Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez
 

La Barraca:
La Pola

Resumen del libro
Por los pueblos de Lena
(pp. 297-298).
Julio Concepción Suárez.
Ed. Trea Gijón. 1995
.

Conjunto de casas a la entrada del valle Muñón, divididas por la vía de Renfe: unas, sobre la misma ribera del río en su cauce actual; otras, más arriba, arrimadas a la pendiente más abesea -a la izquierda subiendo-; todas ellas, en la misma desembocadura del riachuelo que baja del Alto Riosa. Llegó a tener 114 personas.

Por esa ladera izquierda del río, parten dos caminos: uno, sobre el mismo cauce, hacia los pueblos y la cumbre, por El Bayo, Santu Mederu, El Trechuru, El Venceyal ...; el otro, por La Rozadiecha hacia El Aramo, por Los Arqueros, Los Pumares...

La Barraca, hoy barrio de la villa mayor, a juzgar por el nombre, hubo de ser un poblamiento anterior al de La Pola misma: su posición en la confluencia de dos ríos, en la intersección de dos valles, en un cruce de caminos, sobre una fértil vega, etc., hace pensar en un lugar, siglos atrás, estratégico para cubrir la subsistencia mínima.

La propia voz se considera prerromana: tal vez, derivada de *barra , 'palo, pértiga', bien en relación con * bar-r , 'altura', o con * bar, 'agua'. A esta raíz, se sumaría el sufijo -aca , igualmente de origen prerromano (- acu ), asociado a la cultura celta por su frecuencia en la toponimia gala y francesa.

En Lena, el sentido despectivo que prevalece, aplicado a barra , habría dado como resultado esa voz barraca , con la acepción que ya poseía en el Diccionario de Autoridades: 'choza, vivienda rústica, para defenderse de las inclemencias del tiempo', etc.

En relación con otras voces prerromanas del entorno, como Muñón, Naredo, Lena ..., La Barraca sería el nombre con el que fueron designadas aquellas primitivas chozas sobre la ribera: rústicas viviendas, de madera, barrotes y barretas, blimas, poco duraderas, etc. Tal vez en algo semejantes a los ya casi olvidados voladros , y aquellas imprentas de estos pueblos. Se da la coincidencia de que otras 'barracas' están, igualmente, cerca de las aguas. Las casas relativamente mejores, más duraderas, vendrían después.

Con la llegada de los romanos, y tras el descenso de los altos, La Barraca supondría un lugar adecuado para la estancia prolongada, con las ventajas del río pequeño (el de Muñón), y lejos de los desbordamientos del Lena.

Algunos mayores de La Pola recuerdan haber oído en la escuela (hace unos 70 años) llamar al río de Muñón, el río Laredo : se trataría de otro nombre prerromano más, aunque no es posible confirmar esta noticia en la tradición del valle. Tal vez se trate de algún paralelismo establecido con su parejo Naredo , por el valle siguiente de Piedracea (sería una interesante coincidencia y divergencia al tiempo: Naredo / Laredo ).

Volver a pueblos

Otras publicaciones del autor:
Xulio Concepción Suárez
.

Volver a ÍNDICE de contenidos.