Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

“Todo este concejo está muy cultivado y poblado –dice en otro lugar. En el valle alto o de Valgrande el cultivo casi se reduce a prados en que se recoge algún heno para entretener los ganados en temporadas de invierno en que las nieves cubren el pasto...” (Diario V). “Pajares…, Flordacebo…, Llanos de Somerón…, a una y otra parte multitud de prados, y algunas tierras de centenos, desde las cumbres al pie de los montes” (Diario II)

Jovellanos y Lena:
centenario organizado
por el IES Benedicto Nieto.
Biblioteca del Instituto.
Inauguración a cargo
del Presidente del Foro Jovellanos de Gijón:
Jesús Menéndez Peláez .

 
El proyecto de Jovellanos
para una carretera por el Payares
suponía el inicio del desarrollo moderno
para la región asturiana
en su conjunto
y para el conceyu Lena,
en particular.
 
 
Muy interesada
la estudiosa alumna
en plena sesión de trabajo
en la biblioteca

 
Y el grupo de amigos y amigas,
cada uno con sus preferencias
a la hora de compartir
lecturas, gustos, opiniones...
 
La exposición sobre Jovellanos:
publicaciones, documentos, grabados de la época,
alguna fotografía antigua...,
lo que pudimos cosechar durante un año
de trabajo en equipo.
 

Las carreteras
en los siglos XVIII y XIX:
en realidad, por la vertiente asturiana,
se trataba de pendientes y malos caminos
simplemente empedrados,
para viajeros a lomo de caballerías;
o para pequeños carros del país,
carreñas, forcaos... .

“[Pasado el puente de Santullano…] Entra el mal camino y malo de construir por lo pendiente y deleznable del terreno a la parte de la derecha y lo atacado del río de Lena a la izquierda…" (Diario V)

 

La barrera geográfica de la Cordillera Cantábrica
suponía una seria dificultad
para las comunicaciones
entre la Meseta Castellana,
el centro regional y el mar.

 
Como se observa,
entre el centro de Asturias
y Castlilla
aún no existía
camino de rueda (carros y carretas):
sólo caminos arrieros,
a lomos de caballerías .
 
La fama de los arrieros
en el Norte
peninsular
 
Baltasar Melchor Gaspar
María de Jovellanos y Ramírez
 
La firma del ilustrado
 
La Antología
de Jovellanos
 
Las olvidadas viñas
de los pueblos lenenses:
las alaba Jovellanos
en uno de sus viajes

“Se ven por todas partes en este concejo muchas parras silvestres en los setos, no sólo a orillas del camino, sino en todos los de la ladera. En algunas partes, enlazándose con los alisos, fresnos y castaños, forman bellísimos festones, porque sus hojas toman por este tiempo diferentes colores, desde el amarillo hasta el sanguino: prueba clara de que hubo por estas laderas muchas viñas en lo antiguo. Aún se ven estas parras hacia el puerto, y señaladamente en Llanos de Somerón” (Diario V)

 

"En el lugar de Campomanes se halla muy decente posada, con cuyo auxilio y el de una muy cuidadosa y limpia asistencia... Allí tuvimos, entre otras cosas, regaladísimas truchas, buena leche y excelente fruta; y vea usted que nada nos faltó para hacer una cena bucólica de las más agradables de todo el viaje” (Carta III, p. 58)

Lo que dice Jovellanos
de las posadas
de Campomanes
 
El Instituto
de Jovellanos
Gijón.
 

Pero construir una carretera de carros
por el Payares, debía ser
tarea difícil con los precarios recursos de
doscientos años atrás

“De Pajares a Posadorio se puede hacer fácilmente el camino; de allí a acá, muy difícilmente: es inmenso el desnivel. No hay más remedio que meterse bien en la montaña al tomar los ángulos entrantes para desmentir el desnivel. Hay la ventaja de que el terreno es firme, las peñas pizarrosas, areniscas y fáciles de cortar, menos algunas tongadas de jaspe negro cruzadas de cuarzo. Las piedrezuelas desprendidas de la montaña afirman el piso. Pero todo es bello a una y otra parte, todo sublime, todo grande. Si se hace este camino será el encanto de los viajeros, singularmente de aquellos que sean dados a la contemplación de la Naturaleza” (Diario V).

 
La vida
de Jovellanos
 

Y, al otro lado del Payares,
llega el viajero al Monasterio de Arbas:
abierto en tiempos de Jovellanos

“Situado en el monte de Valgrande, vertiente de León, y separado del camino real, está la antiquísima colegiata de Santa María de Arbas del Puerto que otro tiempo fue monasterio de canónigos reglares… El abad y canónigos, únicos moradores de aquel yermo, vi­ ven solos sin más trato que el de sus amas y sepultados por ocho o nueve meses del año en montañas de nieve, siéndoles muchas veces necesario abrir minas por bajo de ella desde sus casas a la iglesia, por estar absolutamente cerrada toda comunicación entre unas y otra ” (Carta III, p. 56).

 
La obra
de Jovellanos
 
Manuscrito del Proyecto
de Marcos de Vierna
para la carretera de Castilla hasta Gijón.
Pues Jovellanos no vio realizado el proyecto:
tendrían que pasar
otros cuantos años.

 

 

“¡Oh, Naturaleza!
¡Oh deliciosa vida rústica!
¡Y que haya locos
que prefieran otros espectáculos a éstos,
cuya sublime magnificencia
está preparada por la sabia y generosa mano
de la Naturaleza!
(Jovellanos)

 

ÍNDICE alfabético de materias