Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

Y pintores bastante más jóvenes
Sergio Caballero Concepción
(9 años)

Incipiente pintura costumbrista, sin duda inspirada en el ambiente rural ganadero que desde pequeño observó en sus fines de semana por el pueblu de sus güelos. O en sus viajes ocasionales por tierras leonesas al otro lado del Payares.

Fueron también los hórreos, l'horro, arquitectura integrante en los pueblos asturianos que el autor fue pateando desde que salió de la cuna: no podría faltar en sus bocetos más espontáneos, tal vez cuando se aburría un poco en el silencio solitario de cualquier poblado a mediatarde.

Como no faltan en sus motivos las nubes, el cielo gris de las montañas, en cualquier otro día invernizo, contemplando las caleyas vacías a la puerta casa, sentáu baxo'l correor, esperando el sol o las gracias y xirigoncias de un vecín o vecina con poco que facer.

O las pequeñas barquichuelas amarradas en el puerto de mar, un domingo cualquiera después de la sesión de playa: el contraste con los tonos del poblado en la montaña no pasaron desapercibidos tampoco para el niño pintor.

(11 años)

Ni la complejidad de un árbol semideshojado en el otoño, camino ya de los tonos invernales: una arquitectura vegetal digna de contemplar. La superposición de las sombras, los efectos del viento entre las cañas descarnadas, la fusión de la vida con la estación del año. Buena imaginación.

Como no podía faltar en la retina de Sergio, la silueta de Santa Cristina de Lena, allá en la colina de La Cobertoria, cada tarde que regresaba de casa de los güelos: el palaceta, las encinas, los montes de Ranero al fondo...

Y sigue pintando el jovencísimo pintor, al tiempo que participa en algunas actividades de este tipo que se organizan opor el conceyu.

Volver a los pintores


l'horro

Ver pueblu de Herías

Índice alfabético de contenidos