Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

"Yeran dos paisanos de La Malvea que xubían a facer madreñas, y dixo-y ún al utru: -oye, Pin, vamos comer la carraca [provisiones, alimentos, vianda] y vamos chamos a morrer; tamos fartucos de facer siempre lo mesmo nisti fayotal, ¡vamos chamos a morrer, y acabóse esta gabela!- Comieron las provisiones de la semana, bebieron la bota vino, y dormieron hasta el amanecerín".

"Pero los paisanos nun morrían -continúa el relato-, por lo que chevantóse el más espabiléu y despertó al compinche: -bueno, Pin, paez que morrer nun morremos; así que güelve a casa por otra carraca, que tenemos que seguir faciendo madreñas utru año más".

Santandrés
(II)
Los oficios artesanos.
Aquechas madreñas
que hasta facían hablar a los nenos.
El ferriru y la faragua

por Getino el de Santandrés

En  Santandrés yo conocí los dos últimos madreñeros, que fueron  los hermanos Goro y Doro. Yeran de la Malvea, y yo  pasé  bastante tiumpu viendo cómo facian madreñas. El procesu hasta ver la madreña fecha yera bastante chergu. Intentaré resumilu según yo lu tengo asimiléu desde que yera un mocecu.

Consistía, lo primero, en dir al monte a cortar las fayizas, que podian ser de canón, de mitá, y  de cuertu; estas últimas yeran las más codiciás por su blinga, esto ye, por la dureza de la maera, pa que la madreña fuera más resistente. Además, estos  entendíos de la profesion, siempre sabían de qué parte del árbol correspondia sacar la pieza, pues las de canón  y mitá  tenian lo que chamaban el corazón de la fayiza (el centro del árbol), y yera peronde fallaba la madreña; las de cuertu nun tenían l'exe, esi corazón del árbol, y por lo tanto, duraban más. La maera de unas madreñas taba muy estudiá naquechos tiempos.

Fender, moldiar, azolar...

Ya nel monte, después de cortar la faya, fendían el maíru o curtábanlu según el diámetro de la pieza. Después, achí mesmo moldeábanlu, pa quitache pisu, y que fuera más chixiru de trayer a casa o a la cabana. Y cuando trayían al chugar las  chatas (que así se chamaban las piezas pa las madreñas), ya venía la madreña, un poco formateá.

Después empezaban los madreñeros a azolala, esto ye, a rebaxala con una zuela de dos bocas, una más ancha y la otra más estrecha, en forma de medialuna. Después de esti procesu, empezaban a reseala con un rasiru, o con una rasera, que chamaban  a otra ferramienta paicía al rasiru pero más charga  y más flexible. Recuerdo que estas ferramientas, cuidadas, protexías con unas canales de madera y atás con cuerdas, cortaban  como cuchillas d'afeitar.

Después de raserás, las madreñas ya tenian forma, y ya guardaban mano: derecha e izquierda. Dicían las malas chinguas que algunos ponían la advertencia: ¡ojo, esta ye la derecha!, como desacreditando al madreñiru. Pero esto nun ye cierto, los madreñeros yeran profesionales, una vez aprendíos, y ya demarcaban la parte interior de la madreña, que yera mas charga que la exterior. El que las calzaba de otra forma nun yera muy listu.

A continuación  venía el procesu de vaciar la madreña. Esto lo facían con la zuela, y así dexaban la parte del  puente del pie, que ye la parte de trás de la madreña, per la  zona del calqueñu. Ya con los tacones fechos, empezaba la parte más delicá del procesu, que yera taladrala, face-y la forma de dientro.

