Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez
 

... un paseo entre los teitos de estas y otras montañas, ahora contempladas sobre estas 428 preciosas páginas

Fotomecánica Principado, Cromotext
Imprime: Gráficas Eujoa

Teitos.
Cubiertas vegetales
de Europa Occidental:
de Asturias a Islandia

Carmen-Oliva Menéndez
Edita Colegio Oficial
de Aparejadores
y Arquitectos Técnicos
del Principado de Asturias
Oviedo. 2008

 

car.menendez@hotmail.com
coaatpa@coaatastur.es

Más información en:
http://www.coaatastur.es

Premio Europa Nostra
2011

"Carmen-Oliva Menéndez recibe el Premio Europa Nostra en la categoría de investigación por su trabajo "Teitos. Cubiertas vegetales de Europa occidental: de Asturias a Islandia”. Para la profesora Carmen-Oliva Menéndez, este premio es un "reconocimiento a mi trabajo de investigación y muchos kilómetros de trabajo de campo para vincular las cubiertas vegetales tradicionales"los teitos" de Asturias y de Los Ancares con los de la Europa atlántica. Lo recibo con gran satisfacción y espero que sirva para dar mayor conocimiento de esta hermosa arquitectura y de los teitadores de toda Europa que la hacen posible” De CienciaTec--Asturias

 

Ver página web
EUROPA NOSTRA - LOGOS
http://www.europanostra.org/awards/53

http://www.europanostra.org/awards/
?category=2&year=0&country=0

 

PREMIO DE LA UNIÓN EUROPEA / PATRIMONIO CULTURAL DE PREMIOS EUROPA NOSTRA 2011

"Este excelente libro sobre las cubiertas vegetales de Europa occidental, cubre un tema que hasta ahora ha recibido poca atención a gran escala. Las cubiertas vegetales y las técnicas empleadas en su realización, son muy vulnerables ante las inclemencias atmosféricas y tienden a cambiar con el tiempo, lo que hace que sea especialmente importante registrarlos. El jurado quedó especialmente impresionado por la amplia zona que cubre el estudio y el detalle pormenorizado de las técnicas, los materiales y el contexto social de estos techados vegetales.

Este profundo estudio busca las huellas de la antigua tradición de las cubiertas vegetales, desde el noroeste de España a las áreas más fuertemente representadas a través de Europa occidental. El amplio alcance del trabajo de campo cubre la Península Ibérica , Gran Bretaña, Irlanda, Alemania, Holanda, Escandinavia, Francia y el Piamonte italiano. La metodología comparativa empleada por vez primera en este tipo de trabajos, llena el vacío existente de un conocimiento registrado sobre la artesanía de las cubiertas vegetales en toda Europa occidental.

El estudio, profusamente ilustrado con fotos y dibujos de línea de los detalles técnicos, es una completa fuente de información y una referencia educativa sobre la artesanía de las cubiertas vegetales y las políticas de conservación en Europa, especialmente pertinentes ante la demanda actual de la arquitectura sostenible. Servirá de ayuda a las comunidades para colaborar y aprender unos de otros, cuando antes sólo se conocían estas cubiertas de manera local. La investigación, situada en un amplio contexto europeo, facilita una mejor comprensión de los vínculos culturales subyacentes en zonas distantes, contrastando las diferentes técnicas de techar y los distintos tipos de construcciones. El libro incluye también un capítulo específico sobre las cabañas de la trashumancia, los refugios que sirven de cobijo a quienes trasladan sus animales de pastoreo a nuevos pastos estacionales"

Ver noticia ampliada
en La Nueva España:

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2011/04/08/teitos-asturianos

 

Texto de la contraportada del libro:

"El tema de este libro es el estudio de las construcciones tradicionales con cubierta vegetal tomando como centro de mira los teitos de Asturias, en especial en Somiedo, ampliado al entorno de los Ancares cercanos. Gira luego la perspectiva en un radio de influencia común atlántica, analizando los cottages del Reino Unido e Irlanda. El recorrido se extiende al ámbito occidental europeo, con descripción de las tipologías y técnicas en Alemania, Países Bajos y Escandinavia, incluyendo Islandia y las Islas Feroe.

El estudio se resume en Francia, en una revisión región a región, para concluir en las construcciones alpinas del Piamonte italiano. El método de trabajo utiliza parámetros comparativos, analizando la razón constructiva e identidad cultural de esta arquitectura, con datos de orden histórico y antropológico, y viendo los determinantes de la morfología de planta redonda y las consecuencias de la trashumancia. El mantenimiento de la tradición en el noroeste peninsular, aparece contrastada con el desarrollo de las cubiertas vegetales en los países representativos hoy de su empleo, donde esta tradición ancestral europea enlaza con los intereses actuales de una arquitectura sostenible".

 

Casas británicas de madera y piedra
con doble soporte circular.
[En M. L. Reid,
dibujo de la reconstrucción
de F. Gardiner]

 

Presentación
de Pepe Monteserín

"ESTE LIBRO es una muestra de que el mundo también se mueve más allá de los intereses económicos. Al ambicioso trabajo de la autora. añádase la paciencia infinita y la responsabilidad profesional de las personas necesarias para llevarlo a feliz término, no sin quebranto mercantil y personal ante la ingente y periódica documentación aportada, de tan aventurada evaluación en primera estancia; también nuestro Colegio edita por amor al arte, y para eso con g a en su vocal de Cultura, que promueve desafios, plantea proyectos y, en premio a su iniciativa, le permiten cargar con ellos sin darle la lata ni que la dé, hasta entregarlos encuadernados.

El pasado 26 de agosto, nos despertarnos en Asturias con la noticia de que varias cabañas de La Pornacal, que el Príncipe de Asturias teitó hace cuatro años, mientras su esposa Letizia le sujetaba la escalera, se vinieron abajo. La falta de atención, o sea la falta de cariño, las desmoronó.

Mi deseo con este libro magnifico, fruto de la generosidad de muchos y de nuestro amor por la arquitectura popular, es que sirva para que no se derrumben más teitos y aquellos de la braña somedana vuelvan a levantarse y puedan descansar las plebeyas a su sombra."

Gracias por vuestra confianza,
Pepe Monteserín
Vocal de Cultura
Oviedo, 2 de septiembre, 2008

 
     
 

Prólogo de la autora

"AL CONCLUIR la redacción de este libro se cierra un círculo que se remonta a mis primeros recuerdos infantiles de veranos familiares pasados en Asturias. Sin saber interpretar entonces el significado (sin necesidad de hacerlo tampoco) de aquél contraste entre el entorno habitual madrileño y el rural del veraneo, esas primeras sensaciones no se explicaban únicamente por el cambio entre la vida de la ciudad y del campo, según pude averiguar mucho después.

Quedaron registradas muchas cosas: la intensidad del color verde del valle, que se define mal con la palabra campo; el olor fresco del heno recién cortado, junto con el sonido rítmico y sordo de la guadaña, lenta y constante; la fuerza de un mar bravo en las playas de la Concha de Artedo o de Aguilar; el lenguaje, esas palabras con una cadencia suave y distinta que no se entendían del todo, aún más si era en la Lonja del pescado, abajo, en Cudillero; el bullicio envuelto en el sonido de las gaitas en Santana, por la romería de julio; la lluvia infinita, dándole brillo con minuciosidad a cada hoja, a cada piedra, haciendo exhalar a la madera, presente en todas partes, un olor a bosque. Y en medio de todo, la silueta siempre de la panera o el hórreo, misteriosos y extraños para mí, entonces.

Probablemente el que se interrumpieran los viajes pronto, contribuyó a mantener latente esos primeros recuerdos. Años después, acabados los estudios de la universidad, una beca Fulbright me desplazó a Norteamérica; y en las montañas de Vermont y las costas de Massahusetts recobré algunas de aquellas sensaciones, entre casas y gentes cuyo origen provenía del norte rural europeo. Vinieron luego recorridos por esos países, en donde parecían encajar bien aquellos recuerdos; como en la primera visita al Museo Popular de Oslo, en que percibí con cierta sorpresa el rastro de los hórreos y paneras que parecían sugerir las casas tradicionales de madera.

Siguieron los viajes por la Inglaterra rural, con marchas campo a través por prados y cotos en compañía de los ramblers locales, cruzando aldeas llenas de cottages con cubiertas de paja. Vino después también el encuentro en las tierras del norte con las enormes granjas alemanas, danesas y holandesas; todo ello revivió la impresión de una tenue realidad subyacente que me era familiar.

Cuando llegó la ocasión de volver a Asturias con unos amigos montañeros que querían hacerme conocer Somiedo y vi por vez primera los teitos, reconocí, esta vez aquí, ese rastro del norte. Al tener que elegir más tarde un tema de investigación para mi tesis doctoral en la Universidad Politécnica de Madrid, no fue difícil: decidí averiguar la razón de los muchos cabos sueltos que había ido encontrando. Mi trabajo al frente del grupo español de terminólogos en el equipo internacional del AAT, me facilitó contactos y estancias, que aproveché para llevar adelante un amplio trabajo de campo por el área occidental europea; además durante varios años, en esa etapa principal de la investigación desarrollada a mediados de los años noventa, dediqué todas mis vacaciones a Somiedo y Ancares, leyendo, escuchando, y analizando cuanto se puso a mi alcance.

He mantenido siempre la opinión de que la arquitectura popular y vernácula es importante, y debe haber trabajos sólidos que la investiguen; por eso en cuanto pude me planteé revisar y ampliar lo estudiado, una labor emprendida en 2006 con una ayuda a la investigación del Rectorado de la UPM.

El encuentro al final de esa segunda etapa con Pepe Monteserín, Vocal de Cultura del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias, me proporcionó el impulso que faltaba para llevar a término este trabajo. He descubierto con satisfacción que ha habido en los últimos años algunas publicaciones importantes sobre lo rural, y en especial sobre los kilos. Hay un nuevo talante general más positivo, de más respeto por las palabras y las cosas aldeanas. Pero aún se desconocen, o se conocen mal, esas mismas palabras y cosas del entorno europeo. En esa línea, espero poder contribuir con este libro a suscitar el interés, para que haya muchas más investigaciones realizadas sin limitaciones; y contribuir también a que Asturias y su entorno se conozca mejor en Europa".

CARMEN-OLIVA MENÉNDEZ
Madrid. Julio de 2007