Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

"En esta siesta de otoño, 
bajo este olmo colosal, 
que ya sus redondas hojas 
al viento comienzo a echar, 
te me das, tú, plenamente, 
dulce y sola Soledad. 
Solamente un solo pájaro, 
el mismo de todas las 
siestas, teclea en el olmo 
su trinado musical, 
veloz, como si tuviera 
mucha prisa en acabar"
(Miguel Hernández)

nel Quempu, na seruenda

EL QUEMPU,
EL CAMPU
(Tuíza)
.

Aldea de la parroquia de Tuíza (Lena), en el camino antiguo entre Tuíza Baxo y el desaparecido monasterio de Acebos: hoy tiene una pista asfaltada desde Tuíza. Dista 28 kms. de la capital municipal, y se sitúa a unos 1100 ms. de altitud. Llegó a tener 82 personas: hoy tiene 2 habitantes censados.

El poblado del Quempu (El Campu para la mayoría, hoy) es un conjunto rural bien conservado, que se levantó en un rellano apacible en la vaguada que asciende a los puertos del Alto'l Palo y Pena Tolóbriga, entre La Mesa y Las Rubias. Las casas se distribuyen a lo largo del camín francés que desciende de Acebos por Antreigo, El Barreo, El Prau la Vieya...; y sigue por el camín viiyu, El Envaralao, La Puenti'l Quempu, La Fiesta'l Bayo, La Belguería, Riospaso, La Cruz, Reconcos... Y Xomezana, Sotiecho... hacia Mieres del Camino.

El Quempu, con una bona nevá

En la toponimia local destacan las fincas de Las Viñuelas, sin duda alusivas al cultivo de las 'vides, las viñas' en las proximidades del conjunto monacal de La Virgen de Acebos, dedicado a la atención de los peregrinos por el citado camín francés.

Y destacan Las Chinariegas, fincas bajo el monasterio también, donde cultivaban la planta del lino (el tsinu, en estos pueblos); o las cimas de La Magrera: alto sobre Las Navariegas, donde se extrajeron minerales de hierro hasta hace pocos años, y magro rojo para elaborar el tinte con destino a los teñidos (madera, lanas...).

Finalmente, famosos fueron en todo el concejo de Lena y al otro lado de las Ubiñas, en los pueblos leoneses, los madreñeros del Quempu, que bien aprendieron el oficio de la madera entre los hayedos del Monte'l Blime y Las Navariegas: así vendían abundantes pares de madreñas en las ferias de Babia y Las Omañas (San Pedro, Barrios de Luna, San Emiliano, Huergas...), con lo que desarrollaban su pequeña industria familiar complementaria de la entonces precaria economía doméstica agrícola y ganadera.

Añadían los madreñeros en el mismo viaje otros utensilios de madera para la venta artesanal: xugos, paxos, timones, caidones, banastras, maniegos, xardones....

Ello indica, asimismo, las buenas relaciones que siempre existieron entre los pueblos lenenses de las Tuízas con los pueblos leoneses al otro lado de las Ubiñas. Hoy, El Quempu es un poblado reconstruido en varias casas para la estancia veraniega y estacional en aquellos vistosos parajes del alto Güerna.

El Quempu, El Campu, sigue animado hoy por duros ganaeros como Jose Manuel y familia, que allí aguantan el invierno hasta con bonas nevás. A ellos y a ellas (muncho trabayan algunas muyeres en los pueblos) debemos la cultura de estos chugares a la falda de las peñas. Un homenaje bien merecido se tenían estos paisanos y paisanas, como tantos y tantas asturianas. Etimología: lat. campum ('campo fértil, cultivado')

Para más información, ver
Diccionario Geográfico de Asturias
,
Ciudades, villas y pueblos.

Editorial Prensa Asturiana.
Colaboración de Julio Concepción Suárez.

En fin, para describir el precioso camino antiguo que asciende desde Riospaso por La Fiesta'l Bayo y La Puenti, y sigue hacia Acebos y Alto'l Palo, sirvan estas preciosas palabras tomadas de un texto de Servando Cano para otro paraje de montaña semejante en uno de sus cuentos:

"El camino sube despacio, a contra río, ciñéndose a los caprichos de la raíz de la montaña; la tarde está ya malherida cuando el viajero ataca la última pendiente; el camino, encabritado, se pone en pie de repente y precipita al viajero de golpe en el pueblo" (Servando Cano Lorenzo, Premio Cuentos Lena, 1971).

Para concluir, habría que anotar la posición del poblamiento casi ya en el fondo de un valle, pero con resonancias habitadas mucho antes en los altos. Sirva, por ejemplo, el nombre tan señero de Pena Tolóbriga (ahora, deformada en Pena Tolondra, en los mapas); citada ya en documentos medievales, hace referencia a la raíz celta -briga (fortaleza), tan extendida por otras muchas ciudades peninsulares: Sanabria (antes, Sanabriga; preindoeuropeo, *san-, *sen-, 'altura', según A. Dauzat), Coímbra (antes, Coimbriga), Julobriga...; más celta, *tul- (altura).

Es decir, fortificación en la altura, altura fortificada. Pena Tolóbrida supondría uno de los primeros asentamientos prerromanos, tal vez indoeuropeos ya, en las cumbres divisiorias de las vertientes asturiana y leonesa; caso también de Las Corrás del Meicín. El Vatse Güerna, precisamente, hace referencia a los orníacos, tribus consideradas igualmente indoeuropeas. De los altos irían descendiendo y colonizando las laderas medianas, los valles: Acebos, Tuíza... Y, de ahí, se asentarían con el tiempo en El Quempu: el campo cultivado ya.

Ver los trabayos de
Quico y Maruja

Torna asturiana

Volver a pueblos

ÍNDICE alfabético de materias

Pasar a información cultural