Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez
 

" Cuando sale la luna
se pierden las campanas
y aparecen las sendas
impenetrables.
Cuando sale la luna,
el mar cubre la tierra
y el corazón se siente
isla en el infinito.
Nadie come naranjas
bajo la luna llena"
(Federico García Lorca)

Con la lluna llena:
(la tsuna tsena)

Una serie de creencias (discutibles o no por profanos y científicos), sostienen los campesinos y lugareños de los pueblos, hoy muy claras todavía para los vaqueros y los pastores que siguen subiendo a las caserías de primavera y puertos altos de verano. Ellos siguen guiándose de forma inequívoca por los ciclos de la luna: luna nueva, cuartu creciente, luna llena, cuartu menguante. Y aún distinguen: primer creciente, primer menguante, segundu menguante...

Resumimos unas cuantas convicciones al azar, escuchadas y comprobadas en los pueblos (pequeño diccionario en progreso). En Lena, como en tantos conceyos de montaña o junto al mar, sigue muy arraigada y practicada la ceencia por campesinos, ganaderos, pescadores, marineros....

Aperios y preseos
Todos los aperios y preseos (los utensilios y aparejos del campo) se empiezan a cortar tras la espera escrupulosa de la luna llena, y mejor ya bien entrado el segundu menguante: cibietsas, reyeras, calzaúras, caidones, collerones, guiás, tsabriegos, angarietsas, varas pa las carriechas, forcones, pértigas de dumir, cebatos y cebatas, corzones, araos, cambietsas, blimas, costeros, mangos... En otro caso, la duración será mínima, la resistencia nula, el tiempo y el trabajo, perdidos.
Cortas, entresacas
Las cortas y entresacas de madera nunca han de ser al creciente ni en luna llena: puede secar la planta (el tueru, la cepa), o puede retrasar mucho el crecimiento. El rabiel estropearía la madera también.
Coyeúra
Todas las cosechas (espigas, patatas, maíz, ablanas...) ha de hacerse en menguante: se conservan mejor por el año, maduran antes en el granero o nel horro, pudren menos, están más suaves y de mejor paladar al comerlas.
Cuchaúra
Suelen echar el cucho (cuito) en menguante también. Con el creciente queda duro al distrubuirlo, escariotao, apelmazao, en tarrones... Ya no sale flojo, esponjoso, de la pila, del cuchiru. Ya en las carreñás, carraos, se va a resecar y no se distribuirá bien ni uniforme por la pradera. Por eso esperan al menguante, sobre todo pa esparder y para pasar el cebetu y deshacerlo completamente unos cuantos días despues de esparder. Dicen que en creciente nun lo toma el terreno, y va a encontrase de nuevo entre la yerba a la hora de segar.
Eras
Plantadas las semillas (las eras) en creciente, y sobre todo con luna llena, una vez que echan el tallo brota directamente el espigu y la flor sin desarrollar fruto alguno: hay que arrancar la planta y tirarla (cebollín, ajos, puerros, berzas, repollos.
Esquilaúra,
corte pelo
Se corta el pelo a los animales (serdas, crina, tsana...) en menguante: queda más fino, crece menos, pero más igualado, con mejor pelaje..., que si se hace en creciente en tsuna tsena. Los animales pasarán menos frío también en primavera. Y lo mismo se hacía con las personas, sobre todo con los guajes: cortábas-y-os el pelo en menguante pa aforrar perras, pues el corte duraba más tiempu, crecía menos, pero más fuerte..
Femas.

Tras la luna llena, cuando empieza a menguar, al cuartiar a menguante -que dicen los campesinos-, empiezan a parir las madres de todas las especies ganaderas: vacas, yeguas, oveyas,cabras... Aún cuando estén fuera de cuentas desde el comienzos del creciente, no suelen parir (salvo excepciones) hasta que cuartia la tsuna tsena: cuando empieza a menguar. Y así, durante todo el menguante y un par de días siguientes a la tsuna nueva, siguen pariendo todas las hembras: incluso se adelantan a las cuentas del paisano.

