Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

 

"Somos lo que hablamos...
El lenguaje es el reflejo
de lo que somos.
Vivimos en las palabras
y con las palabras"
(Luis Castellanos).

    El lenguaje habitado:
    la vida en las palabras
    que usamos a diario

    A modo de síntesis previa, unas palabras sobre estos términos y conceptos. Desde hace unos años, nuevas palabras se vienen usando, que enriquecen de forma notable el estudio del lenguaje aplicado al paisaje: léxico y toponímico, lo mismo da; palabras del diccionario, palabras del terreno, palabras que no están recogidas en sitio alguno (de momento).

    Son términos, o expresiones, como: lenguaje habitado, palabras habitadas, poder de las palabras, palabras positivas, palabras negativas, palabras creativas, lenguaje de los nativos, inmersión lingüística local, sensibilidad toponímica, riqueza toponímica, paisaje toponímico, hablas milenarias...

    En fin, todo un vocabulario muy útil a la hora de poner en valor el poder del lenguaje en las diversas situaciones comunicativas por las que vamos -o van, o fueron otros y otras- pasando de la mañana a la noche; de la infancia a la madurez y a la vejez; y desde remotos tiempos preindoeuropeos hasta el lenguaje más tecnificado y digital del milenium.

    Y, todo ello, desde que autores como Luis Castellanos, sobre todo, difundiera en sus libros, artículos, conferencias..., esa sucesión de aplicaciones a la vida diaria, a la enseñanza, al aprendizaje de menores o mayores.

    Otros autores y autoras siguen divulgando estos términos y conceptos, en su dimensión multidisciplinar: aplicaciones didácticas, sociales, sicológicas, laborales, empresariales, directivas, coach-coaching..., y similares. Sirvan unos cuantos ejemplos alfabetizados.

      • "Acciones habitadas... Las palabras son habitantes cómodos o incómodos y, al mismo tiempo, son tus calles, tus paseos, tus ríos, tus mares, tus tormentas, tu refugio... Las palabras diseñan el lugar en el que vas a vivir. Las palabras son el lugar en el que vives" (Luis Castellanos).

      • Arte de habitar las palabras... Con el lenguaje positivo... la palabra adquiere nuevos poderes que pueden cambiar nuestras mentes para siempre... El arte de aprender a habitar nuestras propias palabras y nuestras acciones" (Luis Castellanos).

      • Compartir las palabras habitadas... El lenguaje, las palabras que compartimos, es el vehículo que nos permite asombrarnos de lo que somos capaces de crear. Hoy más que nunca es necesario fijar nuestra atención en el lenguaje mismo, en lo que cada palabra dice o deja de decir de nosotros... Poner en circulación el lenguaje empieza en la educación puesto que una palabra adecuada, habitada de una manera adecuada, puede beneficiar a millones de personas" (Luis Castellanos)

      • Cuida tus palabras y ellas cuidarán de ti“ (Luis Castellanos)

      • Diálogo interior, el habla interna silenciosa... Las palabras positivas tienen tal relevancia en el cerebro que nos permiten cambiar nuestro estado de ánimo, estar más atentos o más concentrados, al tiempo que nos ayudan, usando ideas positivas, a pensar y a planificar creativamente mejor nuestras acciones futuras. El lenguaje positivo educa... la vida por dentro...; las palabras positivas de nuestra habla interna" (Luis Castellanos)

      • "Efectos instantáneos... Lo que queremos hacer comprender a las personas que trabajan con nosotros es que el lenguaje lo llevan puesto. El lenguaje es un acelerador para incrementar lo que quieran en la vida. Los resultados, la satisfacción, la alegría, las relaciones. Entonces, como es algo tan obvio que nos pertenece y que está en nosotros trabajando exclusivamente con él se producen efectos instantáneos. Lo que hacemos  es proponerle un conocimiento instantáneo, ese tipo de preguntas enganchan. Es raro que alguien no quiera saber de sí mismo por lo que dice su lenguaje" (José Luis Hidalgo).

      • "El lenguaje nos precede" (Yolanda Reyes)

      • "Emails... En lo que escribes puede haber automatismos pero también otros aspectos los pues cuidar más, como el encabezamiento o el final de los emails. Piénsate eso, sé creativo y positivo ahí. Piensa un buen final para los mails de hoy o de esta semana. A ver si la contestación es diferente, a ver si has provocado algo distinto" (Diana Yoldi).

      • Emociones, sentimientos... Las palabras están vivas. Tienen contenido. Tienen alma, energía y trascendencia. Las palabras contienen emociones y sentimientos. Son capaces de alegrar un corazón y también de hacer mucho daño. Habitar las palabras es darles conciencia, sentido y significado. Es vivirlas plenamente. Y el problema está en que vamos por la vida soltando palabras por la boca totalmente inconscientes y sin darles el valor que tienen. Hablamos sin parar. Pero no habitamos las palabras que decimos. Ni las que nos decimos a nosotros mismos ni las que les decimos a los demás” (Patricia González).