La taladraoria

Aquí el madreñiru tenía que poner la másima atención, lo que chamaban la paré (los chaos de la madreña, los laterales), ya que yera milimétrica, pues la madreña tinía que ser chixera y resistente. Pero muncho y bien, nun hay quién. Pa taladrar la madreña, usaban un teledru muy especial, que nun tenía guia, como los otros, pues sólo yeran dos cortes helicoidales, en forma de pimiintu morrón. Aquí había que poner la madreña en la taladraoria, y cuñala muy bien pa que nun estillara, nin raxara, porque se perdía tul trabayu fechu hasta ahora.

La taladraoria yera una fayiza gorda, con cuartro patas, como las del bencu de azolalas y  raseralas; tenía nel medio una mozqueta de poco más de una  cuarta, pues los madreñeros, xamás utilizaron un metro (pa echos la cuarta parte del Meridiano Terrestre nun se habia inventao entavía). Tenían un sistemas de varas y palinos como los palilleros que usábamos en las plumas d'escribir anteriores a los bolígrafos; sólo las entendían echos, con pasar el palin po la planta del pié, yera bastanate pa facer las madreñas a la midía.

Volviendo a la parte de taladrar la madreñas, cuentan que tinían que poner muncha atención: capoco sacaban la madreña y mirábanla a la luz, comprobando que lo que ye la paré de la madreña  nun mostraba claridá ninguna; de lo contrario, quedaba como decían un papel de fumar, y ya nun servía más que pa cocer las farinas: pal fuíu. Pero nun se podían espiazar los tayos tan alegremente.

Y en sin furar la paré

Oyí dicer que un madreñiru, que yera muy aficionéu a las muyeres, y algunos rapazones que tenían poco que facer, cuando taba en esta operación tan delicá, empezaban hablar de mozas, y entóncenes él perdia el norte, y dicía muy cabriéu: ¡por culpa vuestra ya furé otra madreña! Y arrefundiábala a la cabeza de quien fuera. La parte de fuera de la madreña tenía que ser totalmente uniforme, nin de más nin de menos: en cuanto clariaba per un cheu, ya nun valia, yera ya un trabayu perdíu. 

Una vez ya taladrá la madreña, venia la chegre, que consistia en dar el buen asiintu a la madreña, como dician, facer bona casa, la parte interior de la madreña onde diba la zapailla o l'escarpín. Esta ferramienta yera una especie de gumia, pero de cortes horizontales, perpendiculares al mengu. Aquí consistía la buena mano del madreñiru, la habilidad de algunos yera el ésitu de la madreña.

Madreñas de muyeres, de nenos, de los homes...

Ya amoldá, azolá, raserá, taladrá, y achegrá, se distinguian las partes de las madreñas: los peares (parte de baxo, la de los tacos) y la papá, que yera la parte delantera; peronde se metia el pié chamábase la boca. Entóncenes ya vinía el decorao: las de las muyeres yeran distintas a las de los homes, dexábanse más finas, dibuxás, pintás de negro, elegantes....

Y tinían los madreñeros otra ferramienta que se chamaba la gubia, con la cual facian unas rayas paralelas, yera como un formón con una canalina  muy afilá. Las madreñas de los nenos yeran como las de las muyeres, más finas. Naide sabe  por qué, pero la muyer xamás ponía las madreñas del home, y al revés: los homes nun ponían las medreñas de las muyeres. Taba muy mal visto.

Una vez vendías las madreñas, l'emu ya se encargaba de  ferralas y argochalas; las de los homes se decoraban menos, frotábanlas con felechos, y dában-yos un tono color nozal afumao muy güepu. Pero ná más. Nel chugar ferrábanse de clavos, pero las de la capital yeran de gomas, pa quitar el ruyíu de los clavos nas piedras y nas pedreras, como dicía la cancion de la Busdonga, ruxen los clavos... Nos pueblos hubo tantos madreñeros, que los calificaban de buenos, regulares y malos. Pero bueno, como naide nazú aprendíu, diban perfecionando con el tiimpu.

En fin, aquechas madreñas que hasta facían hablar a los nenos...

