Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez
 

de

.

Corea no es una península
Dorita García Blanco.
Ediciones Tantín. Santander, 2008

Palabras previas,
por Xulio Concepción Suárez.
Salón de Actos,
Hotel de Asociaciones,
Pola de Lena, 12 de marzo de 2009.

La lectura de una novela connotadora, fluída, que engancha....

El texto de la novela se lee bien, muy bien: frase casi siempre corta, puntuación abundante, párrafos conectados, apartados de pocas páginas a modo de capítulos... Una lectura fluída, que nos va llevando de unos personajes a otros en la pesquisa que plantea el título. Pronto se empieza a aclarar el enigma, aunque sigue otra entriga: quíen es realmente el protagonista, ¿estará enmascarado?, ¿habrá alguna sorpresa al final?... La lectura nos vallevando, casi sin sin darnos cuenta, a lo largo de estas trescientas y pico páginas, en ocasiones, poetizadas con unas cuantas expresiones mágicas, o con poemas enteros en alguna página. Un estilo muy llevadero.

En fin, se nota el influjo poético de la autora en esa prosa fluida: los poemas que cierran el texto atestiguan ante el lector la importancia del sentimiento sobre el paisaje y sobre las mismas acciones o pensamientos de los protagonistas. Sobre todo, el lenguaje empleado es connotador, sugestivo, imaginativo, cuajado gratamente de recursos retóricos, para describir ese mundo virtual creado por la autora, un poco a medias entre la realidad cotidiana y la realidad de los sentimientos en cada personaje. Sirvan algunos ejemplos.

"Sentada en el banco de piedra, a la puerta de la cabaña, contemplé el cielo que parecía bajar por los escalones verdes de la montaña. Recordé las nieves de la infancia: los primeros copos flotando por el espacio y acariciando mi rostro de niña deslumbrada, que contempla por primera vez un baile insólito de partículas diminutas que se deshacían en mis manos" (16)

"Muy de madrugada, cuando él estaba profundamente dormido, me levanté con cuidado y salí a llorar entre las rosas, que cubiertas de rocío, parecían querer mezclar sus lágrimas con las mías" El arroyo recitaba su retahíla cotidiana mientras el agua lamía las piedras que conformaban el cauce. Me asomé al borde y dejé que mis palabras" cayeran en el pequeño pozo que la espuma acariciaba. No supe por qué tiré entonces mis palabras" Así fue como comencé a tirar palabras al pozo cada vez que me producían dolor. Sentía que al entrar en contacto con el agua, se purificarían y si alguna vez las necesitaba de nuevo, volverían a mí limpias y transparentes, para ayudarme en lugar de envilecerme" (70).

El argumento: la enfermedad "Corea de Huntington"

En realidad es una enfermedad hereditaria degenerativa, que se desencadena por una mutación genética: el baile San Vito, vulgarmente. Toda la historia de la novela fluye en torno a esa misteriosa lacra que el protagonista principal, Jaime, cree llevar consigo por vía paterna (no está bien adelantar soluciones, recortando la creatividad del lector / lectora). Al final, se descubre el secreto de forma inesperada: ahí está la gracia de la intriga, que se vislumbra en parte, no sin una dosis de duda en el ambiente.... Toda la juventud traumatizada del protagonista en busca del misterio de su enfermedad. El lector decidirá cómo deja el último cabo de la cuerda argumental.

El secreto, la soledad, la incomunicación familiar

Toda la acción de la obra comienza y fluye con este objetivo: la obsesión del protagonista por descubrir el misterio que lo tiene recluido en la casa familiar, con todo un silencio en el entorno familiar (padres, allegados"). A Jaime nadie le explica el contenido ni la causa de esa supuesta enfermedad que lo tiene aislado con tanta precaución. Sólo llega a escuchar la palabra COREA que él busca luego con ansiedad en Google y descubre que, por supuesto, no es una península, sino esa enfermedad neurológica (p. 145).