      • "Energía... Lo más importante del lenguaje, y del lenguaje positivo y de las palabras positivas, es que te están dando una energía que antes no sabíamos que venía del lenguaje... Eso es muy importante para los chavales. Es decir, que se den cuenta de que su propio lenguaje activa la vida" (Luis Castellanos).

      • "Escucha habitada... Expresar el interés y la curiosidad por la opinión de otra persona y entrenar una escucha atenta y generosa" (Luis Castellanos).

      • "Habitamos un hogar, un coche, nuestro grupo de amigos... Y no nos damos cuenta de que uno de los indicadores que más nos favorecen en la vida es el lenguaje que llevamos puesto. Nos parecemos mucho a lo que decimos y a lo que callamos. El lenguaje talla el rostro de quien tenemos delante" (José Luis Hidalgo).

      • Habitar las palabras..., habitar las acciones... La construcción de nosotros mismos... Una historia que construimos con nuestras experiencias, recuerdos relaciones y, por supuesto, con nuestras palabras... El lenguaje para la vida, el empoderamiento lingüístico..., tanto en el plano individual como en el colectivo... Potenciamos con la fuerza de las palabras positivas.... la capacidad de crear buenas historias de vida" (Luis Castellanos).

      • "Hablar es habitar el mundo" (Luis Castellanos)

      • "¿Izquierdas..., derechas...? Yo también creo que la humanidad se puede dividir básicamente en dos tipos de personas: las que son empáticas, se interesan por los demás e intentan construir sociedades progresivamente más tolerantes, menos violentas, más igualitarias en el reparto del poder; y aquellas que sobre todo intentan mentener su propio poder y el de su clan. Y creo que esa lucha ha existido desde siempre: ya en las cavernas debía de haber trogloditas cuya estrategia de supervivencia se basaba en la colaboración, en cuidar a los enfermos y repartir la comida, y otros individuos que para sobrevivir escogían la depredación y le aplastaban la cabeza al más débil para arrebatarle su trozo de mamut... Pero en el fondo... de todo..., en el centro del corazón de cada persona, creo que subyace esa nuez esencial de nuestra postura ante la vida: que tu estrategia de supervivencia pase por el respeto al otro o que tu absoluta prioridad sea acrecentar tu poder. Por cierto: ampararte ciegamente en un grupo es también una manera de elegir el poder, aunque la ideología que dices sostener pretenda salvar a la humanidad... ¿Izquierdas o derechas? Yo prefiero ser librepensadora y aprender de mis admirados Montaigne y Voltaire" (Rosa Montero).

      • "La consecuencia que tiene habitar las palabras es que nos hace más creíbles y más coherentes. Te ves reflejado en lo que dices y desde fuera se reconoce mejor" (Diana Yoldi).

      • «Las palabras son poderosísimas. Pueden llegar a determinar el rumbo de nuestro pensamiento, nuestra actitud ante la vida e incluso, nuestra salud y longevidad...; el uso de determinadas palabras (o la ausencia de estas) en el día a día puede suponer la diferencia entre el éxito y la derrota en cualquier ámbito... El lenguaje nos permite gestionar nuestra propia inteligencia... Si nos parece normal dedicar todos los días un tiempo a cuidar nuestro cuerpo, a asearnos, vigilar nuestra dieta o hacer algo de ejercicio, ¿por qué no dedicar también a cuidar cada una de nuestras palabras?» (Luis Castellanos).

      • "Lenguaje habitado... Nuestras palabras pueden ser nuestro peor enemigo o nuestro mejor aliado...; existen palabras Caín y palabras Judas... Pero... existen palabras habitadas, ésas tienen el poder de difundir amor, bondad, generosidad..." (Luis Castellanos)

      • "Memoria literaria, la historia habitada... El tiempo de la literatura confirma una memoria de la experiencia humana, un saber de siglos... La memoria no es sólo un cultivo de héroes y hazañas, de victorias y derrotas. Es bueno defender la memoria y la historia porque debajo de las tragedias y las dignidades está el tejido de la vida cotidiana, la respiración de la gente que se ha levantado amanecer tras amanecer para existir, desayunar cuando ha podido, trabajar, enamorarse y tener hijos. Olvidar el pasado en nombre del instante significa un modelo de irse del tiempo como relato humano para convertir a los individuos en mercancías prescindibles... Al hacerme lector, me hice heredero del tiempo de mis mayores. Formo parte de un relato del que no quiero irme. Es mi Constitución, un libro abierto y en marcha" (Luis García Montero).