Y termino la historia de las madreñas con una anécdota. Había en Santandrés un ninu que nun hablaba y ya diba siendo mayorín; ya taba bastante medréu, pero de hablar ná, y esto preocupaba muncho a los sos proxenitores. El ninu ya andaba pel chugar metiéndose pe los focherales y los fontanes, y toos los dias venía con una moyaúra pa casa. El casu ye que determinaron calza-y unas madreñas. Entóncenes el ninu dixo: ¡no, no que ancan, ancan, ancan...! Quedaron toos muy sorprendíos de aquecho que oyeron dicer al ninu, pues emprecipió a gorgutar palabra.
 
El madreñiru, que oyú tal prodixiu, y tenía más de pícaru que de curiusu, aprovechó la ocasión  pa facer su sologan: ¡las madreñas que fago yo, fayen hablar a los nenos; ancan, mancan, ancan, mancan...! Y el ninu habló por fin. Nun cabe duda que algunas madreñas mancaban y facían esprecetar hasta los más pequenos.

Y d'algo tendrían que hablar tamién los mozacos y los mayores mientras tenían que xubir y baxar aquechas pedreras del Pontón de Maera. O dir pa las caserías pel invierno y primavera, a mañana y a la terdi, calzaos con tales tormentos en los pies, munchas veces, con aquechas madreñas fechas per aficionaos, si nun había cuartos pa otras meyores que nun mancaran. Más de ún prefería andar desquelzu. Por eso las madreñas, ¡qué duda cabe!, hasta facían hablar a unos cuantos.

El ferriru Santandrés:
Vicentín

por Getino

Siempre m'alcordaré de los años de Santandrés: cómo mos prestaba a los mozacos dir pa la faragua de Vicente (Vicentín), y colaborar dando la manivela del ventilaor, mientras Vicente, a golpes de martichu, daba forma  a los fierros que chisporrotiaban brasas a to meter, y quemaban a ún,  si nun andabas listu.

Isti  buen paisano nun yera ferriru oficial, pero tenía una faragua, que nun yera los fornos ingleses, pero con lo poco que sabía y los medios de que disponía, arreglaba picachones, calzaba picas, facía trenzos pa las cuadras, puntiaba pistolos pa las canteras, y recuerdo que, con una clavera, facía clavos pa madreñas. Yera la salvación pal pueblu...

Las primeras faraguas caldiábanse con carbón  vexetal, pero esti combustible  nun igualaba en calorías  al  carbón de Sama que alixeraban  en la estacion de Navidiecho a los trenes pa que las máquinas xubieran a  La  Perruca  mas aliviás...,  (más lixeras de pesu, vamos...);  una caballería  de nuiche facia el transbordu a Santandrés....

Na más encender el brasiru

Prendía la faragua Vicente, y ya tábamos toos por turnu riguruso a cual primero se agarraba a la manivela: ahora yo, depués  tú... Y Vicente ponía  paz y dicía: labor de niño es poco, pero el que la desprecia es un loco… Nun tábamos libres del peligru de meter una mano nas aspas del ventilaor, pero ya tábamos muy camentaos, pa que tal cosa nun ocurriera.

La faragua yera una  especie de mesa cuadrá, con un ventilaor nel estremu; ésti tenía unos engranes como las caxas de cambios de los coches, y a una vuelta de la manivela que tenía la empuñaúra de maera, las aspas daban cincuenta más apriesa, por aquel sistema de engranaxes; total que la faragua  nos distrayía a nosotros, y ayudábamos con aquella distración  al ferriru.

