón y Solita.

los manjares de Solita
el postre de casa güela: todo un privilegio de Solita,
pa unas fiestas cuntás, claro..
.

Ello hace pensar en un topónimo derivado del posesor Parus, antropónimo latino. A partir del nombre personal, y con el sufijo -ana, surgiría la combinación villa Parana, entre las otras villas del concejo (Xomezana, Corneyana, Villayana...). No por casualidad, a pocos metros se formó Vitsar de Parana: un bucólico paraje bien conservado hoy.


El puente que diseñó Eiffel

A la falda de la vía romana

Destaca sobre Parana La Vía Romana de La Carisa: una calazada amplia (en parte destruída por las garras de unas palas) que conserva buenos tramos todavía empedrados: unos 3 m de caja en todos los trayectos respetados.


la gata murando los mures na cuadra:
con la gata, nun fay falta veneno pa los ratones...

La Vía Romana (catalogada por diversos historiadores) procedía de León por Pendilla; ascendía por La Cochá Propinde, Las Retuertas (curvas en zig-zag, aún visibles entre los brezos), La Cochá los Correones...; continuaba ya más en llano por Las Cascayeras de Cuaña, bajo El Picu Tresconceyos, Las Cochás de Fierros, Las Cochás de Formosa..., y llegaba a La Cruz de Fuentes. A éste llaman los vaqueros El Camín Real Viiyu, que en Fuentes se une al Camín Real Nuivu.


faciendo las casadietsas:
pa las fías, pa los nietos,
pa los amigos que tengan suerte
en tsegar a tiimpu...

La calzá romana continúa, así, por todos los altos divisorios entre lenenses y alleranos, desde Chioso hasta Carabanzo: unas veces por la fastera allerana; otras, por las carbas de Lena.


... y asar las casadietsas nel forno la cocina:
con tseña de frisnu y faya...
(ni nel meyor hotel)

Una arraigada toponimia castreña, monacal...

Completan el entorno de estos altos de Parana una serie de castros y castiechos, algunos catalogados por J. M. González en los años sesenta: El Questru La Carisa, Curriechos, El Questru de Chagüezos, El Questru del Serrallu, Los Castiechos, El Castrión...


El estilo de la cocinera más xoven,
practicando las recetas de la madre, de la güela...

Otros caserones y lugares de Parana recuperan la memoria de un pueblo intensamente habitado y transitado tiempo atrás.


... con la merienda soñada a la espera:
tortiella (güevos de casa) chorizu, cecina, pan de Busdongo...

Es el caso de las fincas actuales de Santolaya, entre El Rasón y La Mantenencia, donde se habla de un rústico caserón habitado por monjes al servicio de caminantes.


y la romana pa pesar la farina,
la carne, el sal...

El Monasterio de San Pelayo

O San Pelayo: finca y cuadra mayor camino de Vichar, en relación con los documentos aportados por por Marcos G. Martínez sobre el Monasterio de Parana ("cenobio perdido en el pliegue de ingentes picachos").


"Mañana voy pal puertu
con cinco vacas y un perru,
una montera picona
y un pelu pintéu d'acebu"

(que dicen los vecinos alleranos)

Según el citado autor, la edificación actual de San Pelayo fue capilla transformada en establo, como realmente corresponde a los abundantes signos de la cuadra actual (se notan todavía bien).


Las buenas yeguas del Puerto Piedrafita

"Tengo la vista cansá,
de mirar pa la cancietsa,
pa ver si veo venir
el cistu con la merienda"

(escuchada a Ramón
)

Y las nuevas construcciones en el tiempo

Frente al edificio de San Pelayo se levata hoy la llamada Minicentral de Parana: una amplia caseta que alberga los motores para la producción eléctrica con las aguas del río canalizadas por encima de San Andrés.

La parroquia de Santa María de Parana está integrada por los núcleos de Navidiello, Parana, La Polea y Vichar.


los restos de la capilla,
mientras sobrevivieron, claro

Hasta La Mantenecia, L'Horro los Hojalateros...

En fin, cualquier poblado de montaña, por pequeño que sea, tiene su larga historia, como documentan los lugareños con su memoria en el tiempo. Quedan nombres tan simbólicos como de difícil explicación, caso del Preu la Mantenencia, en el camino de Parana hacia Güetses por El Rasón, Santolaya, El Praón; pudiera tratarse de una de aquellas costumbres solidarias de atención a los caminantes por parte de los monasterios; o, en sentido inverso, el pago que hacían los llevadores a los monasterios en especie; se pagaban las rentas en escanda, nueces...; dicen los lugareños que había que mantener a los monjes. Voz poco clara sobre el terreno.

Dentro del mismo poblado destaca el desaparecido Horro de los Hojalateros: el horro donde se cobijaban estos artesanos que pasaban por el pueblo cada poco para arreglar todo tipo de cacharros de fierro, de hojalata, materiales diversos...; venían con sus familias (muyeres, fíos más o menos pequenos...), dormían baxo l'horro, y por el día se distrubuían de casa en casa para ir preguntando si tenían algo que arreglar (potas, cazos, calderos...); al mismo tiempo, preguntaban si les podían dar algo de comer: un poco de pan, leche, cuayá, unas farinas... Terminadas las reparaciones, se iban a otro pueblo con el oficio.

La pequeña o larga historia que llevan dentro los nombres de lugar: vestigios históricos, edificaciones religiosas o monacales, palaciones, casonas, fincas de hacendados, mayorazos y mayorazas, brañas, cabanas, castañeros, tsavaeros, molinos o batanes...; las mismas coplas orales o el refraneru, hablan de tiempos en que había que vivir sólo con los recursos que producía el suelo. Sirva la copla escuchada a Ramón:

""Isti año la xiringüela [la cabra]
dexóme munchu produtu:
siete arrobas de mantega
y once carreñás de cucho"

Para más información, ver
Diccionario Geográfico de Asturias.
Ciudades, villas y pueblos.

Editorial Prensa Asturiana.
Colaboración de Julio Concepción Suárez

"En El Picu de Susenche,
onde primero da'l sol,
cavarás y cavarás,
y encontrarás un tesoro"

Ver también Sanandrés de Parana

Volver a pueblos

ÍNDICE alfabético de materias

Pasar a información cultural