A partir de entonces, Jaime se dedica a investigar minuciosamente todos los folios escritos por su abuela Mena, con la que llega a identificarse: nadie le explica nada con palabras; incluso el messenger diario con sus padres, internet, las conversaciones del domingo, no le sirven de nada. Sólo palabras vacías, palabras...

"Ahora más que nunca quiero terminar este diario de mi abuela que a la vez se ha convertido en el mío y que de un modo tan singular me está llevando a conocer la verdad que he reclamado a mis padres y ellos me han negado constantemente" (156).

Un desenlace con agua y fuego, como para comenzar el mundo otra vez

Las notas finales de la novela se refieren al Centro Penitenciario de Cerro de los Leones, con el Expediente relativo a Serafín Expósito. Se deduce que la causa del ingreso había sido el incendio de todo el contorno del Cerro de los Leones, escenario de la herencia familiar, en el que intentó suicidarse él mismo. Finalmente, se encuentra muerto en su celda un 24 de diciembre de 2005.

En realidad, la acción de la novela gira sobre el personaje fictíceo, Jaime, luego transformado en Serafín Expósito:

•  "Analupe me cuenta entre otras cosas" que Ana es la madre de mi padre, pero que mi madre no la ha aceptado nunca porque no quiso contarle a mi padre que es portador de una enfermedad degenerativa que me ha transmitido "dice Jaime" (285)

•  "Se enteraron cuando, al finalizar ella los estudios en Salamanca, fueron a Cerro de los Leones y Nélida los acribilló a preguntas hasta encontrar el cabo que Ana había cortado tras su huída a Buenos Aires con Manfredo." (285)

•  "Aquella tarde aciaga en que Nélida los convocó a todos a la Institución, Mena había ido una hora antes para hablar con ella a solas y decirle que su hija estaba embarazada "(286).

Los símbolos novelescos.

Todo un entramado simbólico nos va llevando desde las primeras páginas del texto por un mundo creado por la autora al modo del realismo mágico o fantástico de los narradores hispanoamericanos más conocidos. Aparecen, por ejemplo, los cuatro elementos de la formación del cosmos: agua, aire, tierra y fuego. No ha de ser casual en el contexto, creado o no de forma vuluntaria. Como no ha de resultar al azar que todo termine un 24 de diciembre: el fin del año solar, justo antes de comenzar el nuevo nacimiento del sol. Un mundo nuevo, la esperanza otra vez. Veamos unos cuantos ejemplos.

1. Agua: la vida que fluye y renueva

  • La obra comienza, no por casualidad, con lluvia y música. Así piensa Mena:
  • "Una de esas tardes la lluvia rozaba la ventana con insistencia y la gramola lanzaba al aire las notas de una melodía que se quedó prendida en la memoria y algunas veces me gusta escuchar" (7) .
  • Y el texto termina con agua y música:
  • "Un piano, una guitarra,
    la luna, el
    río, una casa"
    Un océano. Agua. Agua. Agua" (7)
  • En la lectura del texto se diría que la lluvia es algo así como esa parte del paisaje del paisaje imprescindible para seguir viviendo cada mañana y superar los malos acontecimientos.
  • "Es miel que inunda es espacio bañado de sombras silenciosas" Es entonces cuando el alma desplomada, sucumbe al misterio del ocaso enmarañado, y deja que la noche vaya entrando lentamente, se instale en los salones del olvido y abra la ventana para que la lluvia entre" (7)
  • Y con la lluvia y la música fluyen los sentimientos
  • "Palabras. Palabras. ¿dónde estaban mis palabras aquella tarde?... ¿Es posible que las hubiese perdido? ¿Había perdido las palabras y por eso necesitaba recluirme por las tardes a escuchar viejas canciones, a leer la poesía de la infancia y a sentir la melancolía del tiempo" (8)
  • De forma paralela, el protagonista Jaime interpreta así también a Mena:
  • "La vi desde el principio como una mujer frágil, sentada en una silla de paja al lado de la ventana viendo caer la lluvia" (22)