Vicente sabía munchas cosas, y dicia:  Mal ferriru, mal carbón, canta cantares, Antón… Porque la cosa yeran las midías, si te enquivocabas: la midía del carpintiru; abundante; la del  ferriru, escasa..., diz el refrán. La razón ye clara: el fierro siempre se podía  achargar un poco; pero la maera, si quedaba escasa, nun había remediu, y fastidiabas la pieza. El trabayu del ferriru nun yera fácil tampoco, tenía su secretu

Hasta que'l fierro tuviera caldia bastante

Los días que Vicente prendía la faragua, ya tábamos  toos formaos pa dir a rabilar. Lo primero que facía con unas estietsas secas y unos carbones apagaos del dia anterior, yera facer brasa, dando muy despacio la manivela, porque al meter munchu oxígeno con el ventilaor, despidía un fumo blanco muy espeso que apagaba'l fuíu.

Una vez que tomaba caldia'l brasiru, con un  fierro tsergu  amontonaba'l carbón, dexando un respiraíru pa que l'aire que impulsaba'l ventilaor s'escombutsera, y así conseguir un másimu de calorías hasta que'l fierro quedara tan roxo como las brasas del fogón. El tubu'l ventilaor  acababa nel centro la faragua, y tenía una rexa de material refratario, peronde cayían las escorias sin que la faragua se apagara. De vez en cuando, el ferriru mandaba  acelerar un poco, o dir más sele.

Cuando Vicente creyía que'l fierro taba ya caldiéu bastante pa modelalu nel yunque, dicía: ¡atsá voy, atsá voy…! Nosotros apartábamonos de golpe, mientras él diba corriendo con el martiitsu de bola, pa que nun enfriara; gustábamos ver cómo a fuerza de martietsazos, diba tomando forma  el fierro, y lo que taba faciendo. Nesta tsabor, yo siempre me tsamó muncho l'atención  que nunca daba más de cuatro martietsazos seguíos, y ya dexaba cayer el martiitsu nel yunque, dos veces muy leves, como si fuera pa descansar y ver cómo lo taba faciendo.

Y hasta que fierro ruxera, la templaúra

Después que ya tenía moldiéu'l fierro, venía lo que los ferreros tsamaban la piedra filosofal: el temple, aquí taba el quiz de la obra. Sacaba'l fierro caliente otra vez pa templalu, metiéndolu nel caldiru d'agua frio, no sin antes meter los deos pa ver la temperaúra'l agua, pues nun podía tar caliente. A nosotros prestábamos ver ruxir el fierro, metiendo ruyíu al chocar con l'agua; despidía una especie de vaho, y un olor muy reru.

Pa que'l temple fuera correutu, tenía que xubir una especie de nubina ablancazá hasta la cúspide de la ferramienta. Y repetía la operación per segunda vez, y esta vez la nubina yera lo mismo, pero de color azuléu; xubía a la misma velocidad que l'anterior, y desapaicía pol mismu sitiu.

Una vez fecha esta operación, y mirando con to'l interés esto que había salío bien, ya nun calentaba más el fierro; limábalu pa desbastar los rebordes, y ya lu metía na presa d'agua corriente que altravesaba'l tsugar naquel entonces.

La faragua, tsugar de filanguiru

La faragua de Vicente yera el centro de reunión del tsugar. A esto había que añadir la dosis de buen humor, pacencia, y dichos del ferriru, que siempre soltaba alguna de las sós. Un día vieno un paisano d'esos que lo saben too y dixo-y: - ¿cómo tienes esas calzaúras arrimás al horro? van a xubite los ratones. Y contestó-y Vicente: - ¡No, nun las punxe pa que xuban, púnxelas pa que baxen! L'utru quedó muy conforme.

Otra vez fexo unos tornos pa una grae, y claro,  andaba  esquesu de material, yeran trenta tornos, y nun salieron muy uniformes toos etsos. Pero como'l que paga esixe, cuando Vicente notó la desaprobación pol intereséu de lo que y-había fecho, antes de que l'utru hablara espetó-y: - Los tornos pa una grae nun son un díu pa un sentu… Y l'utru quedó conforme tamién....

Ver el pueblu de Santandrés

Volver a pueblos

ÍNDICE alfabético de materias

Pasar a información cultural