Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
A Xulio Concepcíon,
extraordinario profesor y mejor persona:
por Cristian Longo Viejo .
 
  Muy gratas palabras escuchadas,
37 años de trabayu,
dientro y fuera de las aulas.
   

Al sabio, maestro y amigo, breves palabras para tu jubileo
dedicarte, con gran admiración y sentimiento, quiero.
Largo, fecundo y próspero ha sido y es tu camino,
pues lo has sabido recorrer con decisión y tino.

En el puiblu de Erías  empieza tu dichoso viaje:
cultura, costumbres y tsingua tsariega eran buen bagaje.
En la universidad ovetense completaste tu formación
y la etimología de las palabras se convirtió en tu gran pasión.

Decidiste ejercer tu vocación como docente
convirtiéndote para generaciones de lenenses en referente.
La docencia en las aulas decidiste compaginar
con la toponimia, disciplina, que a ti tanto te gusta, interdisciplinar.

Nos enseñaste que si la esencia de un paisaje queremos captar
no solo vista; sino oído, gusto, tacto y olfato debemos emplear:
la lectura con los cinco sentidos, como la decidiste bautizar.
Desde entonces innumerables publicaciones se sucedieron
 y muchos, gracias a ellas, los  parajes  comprendieron.
Realmente tú y no Lope de Vega el monstruo de la naturaleza eras,
ya que no había nombre de preu, reguiru o tsegu que se te resistiera.

Pero, además de la docencia y  la toponimia, había otra pasión oculta:
Cuando a mediados de los ochenta para la mayoría la informática era cicuta,
supiste ver las innumerables posibilidades que el ordenata ofrecía
y, fruto de ese ingente trabajo, años después tu  página web surgía.

Modelo y guía para estudiantes, investigadores y docentes
que buscaban sobre las diversas lenguas románicas respuestas coherentes.
Con mucho menos, algunos se consideraron grandes sabios,
tu humildad, “solo un bon paisanu” dejará salir de tus labios.

Amigo, continúa tu viaje de vuelta a Erías, estás bien acompañado,
 puesto que, además, como buen marido y padre ejemplar te lo tienes ganado,
 así  Marisa, Lucía y Olaya muchas veces lo han constatado.
Ni cuélebres,  ni diaños burlones ni homes del sacu te encontrarás
pues en tu alma jamás el hastío y la melancolía anidarán.

Tú bien lo sabes, ser joven no es una cuestión biológica
sino, como tantas veces nos  recordaste, sicológica.

 
   

Ver entrevista a Cristian Longo
en La Nueva España

Ver otro artículo de La Nueva España
sobre Cristian Longo

Volver a índice alfabético de contenidos