  • "Estoy viendo a Mena. Es una mujer sensible. Tiene un oído especial para la música, tan especial, que es capaz de sentirla y oírla aunque las notas suenen lejos. Adora los atardeceres y le gusta sentarse a ver cómo fluye el agua del arroyo bajo su ventana" (27)
  • Una vez más, las palabras fluyen para Mena a medida que fluye el agua:
  • "Por eso depositó sus palabras en el pozuelo del arroyo, donde se purificaban cada día, mecidas por el suave arrullo del agua. Por eso, algunas tardes, las rescataba y componía poemas melancólicos, para incorporar a la melodía inacabada, que le gustaba escuchar en la gramola del tiempo" (28)

  • "La lluvia llama a vi ventana, con nudillos de templanza, que se esparcen por mi cuerpo como un suave masaje" (30)
  • El sol, el aire", son los otros agentes creativos del paisaje
  • "Mena se asoma al balcón" sale a recibir las primeras caricias del aire en la cara. Siente que su rostro se relaja al entrar en contacto con la brisa" (35)
  • La lluvia realiza, desinhibe, realiza los deseos frustrados
  • "[Miguel y Mena]" salieron al jardín y como dos adolescentes dejaron que las gotas de lluvia, que caía persistente, les acariciase y limpiase sus rostros congestionados por la emoción del vino. Los rosales estaban plenos de rosas de colores, que parecían doblegarse a su paso; las gotas de lluvia sobre los pétalos las coronaban de perlas transparentes colmándolas de belleza singular" (67)
  • El agua, los ríos, son el pasado, la vida de los antepasados circulando por la tierra y pasando de unos seres a otros, siempre vivificando, regenerando, renovando una tierra que nunca se destruye ni en plantas, ni en animales, ni en personas.
  • Carta de Seattle: " El agua cristalina que corre por ríos y arroyuelos no es solamente agua sino también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra deben recordar que es sagrada y deben enseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre "

2. Aire: la brisa que impulsa en cada instante

  • El aire es otro agente constructivo en la vida diaria de los personajes.
  • "Mena" se asoma al balcón" Luego corre los pasadores de hierro que franquean la puerta y finalmente sale a recibir las primeras caricias del aire en la cara. Siente que su rostro se relaja al entrar en contacto con la brisa" (35).
  • El viento empuja a las personas hacia las acciones decisivas cuando hay que tomar decisiones importantes.
  • "Mena" se tapó con las sábanas y deseó dormir tan profundamente" como había dormido en la cabaña cuando el viento de la adolescencia le obligó a elegir el camino que la encrucijada de la vida ponía a sus pies" (131)
  • El viento es la libertad de decidir el futuro con seguridad.
  • "Este nuevo estado de ánimo me ha dado fuerzas para subir hasta la cabaña olvidada de la niñez a contarle al viento que tengo una nueva ilusión, y más allá de estas montañas se abre un horizontes de conocimientos para mi hija. Que todas mis tribulaciones han desaparecido y por fin con esta decisión, que he tomado yo sola, voy a recuperar la libertad que me han robado" (199)

3. Tierra: el suelo que produce y renace en cada ciclo

  • Está representada por Mena en Cerro de los Leones: ése era el mundo a investigar, el pasado, la genética, la herencia familiar, la enfermedad maldita, el secreto, el misterio, la frustración de Jaime todo su vida.
  • "Mis pensamientos "dice Jaime- no son otros que Mena y Cerro de los Leones. Al fin mi curiosidad ha podido más que mis deseos de escribir sin hacer averiguaciones, así que entré en internet y busqué Cerro de los Leones" (124).
  • Para Jaime ya es un espacio puramente simbólico
  • "Solamente se perciben cuatro casas derruidas, y un espacio abierto que fue reserva de árboles autóctonos" La información escrita añade que el pueblo está abandonado desde 1985, cuando un incendio destruyó las casas y parte del bosque" (125)
  • Cerro de los Leones representa el núcleo familiar de la enfermedad: Asunción, Eulalia, Nélida, Ana"
  • "Todos los hermanos estamos predispuestos" -cuenta Eulalia a Mena-. Es una de las razones por las que nos hemos trasladado a vivir aquí, ya que Nélida también quería tenernos cerca y a la vez vigilar que no hubiese embarazos en la familia para que la maldición de los Pulgar no se siguiera transmitiendo" (175)
  • Mena quiere evitar por todos medios que su hija Ángela pueda de alguna forma enlazar con la historia maldita de Cerro de los Leones.
  • "La decisión de sacar a su hija del camino de Cerro de los Leones y enviarla a circular por autopistas donde la velocidad era imprescindible, y las aguas tenían un color diferente, no le causaba miedo sino pánico, por eso recurrió a la poesía" (221)
  • La madera, el bosque, la reserva protegida del Parque Natural de Cerro de los Leones, podría representar la vida en la tierra: toda la vía genética allí enraizada.

