Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

-"¿Hablan los árboles, madre?"
-"Gimen, hijo; es diferente".
-"Por qué gimen y no cantan?
¿Por qué, si visten de verde?.
Los mueve el viento, el nordeste.
¿Lloran, entonces, por eso?".
-"No.
Lloran por él, que está lejos.
Lloran a un hombre, a una vida
de dolor: corazón verde,
verde de pinos, de hierba,
verde de amor, verde ausente".
(
Marisa Vázquez Oreiro ).

.
(se pue escribir a pluma, a boli...,
a máquina, y hasta con la pizarra y el pizarrín de toa la vida,
o con palillero y tinteru, si daquién prefier )

Escribir para sentirse bien
(II)

Con la paciencia de las formigas...

Algunas técnicas y opiniones muy sencillas:
El camino de las hormigas.
Editorial ALBA.
Barcelona, 2007
Josep López Romero.

  • "Como homenaje a la tenacidad de las hormigas, me he decidido a ponerle al libro este título: El camino de las hormigas".

  • "Al fin y al cabo, un texto es como un camino en el sentido de que cada letra es como una pequeña hormiga".

  • "La naturaleza obstinada de las hormigas me ha enseñado una cosa importante: que para dominar la comunicación escrita, o al menos para disfrutarla, se precisa no sólo de conocimiento, sino también de perseverancia"

  • "Como en la fábula de la hormiga y la cigarra, hay que trabajar con constancia para lograr resultados, pues la inspiración sin trabajo es un viejo y falso mito, un engañoso y perjudicial espejismo"

  • "Expresarse por escrito es una actividad para la que no hace falta tener talentos naturales ni dones divinos, sino tan sólo ganas de aprender y, a ser posible, cierto afecto hacia las palabras".

Conclusiones del libro
para empezar a escribir sin más:
resumen del texto.

  • Céntrate en un solo mensaje de cada vez: dedícate a desarrollarlo, enriquecerlo, explicarlo con mensajes secundarios... No intentes explicar muchas cosas al tiempo y en un solo texto.

  • Coherencia, cohesión, conexión: une lo que vayas diciendo en párrafos compactos; suprime las incoherencias, lo que no venga a cuento, los cabos sueltos. Encaja bien las ideas como en el puzzle: el gran puzzle del escrito bien hecho.

  • Demuestra lo que puedes hacer: el talento que no se manifiesta no existe. La reflexión sin acción es estéril.

  • Diccionario a mano: hazte íntimo amigo de un buen diccionario; él te enseñará a amar las palabras.

  • Desarrolla la imaginación: es un músculo como otros; si no se ejercita se atrofia. Imagínate situaciones pasadas, presentes o posibles, futuras, fantásticas.. Recuerda escenas que hayas vivido, que desearías vivir, que tendrás que presenciar...

  • Documéntate en datos para redactar: busca detalles mínimos, observaciones precisas, palabras pronunciadas por ti o por otros... Los detalles dan credibilidad y verosimilitud a los escritos

  • .

  • Escritura ecológica: el entorno es el conjunto de experiencias propias y ajenas, próximas y alejadas en el espacio y en el tiempo. Todo es entorno, ecología pura. Serán la fuente principal de tus escritos.

  • Experiencias personales: son la primera y mejor fuente de lo que decimos o escribimos. Todo lo que te ocurrió o te ocurre da para muchas páginas: sólo tienes que ordenarlo y ponerlo en frases, párrafos..

  • Hay que practicar la escritura ecológica: aprovecharlo todo al modo de un horticultor autosuficiente. Ir echando en la memoria las experiencias y las informaciones, propias y ajenas, elaborando lentamente un compuesto orgánico del que surgirán tus escritos, textos vivos, que crecerán sanos y fuertes.

  • Haz como si las palabras fueran agua o petróleo (un bien escaso) y tú, un ciudadano/a ecológicamente concienciado: emplea sólo las que realmente te hagan falta. No te enrrolles....

  • Impresiona al principio con alguna idea que capte la atención de los posibles lectores: la lectura será más amena .

  • Lee diariamente: la escritura se aprende en parte por contagio.

