Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

.

A la falda del Cotséu l'Oro:
la leyenda del pote de oro

Publicada en el libro
Por los pueblos de Lena,
(pp. 220)
Ed. Trea. Gijón.
Julio Concepción Suárez

La historia de Vache-Zurea ha de comenzar en el entorno de los nombres prerromanos, a juzgar lo mismo por los nombres del suelo que por arraigadas leyendas a la pesquisa de preciados minerales en torno a los misterios de La Pena Chago, El Puzu Chago, Brañavalera...

Por una parte, sobre el poblado, al norte, está La Corocha: altozano en el límite con Tiós, en el que se dice que hubo un molín de viento, sin especificar más funciones. Desde La Corocha se divisan otros curuchos, corochas, castros y castiechos..., en las dos direcciones del Payares, de Güerna y del río Lena, por ambas cimas y cordales.

Por otro lado, justo sobre Vache, saliendo al alto que da a Tablao y a Chago, está El Cochéu l'Oro: collado en la cumbre divisoria, con una larga tradición de excavaciones en busca de mineral de oro, ricas vetas que prometían fortunas, tesoros escondidos, etc., etc.

Pero como resultado de todo ello, sólo queda a la vista un conjunto ramificado de zanjas, más o menos profundas, entre El Chagüizu y las calizas del Escureo.

Motivados por el nombre o no, entre los vecinos de Vache sigue la tradición del oro: uno de los bisabuelos -cuenta la voz popular- llegó a encontrar un misterioso pote muy pesado sobre los altos del pueblo.

En principio -sigue la voz-, el casualmente afortunado bisabuelo creyó el pote lleno de ceniza de algún tsar (llar), por lo que lo vació en el suelo con el fin de aprovecharlo para casa; y, sin más cuidados, se puso a dormir la siesta, pues el día estaba nublado y había poco que facer.

Cuando el anciano despertó a media tarde -continúa la misma voz-, había salido el sol: entonces, se dirigió a recoger el pote, y observó que los destellos entre las cenizas derramadas le cegaban la vista. Asustado, los recogió de nuevo y los llevó al poblado, donde le confirmaron que se trataba de polvo y pepitas de oro de excelente calidad.

La trama oral sobre el pote y el oro tiene otras versiones, con el mismo núcleo de sentido y el mismo lugar bajo Chago: El Cochéu l'Oro.

Volver a Esquisa literaria

Otras leyendas asturianas

Volver a ÍNDICE alfabético de contenidos

Volver a información