Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

Ca'l Xabú. Hotel rural.
Cuérigo. Collanzo (Aller).
Tel. 985487331.
Margarita.

Ca'l Xabú es un hotel rural en el valle de Collanzo (Cotsanzo, para los alleranos), justo en el valle que asciende por Felechosa y Cuevas hacia los altos de San Isidro. A 7 km. de Cabanaquinta (Cabañaquinta). .

Rodeado de montañas, desde el valle se abre una lectura del paisaje para cada estación del año: el verdor de la primavera en los praos sobre las sosegadas vegas del río Blencu; los boscajes policromados de las riberas por el verano arriba; los tonos ocres de la otoñada (del toneyu) en la seruenda; las cumbres relucientes con las nieves de Les Solengues, El Pubiyón, Penamea, El Cordal del Eyu, Fuentes d'Invierno, Toneo, Morgao, Braña Foz, La Fonfría, La Tsaguna, Valverde, El Picu Torres...

La antigua casa remozada por Margot y familia dispone de lo que ellos llaman "Museo Vivo de la Cocina": una estancia hogareña a la antigua usanza de los tsugares alleranos, donde se conserva el sabor de la cocina antigua: el tsar del suelu (la lumbre de leña), la masera, el tuírzanu, el vasar, las pregancias, el forno d'amasar...

En la masera expone Margot a los escolares y visitantes la forma de elaborar la masa que asoleya el nombre, con destino a los distintos productos de la casa: el pan d'escanda, las fayuelas, los botsos, las fogazas de vianda, las pegaratas, el maimón, los suspiros, las galletas de la güela, los bizcochos ...

Las comidas conservan así el sabor en las mesas de antaño: el pote castañas, la fabada, los tortos, l'arroz con el pitu, l'adobu con patatas, el panchón allerano, las casadietsas, el café de pote...

Sabor especial ofrece el maimón: los suspiros p'almorzar pe la mañana. Como la misma palabra recuerda: suaves, tiernos, ligeros, esponjosos... Todos ellos elaborados en el obrador: la pequeña cocina en el sótano de la casa.

Y destaca en las paredes de la cocina el vasar: el pequeño ensamblaje de tablas para colgar los vasos, las escudietsas, las cuyares, las garfietsas, el colaor, la manga, la esplumaera...

O como reluce la fresquera colgá de alguna viga: aquel pequeño armario de madera con red para proteger los alimentos al fresco todo el año: la cuayá, el queso, la mantega... Y como reposan por alí silenciosos los demás utensilios del campo y de la casa: el venu y la penera, l'esquenu, los tayuelos, las trébedes, las pregancias, las mesorias, el colaor de la leche, las cestas y los cestos, los candiles y candilexas, los zapicos y zapicas, los potes y las potas, los cazos, el saliru, la cacía...

En fin, el caserón de Cotsanzo continúa hoy la memoria de un poblado asturiano que pasaba el invierno en el fondo del valle, mientras llegaba la primavera deseada, para ascender con los ganados a las caserías de los cordales, y a los mayaos y brañas de los puertos, en tanto lo permitiera el tiempo.

Las alforxas de tela que cuelgan del posamano la escalera son un símbolo inequívoco entre los lugareños, de aquella vida de vaqueros y vaqueras, por muchos meses camín del puerto, con el zurrón al homhru, las moras de los artos al alcance de la mano de xebe en xebe, y la ilusión de baxar al mercao la mantega semanal, pa poder mercar cuaquier refaxu y afatase un poco el día la fiesta'l pueblu.

De aquella vida sana, tan laboriosa como sufrida, o ilusionada y bucólica, según las gabelas y peripecias de cuaña en cuaña, hay toda una historia oral (la intrahistoria, que diría Unamuno) en cualquier conversación amena con los lugareños del pueblo. La vida diaria de Cotsanzo, tallada en los topónimos del paisaje (La Otsera, La Fuente los Odres, La Paraya, La Casa'l Monte...), siempre por el mismo camino empedrado desde el alba hasta el crepúsculo. Sirva de ejemplo aquella copla sólo escrita en la memoria de los alleranos:

«Vaquerinos del Gumial
que madrugáis pe la mañana
y tsegáis al camín real
antes que los de Braña».

Completan este entorno etnográfico y gastronómico allerano algunas jornadas sobre la escanda llevadas a cabo en esta primavera, con charlas, conferencias, mesas redondas, y degustaciones diversas elaboradas con este cereal introducido ya en época romana:

"Actuaciones del SERIDA para la mejora de la producción de escanda asturiana". Juan José Ferreira y Guillermo García González de Lena.

"Presente y futuro de la escanda asturiana". Fernando Farpón Alonso.

"Desarrollo de las nuevas variedades de la escanda". José Luis Molina Cano y Mónica Elia.

Volver a ÍNDICE de contenidos de la páxina

Otros trabajos y publicaciones del autor sobre estos temas.
Xulio Concepción Suárez