Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

 

Amieva:
poema
de Domingo Hevia Prieto

¡Oh!, zagales probinos los ponguetos,
que les cabres vermeyes tais curiando
pe los más enriscaos vericuetos:
escuchá la mio Musa les canciones,
que rodiaron d' alloru la mio frente,
ansi colméis de ñates los zurrones,
el caramiellu sonará del Taxu,
si quier soplame Apolo algunes troves,
como les que cantaba Garcilasu
al sabrosu tañir de la zamploña,
como no me vengáis apizagando,
to contavos les glories de Piloña.

Pero tamos d' Amieva nel retratu;
vamos escarbicando les oreyes,
que ñon tengo vendelu tan baratu .
Al mundu plasmarán los andurriales
donde fugen la carpisa y la coruxa,
que dan mieo a los mesmos peñascales:
el estilu terna daque toscanu,
magüer me atolondréis ¡probes babayos!
como lo manda el ñumen asturianu.

Aquí la güena Tuxa, allí penosu
Bartolín de Pachona, se quexaron
po la cabra y rocín que comió el osu;
no se vio dende Caiz a los Beyos
conceyu comparáu col de Amieva,
que paece ser el rey de los concejos.
El furor desatáu de los vientos
da en vano testeares a les peñes
con los más arreciaos elementos.

Les pirámides, torres y obeliscos
que de Menfis un día orgullu fueron
d'Amieva comparaos a los riscos,
son un granín d' arena cab' el monte:
les azules bóvides del cielo
sostienen al reor del horizonte,
jácenlu tan cariñosu, tan picadu,
tan raru, tan guapísimu néstremu,
que a los güeyos semeya un almendráu.

Pel medio de los valles y los montes,
lleva el Precendi undosu sos raudales,
que acrecen los regatos y les fontes.
Tan anchu, jondu, fríu y espumosu,
coronáu d 'horneros ños veranos,
ente saúces llorones y abedules,
carbayos y ñozales más llozanos.

En ellí diz que cuélense les truchas,
cuando el mosquitu piquen engañosu
del pescaor, a bragues muy ensuches.
Del ríu Dobra al términu del Beyu,
jáyense allí metanos escondíos
los quinientos fogares del conceyu.
Pen, Villaverde, Siña, Enu, Mollera,
Vis, Pervis, Teya-Crespa, Santolaya,
Santobeña y la flor de la ribera,
Matagués, Vega, Sames, Cien, La Vega,
San Román, La Fresñeda y Argoliviu
y Amieva que de un saltu a Carves llega
Bernaldón de Sebarga, ñon el dueñu,
que si del sol la llumbre non me ciega
a Ñoriega toy viendo yo en Cirieñu
más allá la casona veis apuesta
en Sarnes, de García y la pintada
del Valondrigu aquél que deicen Cuesta
y el palación d' Argüelles más galanu
álzase rellumbrón en Carmenedru,
mientres ná Ferrería está Vulcano
en esti suelu fértil se respeta
de fabes y maíz y castañones
y piescos y cirueles la coxeta,
y piescos y nixoses y ablanes,
ñueces, guindes, castañes ... y cereces,
amén de repinaldu les manzanes.
Una noche pel picu d'aquel monte
diz que baxó la bella cazaora
si non ye mentirosu Alcimedonte.

La que buscando l' so zagal quería
jayolu nun rincón y dioi un besu
dexando l' rapacín adormecíu
de Collubil atravesai la cuesta,
pa ver d' aquellos antros la negrura
que a todos meten grima por la testa
guarida del robecu y el raposu
del gamu volaor, corciu y venado,
del xabalin, del llobu, fuina y osu.
¡Qué blanquecinos tanl, mira los guesos,
que sin duda serán de los romanos,
o de xigantes por lo grandes y tiesos.

Allí por el intrépidu Viriatu
prisioneros a guerra dixo Ploru,
que morrieron comíos d' un llagar te.
En Sames veo al pie de la colina,
aquel tronu d'Astrea respetosa,
la diosa del alcalde pelegrina.
¿y ñon veis pe les troches de Carombu
les cutrales con mantes y zurrones
ataos con el reyu del sollombu?

Llamben ellí la sal los tarralinos
que poles van paciendo la retama
xuntos co los alegres cabritunos;
los que de verde grama y de jelechu,
dimpués que ya se cansen retozando,
se tienden a la llarga en blandu lechu.

La reciella a pastar de la mayada
col mastín guarnecíu de carranques,
la veremos salir de madrugada.
y van los zagalitos y les chules,
garboses y pulides y galanes,
con pañuelos fiorias, roxos y azules,
que son muy resalaes y melgueres,
y les doraes fieches de Copido
volando van a los que tren monteres.

Les cándides mosquetes y les roses
que llenen de golores la montaña
Afrentan les ciudaes populares.
El dobláu tratu vil del cortesanu
de ganar aquí baza está seguru
qu ' el home de dos cares e un villanu
desconoz les maldaes el desiertu
bien que oriéganu tou ñon monte
y el diablu equí también anda despiertu
con el vieyu pastor Alcimedonte
en curioses llaboes les zagales
tou el día de Dios anden pel monte
los que tan per equí jacen cayaos,
otros per acullá taces vistos es,
y cantando sordecen los collaos.

Ayer los vi yo llabrando una diosa
que llamaben la madre de Cap ido
muy guapina y gallarda: tan [ermosa,
que daba gustu vela; ya les jieces
gúelen, jerbiendo tou na calderona
donde cuayen la llechi muches veces
miralos arrellanaos nos fustes
quél juebu perdono, pues todos saben
que dimpués de xintar son los axustes.

¡Cá! De Pericón ¿qué valla gacha?
¡Caramba! Qué cutral ye grande y pala
doscientes llibres pesa y más caracha
por nada cambio yo la mia parexa
pero no hay que reñir, val seis doblones,
menos de dos medallas ñon se dexa
diz que cinco doblones dan de ocho.

Poi toru de Pachón, que ye gallardu,
y ñon tien otra tacha que ser mochu.
En tanto aquel pastor del valle amen u
dos manaes de cabres va guiando
sin duda pe les señes ye Filemu
que fai lamor a Lena la pastora
la más bella y pelegrina
que un día vieron competir con Flora
esta ye la estrellita rellumbrona
que munchu i gusta ver tan solamente
al so amante Filemu cariñosa,
pa disfrutar del monte la frescura
en choces enramaes de caireles
de tomillo, de roses y claveles.

Ver poema Despedida de Bellanzo

Otros autores de la esqusia literaria

ÍNDICE alfabético de materias