Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
 
¡Padre y madre nuestros, mágico y humilde río Turón!,
antes de que el tiempo en nuestras manos muera,
y el olvido confunda y disuelva los nombres
en tus aguas...,
déjanos escribir en el viento de esta nuestra historia
la extraordinaria aventura de un pequeño río
que soñó. y quiso hacerse pueblo

(José Espiño) .
 
 

TURÓN,
Y EL RÍO SE HIZO PUEBLO.
IES Valle de Turón.

Exposición de los trabajos
en el Ateneo,
con el esfuerzo unido,
en conceyu,
de los alumnos/as,
profesores/as del Instituto
de Turón.

 
 
por José Espiño
Director del IES
Valle de Turón

Tú que naces de la Güeria de Urbiés en las alturas
y te nutres de las ubres de la Burra Blanca,
que su frío alimento de nieve derraman generosas,
afanándose en calmar tu insaciable sed de siglos.
Tú que en tu juventud alardeas ufano
de una fuerza y energía ajenas,
robadas a las torrenteras que a tu paso salen.
Tú que ansioso te precipitas sobre un fangoso lecho
horadando las entrañas de un valle profundo y angosto,
y que sólo te remansas y tranquilizas
allá por La Veguina y La Cuadriella,
cuando, sintiéndote viejo, ya presientes
en Figaredo, tu cercano e inevitable final.
Tú, arroyo, reguero, miserable meandro
que no eres río ni eres nada.

¡Pero, oh tú, entrañable río Turón,
forjador eres de un pueblo,
fruto oscuro y amargo de tu imposible sueño!
Hoy y aquí, reunidos en tus orillas,
puesto el atento oído a tu eterna estrofa de vida,
celebramos la proeza de un río
que soñó y se empeñó en ser pueblo.

Porque tu curso, rápido o cansino, recto o quebrado
esculpió las formas y confines de este valle nuestro,
como un lagarto por la mano de un niño dibujado.
Porque tus raudas y atrevidas ondas
anegaron cada rincón de esta tierra,
haciendo brotar nombres nuevos
que por doquier rezuman esa que es tu misma esencia:
Turón, Lago, Entrerríos, Enverniego, La Veguina.
Porque, en tu avance, como el conquistador que eres,
fundaste lugares y aldeas, caseríos que se yerguen,
anclados en tus limos y riberas.
Porque, llegadas del manantial del cielo,
en sus orígenes tus aguas germen y sustento fueron,
carne de nuestra carne y huesos de nuestros huesos.
Porque tu música de nanas acunó nuestros desvelos
espantando aquellos miedos las frías noches de invierno.
Porque de los enamorados tus rincones guardan secretos,
y cuyas palabras de amor decoran ahora tu lecho.
Porque el alimento de tus hijos fue para ti lo primero,
empujando los molinos con tus aguas,
que de negro teñían los lavaderos.
Porque nuestros cuerpos en verano refrescaste,
en invierno de dolor escarneciste
las manos de nuestras mujeres,
¡campeonas contra tanta inmundicia y cieno!
Porque soportaste impávido la mirada terrible
de quienes se encaminaban a una muerte injusta,
víctimas de la humana locura y la mano cainita.
Porque testigo fuiste de tanta tragedia innecesaria
y absurda, y acompañaste la soledad
de quienes muertos vivieron soterrados.
Porque compartiste nuestro dolor,
acreciendo tu caudal con nuestras lágrimas.

¡Padre y madre nuestros, mágico y humilde río Turón!,
antes de que el tiempo en nuestras manos muera,
y el olvido confunda y disuelva los nombres
en tus aguas, arrastrando con ellos nuestra memoria,
antes de que, fundido con el Caudal y el Nalón,
veas la mar, que es el morir,
déjanos escribir en el viento de esta nuestra historia
la extraordinaria aventura de un pequeño río
que soñó. y quiso hacerse pueblo.

por Pepe Espiño

 
 
 

Un paseo por
la historia, el trabajo, la ecología,
el aprendizaje del entorno...,
en el Valle de Turón:
esa vida que fluye milenaria
como fluyen las aguas del río entre montañas.
Como ha de fluir siempre líquido...,
milenio tras milenio,
el pensamiento.

 
 

Muchas actividades enlazadas en el tiempo,
desde el nacimiento del río en los altos de Ablaneo,
hasta lo más profundo de las minas,
y de las mismas vidas...

 
 

Las clases más prácticas,
en perspectiva
de pasado, de presente
y de futuro,
siempre tendrían que comenzar
con la lectura del paisaje

 
 

Una fuente de energía
imprescindible en su tiempo:
el valor del medio.

 
 

El carbón tratáu con las nuevas ferramientas
informáticas y dixitales por los collacios d'agora...

Con todo un proceso detrás:
extracción del mineral,
transporte, limpieza, producción...

 
 

Naturaleza del suelo, morfología del terreno...,
casi siempre en el origen de un pueblo.

 
 

Las raíces
del trabajo

 
 

Y del poblamiento
consecuente.

 
 

Con la tecnología
posible en cada lustro,
en cada siglo,
en cada milenio.
Como fue ocurriendo
tantos lustros antes
de la era digital

 
 

Un mineral
con millones
de años detrás.

 
 

Y porque todo
se puede
estudiar

 
 
 
 
Sobre todo, con las nuevas tecnologías
de la información y la comunicación,
al alcande de la mayoría ya.
 
 

La otra historia de los pueblos:
el paisaje tallado con palabras.

 
 

Las peripecias
de los pobladores
para sobrevivir en cada época:
una larga historia
de lazarillos y de amos.

 
 

Siempre, lectura y escritura
de la mano:
por ejemplo, leer los textos
mejor trabados,
y luego intentar imitar su estilo,
su técnica de decir y no decir,
de asoleyar y de saber callar
...

 
 
 
 

Porque,
la vida de un pueblo es como ese río,
siempre por el mismo cauce,
pero con distintas aguas.

 
 

... que van a dar
a la mar...

 
 

Y porque sin río
no hay vida,
ni en tierra seca
ni en la inmensidad el mar

 
 

Bien lo saben
los poetas

 
 

El río,
la voz,
la memoria
de nuestros antepasados
-que diría el indio Seattle

 
 

Ecología y vida:
siempre de la mano

 
 
 
 

Las otras vidas
de un poblamiento
y de un poblado:
las plantas

 
 

La farmacia antigua,
las materias primas,
el alimento de personas y animales,
el alimento del río mismo
y de las aguas del océano.

 
 

Los imprescindibles
felechos
tiempo atrás,
que recuerdan tantos
nombres de lugar:
La Felguera, Felechosa...

 
 

tan útiles los felechos
siempre en las brañas,
en las cuadras,
en las tierras de semar

 
 

La vida construida
a la medida de los pobladores:
la creencia, el culto, el mito...

muchos milenios antes ordenata, la tele, el móvil...

 
 

La vida
imaginada de las sirenas

 
 

o de las xanas
por las fuentes encantadas

 
 

En fin,
la memoria de un río,
desde los altos
de Turón
hasta los bites y los bytes
del milenium.

 
 
Hasta la cultura turonesa,
que fue creando La Salle

 
 

Y que sigue actualizando el Instituto actual:
estudio, trabajo, valoración del medio,
vía de proyecto y de progreso...

El IES Valle de Turón:
conjunto actual de edificaciones renovadas.

Ver El paisaje de Turón con los cinco sentidos

Ver esquema
de la toponimia de Turón en PDF

Volver a índice de autores de la esquisa

Volver a ÍNDICE de contenidos de la página