Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

.

ALCEO LOS CABALLEROS.

Aldea de la parroquia de Sotiecho, situada en el llamado camín de peregrinos del Güerna entre La Cortina y el Santuario de Bendueños. Situado a unos 650 m. de altura, por los años treinta llegó a tener 45 habitantes en 9 viviendas. A mediados de los sesenta, se quedó sin su último vecino Alfredo el de Mayo. Nunca Alcedo de los Caballeros entre los nativos.

Hoy Alceo es un pueblo utilizado para la estancia ocasional y para atender la ganadería de la zona, en el invierno sobre todo. Dista 9 km. de La Pola, y 2 desde Sotiello, parroquia a la que pertenece. Pero algunos topónimos en torno al despoblado recuerdan que Alceo los Caballeros fue villa rural en el sentido antiguo de la voz. Es el caso del lugar de Traslavicha: conjunto de tierras de labor y otras fincas bajo las casas actuales.

Por otra parte, la especificación de Los Caballeros se integra, asimismo, en otro conjunto toponímico de lugares que la tradición oral relaciona con la atención de los templarios al Santuario de Bendueños: Casa Fraes, Fraimanes, Casabián, Sobrocasa, La Casa'l Monte, Murias, Remurias... Las vieiras que se conservan en algunas ventanas del Camerín de Bendueños confirman la voz popular. La voz oral habla de monjes dedicados a las atenciones en torno a los peregrinos del camín francés, como atestiguan las estructuras y los nombres en torno a la iglesia de Bendueños: La Casa los Frailes, la Caballeriza...


En pleno invierno...

Este segundo componente que lleva el nombre se justifica con otros del mismo concejo de Lena, de modo que no parece un nombre aislado: Los Caballeros sigue siendo hoy el nombre de otro paraje en el camino que asciende desde El Questru de Villayana hacia La Caseta y Misigos. Recientemente, en pequeño homenaje al despoblado actual, una calle del casco urbano de Pola de Lena lleva el nombre de Alceo de los Caballeros.

En fin, el lugar de Alceo (lat. ilicetum, encinar') sigue siendo un rústico poblado en medio de todo un paraje de fincas y diversos arbolados que justifican el topónimo: todavía se siguen encontrando encinas centenarias en la ladera de Alceo, aunque condenadas a su extinción por falta de retoños o plantones más jóvenes.

Para más información, ver
Diccionario Geográfico de Asturias
,
Ciudades, villas y pueblos.

Editorial Prensa Asturiana.
Colaboración de Julio Concepción Suárez.

Volver a pueblos

Pasar a información cultural

Volver a Índice alfabético de contenidos