  • Tal vez, por eso, al final aparece todo este entorno destruido: quemado por el fuego para que todo retoñe de nuevo.
  • Dice Seatle en su carta: " Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los oscuros bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas ".
  • El símbolo de Cerro de los Leones
  • "Entré en internet y busqué Cerro de los Leones. El mapa de España lo sitúa al norte, muy escondido entre un bosque de robles de castaños cuya frondosidad asusta. Las fotografías de una vegetación exuberante me han parecido impresionantes" (124)
  • Tras el incendio final"
  • "Solamente se perciben cuatro casas derruidas, y un espacio abierto que fue reserva de árboles autóctonos que se han extinguido. La información escrita añade que el pueblo está abandonado desde 1985, cuando un incendio destruyó las casas y parte del bosque" (124

4. Fuego: el agente que destruye para que algo retoñe de nuevo

  • El fuego es el agente con el que Mena quiere destruir toda su familia, la Institución, su pasado" Sólo se destruye a sí misma.
  • "Mena salió de la sala, cerró la puerta con llave y puso fin a la reunión, a la Institución y a la cadena genética que la había martirizado durante toda su vida. Después fue a casa y realizó la misma operación consigo misma" (286).

  • "Francisco y Ángela, a los que no alcanzó el fuego y lograron huir por la ventana, medio asfixiados, llegaron cuando las llamas, haciendo dibujos extraños, terminaban de consumir el cuerpo de Mena" (286)
  • Con fuego pretende también Serafín Expósito destruir todo el entorno familiar representado en la transmisión genética y destruirse a sí mismo.
  • "Serafín Expósito" ingresa en el Centro como preventivo el 15 de mayo de 1985 acusado del incendio que devastó la Reserva de árboles protegidos en el Parque Natural de Cerro de llos Leones"." (320)

  • "Asimismo es acusado de la muerte del guardabosques", al que atacó con arma blanca, por la espalda, cuando realizaba una maniobra peligrosa para rescatarlo de las llamas..." (320)
  • El fuego destruye la tierra: con él no quedará nada
  • "Amor que baja por el río.
    Fuego que sube las llamas.
    Humo. Entre el humo una navaja" (324)

5. Las palabras: la comunicación virtual en este caso

  • Más bien incomunican en ocasiones: nadie nos explica nada con claridad transparente. Tampoco podemos expresar lo que queremos con libertad.
  • "Mena" decidió recoger todas sus palabras y lanzarlas al arroyo. La corriente las arrastraría hasta el pozo situado bajo la ventana de su dormitorio y sabía que los días de lluvia las sentiría bullir entre las burbujas de sus gotas" (28)

  • "Por eso depositó sus palabras en el pozuelo del arroyo, donde se purificaban cada día, mecidas por el suave arrullo del agua" (28)
  • En la perspectiva de Jaime, las palabras tampoco dicen nada: están vacías, puros sonidos o ruidos de un teclado en el ordenador
  • "No sé si mi madre ha empezado a ejercer de renunciadora respecto a mí", pienso que ha renunciado a las palabras. Nuestros diálogos personales son muy pocos. Durante la semana la realidad virtual del messenger nos permite hablar en la distancia con frases entrecortadas, letras suprimidas, palabras prefabricadas que no dejan traspasar los sentimientos. El teclado es la barrera que sustituye la mirada, la caricia, la fragancia"(82).