Heridas
Curan peor las que se producen en creciente o luna llena: tienen peor carnaúra, inféstasen por poco, nun cierra la herida, resquebraja... Comienzan a mejorar en menguante.
Insiertos
Tampoco se insierta en creciente: dicen algunos paisanos que tantos años tardará en dar fruto el árbol insertáu, como días tenga la luna contando desde la tsuna nueva. Es decir, que si pasan los 15 días (puru creciente), hasta 15 años de retrasu. El injerto debe ser cortado en menguante; y el árbol, injertado en menguante también, aunque el injerto se haya conservado largo tiempo sin luz, por razones de floración, retraso de la primavera, etc. Lo ideal, en pura luna nueva: sin luna (la famosa C reducida a una silueta estilizada, antes de convertirse en D). Los injertos dan fruto enseguida..
Maeras
No se pueden cortar en creciente: apulían en los teyaos y tillaos (tremes, pesebres, vigas, ripia, cabrios...), rajan en utensilios, herramientas, pudren en las xebes, nun pelan en los varales y estacas, postes... Los mejores menguantes pa las cortas, el de setiembre y el de enero.
Mangos
Impensable cortar un mangu en creciente (abidul, ablenu, tsamera...): dobla, raja, queda ásperu al tacto, contraforgusu, estilla... Y apulía, dura menos, saca brendas, queda sin resistencia.
Mareas
Suben las mereas con más fuerza en la luna llena. Y danse las mareonas del otoño y del invierno sobre todo: varios metros pueden alzarse en ocasiones sobre los muros de los puertos. En luna llena se cubren las playas y litorales de espesa maleza removida desde las entrañas de las aguas.
Podaúras
Se poda siempre al menguante: los tocones no sangran, cicatrizan bien, no seca el tueru. Especialmente sensibles, los nozales: podaos en creciente sueltan un grueso goteo durantes varias horas que, según el grosor del tronco, puede convertirse en fino chorro amarronado que desangra peligrosamente el árbol. Buen cuidado tienen los paisanos con la poda de los nogales..
Samartinos
En creciente o tsuna tsena la carne pue perdese: los gochos sangran menos, cuaya la sangre, sala peor la carne, los xamones nun sueltan la gota, el magro nun toma el pimientu, nun pega al amasalo na masera, aviéntase al curalo al fumo... Bien se preocupaban las amas de casa de matar nel puru menguante, o un día o dos antes a too más, de forma que el samartín se terminara de facer (salar, embutir, colgar...) al comienzu del primer creciente.
Semaúra
No se puede binar ni sembrar en creciente: la aradura queda áspera, resquebraja la tierra, enraíza mal la semilla, se producen muchos terrones, de forma que se hace peor la satsaúra y la arradiaúra. Y la simiente es esparcida por los más expertos en menguante: escanda (fisga, pavia), patatas, maíz...
Sidra
Imposible hacer nada en creciente para una sidra fina, limpia, sabrosa, aromática: saldría avinagrada, fila, gorda, pegajosa al paladar y a la garganta. La manzana daría menos dulce y más borra. Lo mismo para corchar, trasiegar... Siempre con buena xelá, en menguante o tsuna nueva, en día despeyáu, sin aire, sin viento sur...
Trasplante
Aunque tiene menos importancia que en los semilleros, el transplante desde la era o semillero se prefiere también en menguante, o, por lo menos, sin luna llena. Para el arbolado, sigue la teoría de los días pasados desde la tsuna nueva: tantos días de creciente, tantos años de retraso en dar frutos.
Vacas
Con la luna llena y en creciente, las vacas que nun agarran (no quedan preñadas) andan tsuniegas: salen toras (en celo) pero no engendran. En ocasiones el ganadero tiene que terminar por venderlas.
Xente

Con la luna llena, la xente anda más alterá: hiperactiva, duerme menos, despierta a media nuiche en sin saber por qué, se irrita por poca cosa, tiene más accidentes domésticos...

 
"La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño".

(Federico García Lorca)