  • Memoria: busca en todas las fuentes que puedas obtener datos para tus escritos (realidad circundante, memoria, experiencias de tu vida pasada, amigos...)

  • .

  • Orden: empieza escribiendo un pequeño guión de tus ideas, un incipiente plan de trabajo aproximado.

  • Para un escritor todo es interesante. Todo es bueno, porque todo es aprovechable como material literario. Y yo soy escritor desde que nací... Gracias a eso vivo con gratitud cualquier cosa que me suceda.

  • Pero no basta con la propia experiencia: sólo somos una gota en la inmensidad del mar. Debes intentar beber de todas las fuentes que encuentres en el camino, de las experiencias de las personas próximas, de la prensa..., de las anécdotas del abuelo....

  • Ponte en contacto con tu interior: atiende a tus vivencias, afectos, gustos, experiencias, sentimientos.

  • Relaciónate con otros que escriban: te animarán a hacer lo mismo

  • Sencillez: usa las palabras precisas, imprescindibles: elimina lo superfluo, evita los rodeos, deja los rollos... Hoy existe una sobreabundancia de mensajes que nadie lee ni escucha: redundantes, rollecitos huecos... Tampoco te pases de breve, claro: lo justo para expresarte y que te entiendan. Decía Einstein que la escritura "Debería hacerse todo lo más sencillo posible..., pero no más".

  • .

  • Valor: escribe sin miedo a equivocarte: los niños parenden porque no temen el error. Ser valiente no es negar los errores, sino aceptarlos como parte del camino hacia los aciertos.

  • Valoración crítica ajena: pide opinión a los amigos, familiares..., sobre tu escrito. Pueden darte alguna clave para mejorarlo, evitar detalles incoherentes en los que tú no caes porque te parecen normales.

  • Valoración crítica y autocrítica: relee, corrige y vuelve a corregir. El texto quedará cada vez más pulido, corregido, completo.

En fin, "como en la fábula de la hormiga y la cigarra, hay que trabajar con constancia para lograr resultados, pues la inspiración sin trabajo es un viejo y falso mito, un engañoso y perjudicial espejismo".

Resumen todo ello del interesante libro citado:
El camino de las hormigas.
Editorial ALBA.
Barcelona, 2007
Josep López Romero.

BOSQUE
Cruzas por el crepúsculo.
El aire
tienes que separarlo casi con las manos
de tan denso, de tan impenetrable.
Andas. No dejan huellas
tus pies. Cientos de árboles
contienen el aliento sobre tu
cabeza. Un pájaro no sabe
que estás allí, y lanza su silbido
largo al otro lado del paisaje.
El mundo cambia de color: es como el eco
del mundo. Eco distante
que tú estremeces, traspasando
las últimas fronteras de la tarde.
(Ángel González)

Otros libros interesantes para la animación a la lectura, a la escritura...

  • Breve tratado del paisaje (2007) Alain Roger. Madrid.

  • Cómo hacer lectores competentes (2011). Víctor Moreno. Editorial Pamela

  • Escribir (Una antología). Henry David Thoreau. Ed. Pre-Textos. Valencia. 2007

  • Historias de lectura..., historias de vida. (2003) Edita Dirección General de Publicaciones del CONALCUTA. México.

  • Historias de lectura II. (2005). Edita Dirección General de Publicaciones del CONALCUTA. México

  • La lectura se hace, no se dice. Victor Moreno. Cénlit Ediciones 2006. Estella. Navarra .

***

A modo de ejemplo.
Un poema muy sentido para el aula
y con el alma .

"Mamá, la ampola me ha dicho
que si voy a jugar con ella
entre los verdes campos.
Mamá, la amapola me ha dicho
que si voy a jugar con ella
a las montañas;
por no dejarte aquí sola, mamita,
no he ido con la amapola".

(Gemma García Menéndez,
de Payares)

Volver a Escribir para sentirse bien (I)

Ver más sobre Leer y escribir con los 5 sentidos

Para una lectura y la escritura más amena

Algunas técnicas para escribir mejor

ÍNDICE alfabético de contenidos