  • "Los domingos, nuestros diálogos reales están atrofiados de tanta palabrería que va y viene, por un espacio desconocido durante la semana" (82)
  • Al final, Serafín Expósito, el hombre libre, sin historia, se diría que quiere destruir, borrar también las palabras de la incomunicación familiar.
  • "Hachas cortando palabra. Sangre, agua. Mujeres y hombres. Dinero, fama
    Eslabones de hierro, una saga" (324)

6. Serafín Expósito: el hombre libre al margen de supuestas genéticas y herencias

  • Expósito : del lat. ex positum (puesto fuera, expuesto)
  • Según el DRE es "el recién nacido abandonado o expuesto o confiado a un establecimiento benéfico"

  • Los expósitos se entregaban a una institución, al Hospicio", de forma que alguna familia decidiera adoptarlos como hijos en adelante.
  • Serafín Expósito
  • "El niño al sentirse solo lloraba y Sor Blanca reconoció el llanto de Francisco. Sor Blanca llevó sola el secreto de la pérdida. No dijo nada a las monjas y, cuando lo internaron en el Hospicio, lo sintió tanto como si se tratase de su propio hijo" (314)
  • El símbolo de un nombre
  • De esta forma, al final del texto la transformación de Jaime en Serafín Expósito adquiere significado: es una persona sin historia, no hay padres conocidos, no hay genética ni posibles sospechas de enfermedad hereditaria alguna, no hay prejuicios ni sufrimientos en vano"

  • Por ello, Serafín, primero en el Hospicio y luego en el Reformatorio (es decir, Francisco), convertido en delincuente, quiere borrar toda la historia genética, intentando destruir con fuego todo el entorno familiar de Cerro de los leones, con él mismo entre las llamas.

  • Muere el día de Nochebuena de 2005, el 24 de diciembre: el día en que termina el soslsticio de invierno, y comienzo un nuevo año con el nacimiento del Sol (el Nacimiento de Dios, en la transformación cristiana).

7. El día 24 de diciembre: cuando se cierra un ciclo solar

  • El último día del ciclo anual: el 24 de diciembre
  • El 24 de diciembre es el día del año en que muere el sol en su movimiento cíclico anual: es la noche más larga y el día más corto, con menos luz solar. Es el final de un año: se cierra una etapa, para abrir otra renovada.

  • Serafín muere el día de Nochebuena de 2005, el 24 de diciembre: el día en que termina el soslsticio de invierno.
  • El primer día del año solar: el 25 de diciembre.
  • El 25 de diciembre sería el día del ciclo anual en que nace el sol: el día que comienza a levantar de nuevo en el horizonte, por muy poco que se note a simple vista todavía. Pero hay un nacimiento para el nuevo ciclo anual: comienza a crecer la luz, el nuevo año (el Nacimiento de Dios, en la transformación cristiana).
  • El símbolo literario: tierra y agua quedan transformadas para una vida que ha de comenzar otra vez sin raíces. Como la de Serafín Expósito: el libertador de la herencia.
  • En el contexto virtual de la novela, da la impresión de que con Serafín se cierra todo un ciclo marcado por las creencias en torno a la acción destructiva de la creencia en la genética (sea real o imaginada).

  • Poema final
    "Hachas cortando palabra. Sangre, agua. Mujeres y hombres. Dinero, fama.
    Eslabones de hierro, una saga" (324)

  • Las palabras, fundidas, confundidas, eliminadas en el agua del océano:
    "Un océano. Agua. Agua. Agua"

  • Al mismo tiempo, la tierra destruida también, como única posibilidad de que todo vuelva a renacer con el año nuevo:
    "Fuego que sube por las llamas" (324)

Muchas gracias a Dorita por estas páginas tan sugestivas.
Gracias a todos y a todas por vuestra atención:
que interpretéis lo que os parezca al leerlo...
Con palabras y símbolos
todos somos un poco más libres.

Xulio Concepción Suárez

Un libro de poesía: Estación bisiesta

Otras obras de Dorita

Volver a índice de autores de la esquisa

Volver a ÍNDICE de contenidos de la página