Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

Marina Fernández González
(I)

Marina ye una de esas muyeres de los pueblos de montaña que nun sabe lo que ye l'aburrimientu a sus bastantes años: nel tiempu que y-dexa la güerta, las pitas y los gatos, pinta cuadros, escribe versos n'allerán de Santibanes, recueye refranes n'asturiano más fino de pende abaxo, escribe en castellano puro (si fay falta), cavila, siente la riestra de los días en ca rincón de la cocina.

O agüeya pe la ventana con la ilusión colgá de los altos vaqueros de La Carisa y El Rasón, recordando sus años de más moza.

Pero, sobre todo, las muyeres como Marina, nel silencio de un tsar medio apaguéu tras el curtarón de una puerta; o apigazando tras los cristales afuracaos de una ventana, sin más butsiciu que'l que fayen los gatos al mor del fuibu, tienen hoy valor doblado.

Esas muyeres como Marina, y homes como Fernando, son hoy verdaderos archivos de sabiduría popular, a los que nunca pagaremos ya del todo su cultura asturiana, grabada en el ordenador de su memoria muchas décadas atrás. Sus sienes encanecidas se diría que se fueron volviendo plateadas, o doradas, en premio a su saber inmemorial.

¡Cuántas páginas, cuántas megas de ordenata, se llenarían con las memorias plateadas de todos nuestros paisanos y paisanas de los pueblos! ¡Qué patrimonio infrautilizado también! Frases, dichos, expresiones sentenciosas, experiencias históricas, lecciones de trabajos comunales, ejemplos con los recursos naturales, coplas amorosas, romances pastoriles de las brañas, léxico asturiano, toponimia...

O repertorios orales de fitoterapia, hidroterapia, geoterapia, talasoterapia, helioterapia, logoterapia..., que con tanto bombo y platillo se esfuma como gran novedad ahora. La única farmacología entonces sigue en la memoria de nuestros mayores en los pueblos. Sería cosa de estudiar y comprobar...

Pues que sigan tan lúcidas tras sus cuartarones y ventanas. Y que sigan con su terapia. Por ejemplo, en Marina nun hay tiempu pa la depresión: siempre ta ocupá faciendo cualquier tsabor.

Basta picar al cuartarón medio zarréu tras la quintana, y ya sal Fernando (el so hermenu) pa tsevantar la tarabica, p'abrite la puerta, y pa invitate a pasar dientro ente tantos cuadros adornando las parés, inscriciones xuiciosas, tayuelos de maera, arcas enterizas, ferramientas, aperios de trabayar...

Y ya apaez Marina con la gracia de siempre. Con la ilusión de las mozacas, cuéntate lo último que ta escribiendo, la penúltima entrevista que y-ficieron los de telecinco, las poesías que y-publicaron na revista de Morea, los tsibros que ta tseyendo (Rosalía de Castro, Bécquer...), o los últimos refranes que acaba de copiar na tsibreta, na que ya va pel númeru 1950.

Con Marina y Fernando nun se aburre ún: falamos de plantas, de la nielda pa las muyeres, de l'abeyera pa dormir, de la carquexa pal reuma, de la rúa pal esterismo, del pericón pa los cólicos, de la muega pa las truchas, del lique pa cuando ún ta griposu, de la xistra pal estómago, del oriégano pal picadietsu, del apio pa espabilar los homes...

Y nun mos aburrimos en toa la mañana con la riestra de refranes aprendíos pe los dos hermanos de sos pais y güelos al mor del fuibu, ya fay d'etso munchas seruendas: "Nun te fíes de pirru que nun tsadra, nin de guetu que nun maya"; "Cielo empedriéu, cuarentayocho horas y ta moyéu"... Así hasta ya casi los dosmil.

Con Fernando y Marina enchimos la tsibretina pa pasar al ordenata en unos cuantos días, hasta que golviamos per más. Dexámos-yos unos suspiros de unto de los que fayen las otras güelas de La Pola, y quedamos pa utru día se seruenda, pa cuando se cumpla aquetso del "día toos los santos, la nieve pe los cantos".

Golveremos pe la leción siguiente, al tiimpu que vamos cavilando en los tsibros que se podrían escribir con las memorias de tantos paisanos y paisanas con la paciencia, la amabilidá y los repertorios asturianos de Marina y de Fernando..

Pasar a una poesía de Marina

Volver a ÍNDICE de contenidos

Trabajos y publicaciones del autor:
Julio Concepción Suárez.