      • "Nos guían las palabras... Cada palabra define el rumbo que elegimos en nuestra vida..., la forma en que hacemos frente a lo desconocido. Las palabras pueden ser obstáculo que se interpone en nuestro camino o todo lo contrario, una ayuda inestimable para alcanzar nuestras metas..., una herramienta de gran utilidad para hacer frente a esas fuerzas destructivas" (Luis Castellanos).

      • Paisaje verbal toponímico habitado... La interacción entre comunidad y paisaje adquiere una dimensión recíproca: existe una apropiación cultural del espacio..., en virtud de la cual, éste es traducido al lenguaje y la práctica de la comunidad; e, inversamente, la expresión individual se enriquece y expande mediante la constante referencia a un fondo común, más vasto, más antiguo y más sabio que la vida personal" (Pascual Riesco Chueca)

      • Palabras gastadas, devaluadas... Y nótese que he empleado la palabra "negociar", otro término devaluado como "consenso", "diálogo" o "gobernabilidad", vaciados de contenido al haber deschado entre todos el objetivo del bien común. Si el interés general es una simple moneda de cambio, emplearás como Iglesias la palabra "acuerdo" para esconder lo que deseas en realidad, un ministerio... Porque las palabras se gastan y pierden credibilidad cuando el lenguaje va por un lado y la realidad por otro, o cuando la ficción triunfa sobre la realidad hasta recrearla por completo, inventando conceptos como ese "Gobierno de cooperación" de nuestro taimado presidente en funciones. La ausencia del bien común devalúa las palabras, y cuando estas se empobrecen, la complejidad se simplifica y lo sencillo se complica. Todo forma parte del a misma desvitalización de la política" (Máriam Martínez-Bascuñán).

      • Palabras habitadas... Cuando elijo una palabra... ésta puede modelar mi visión del mundo" (Luis Castellanos)

      • "Palabras habitadas..., el poder de las palabras... Descubrir el poder de las palabras es descubrir el poder y la capacidad que tenemos para involucrarnos... en tareas comunes que transformen historias y transformen, y hasta puedan salvar vidas. ¿Para qué sirven las palabras hoy en día? El lenguaje responde a esa pregunta: sirven para impulsarnos a habitarlas y con ellas a construir acciones habitadas que cambien el mundo" (Luis Castellanos).

      • Palabras negativas, Las negativas comprimen. Digamos, de alguna manera, lo que hacen es reducir tu campo de visión del mundo. Las palabras negativas lo que hacen es que extienden de alguna manera… Atrapan tu memoria, atrapan tu tiempo y hacen que todo eso te dure más” (Luis Castellanos)

      • “Palabras positivas, la energía del lenguaje...; ayudan a construir la personalidad. Es decir, nosotros construimos la personalidad palabra a palabra. Construimos nuestra memoria palabra a palabra. Construimos nuestros sueños palabra a palabra. Por tanto, lo que está aportando es que nuestra personalidad, aquello que nosotros vamos a ser en un presente y en un futuro, va a construirse con unas palabras que nos pueden ayudar... Aporta la capacidad del cerebro de ser más rápido, de estar más atento, de estar más concentrado. Aporta energía, aporta creatividad... (Luis Castellanos).

      • Palabras positivas y creatividad... Las palabras positivas..., te hace estar mucho más atento, te hace estar mucho más concentrado...; te hace tener... más energía, te hace ser más inteligente, te hace buscar recursos creativos en la vida. Te abre la vida. Te da energía para abrirte a un mundo, para buscar soluciones, para encontrarlas… Es decir, te hace mucho más inteligente. La inteligencia es nuestra capacidad de encontrar futuro. En definitiva, el lenguaje positivo es la capacidad de encontrar futuro diferente al que hoy en día tenemos (Luis Castellanos)

      • "Poder del lenguaje..., la fuerza de las palabras en la educación, porque sabemos que hay palabras que determinan el rumbo del pensamiento y la actitud ante la vida... Es nuestro cerebro el protagonista que activa, a través del lenguaje positivo, la energía que tenemos para desarrollar al máximo nuestro potencial... El lenguaje puede ser nuestro aliado en esta construcción de nostros mismos y de nuestra historia vital" (Luis Castellanos).

      • Soluciones por las palabras habitadas... Necesitamos abordar desde el lenguaje la capacidad de ver los problemas y desde las palabras, una a una, encontrar las soluciones" (Luis Castellanos)

      • "Somos lo que hablamos... El lenguaje es el reflejo de lo que somos. Vivimos en las palabras y con las palabras" (Luis Castellanos).

      • "Vivir en las palabras... La vida es un recorrido a pie con las palabras que llevas puestas... Andando con tus palabras miras, ves y respondes al mundo que te rodea. La palabra es un lugar, un espacio ocupado y por ocupar por tus acciones..., según la forma que quieras dar a esa habitabilidad" (Luis Castellanos)

    En palabras más poéticas de Luis García Montero: