Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

PALACIÓS

Lugar de la parroquia de Pola de Lena, entre El Molín de la Sala y Piedracea, por la carretera al Alto la Cobertoria y a Quirós. Dista 1 km. de la capital municipal, y se sitúa a unos 500 ms. de altitud. Tiene 121 habitantes. Como partes del pueblo tiene La Fuente'l Caño, Trascasa y Sobrocasa. Nunca *Palacios, como en ocasiones aparece en algunos letreros y mapas por error gráfico, más bien..

Los dos barrios hacen referencia a La Casona, como núcleo primero del poblado en interpretación de los vecinos: un edificio bien soleyeru en lo más llano del pueblo, entre La Fuente'l Caño y L'Horro les Cruces.

Bajo La Casona está, además, Solacasa: conjunto de buenas y apacibles fincas que pertenecieron a esta posesión principal. Tal vez fuera ésa la posesión palaciega que implica el topónimo, de forma directa o através del antropónimo derivado.

La voz oral del pueblo alimenta la idea del origen palaciego del poblado con algunos restos arqueológicos encontrados en unas excavaciones vecinales en torno a la capilla actual de Santa Ana: al excavar la plazoleta de La Fuente'l Caño, se hicieron visibles pequeñas acequias enlazadas, entre cerámicas, adobes y losas, que empezaban a surgir a unos 50 cms. de profundidad.


El arte del ferraor

Los vecinos volvieron a tapar las zanjas, pero siguen convencidos que allí, tras La Casona, han de seguir los vestigios palaciegos.

Un poco más al nordeste, camino de la entrada desde La Pola, está L'Horro les Cruces: un hórreo bien conservado, bajo el que podían cobijarse los caminantes que se desviaban por el camino de La Flor (los probes, sobre todo) para guarnecerse allí un máximo de 24 horas (no se les permitía más).

No pagaban pero tampoco podían exceder el tiempo marcado por la costumbre. Cumplido el plazo, y recibidas algunas atenciones del vecindario (pan, leche...), habían de seguir camino, dejando el especio y las atenciones para otros. Bajo los restantes hórreos del poblado no se les permitía hacer lo mismo.

El nombre se debe a las 14 cruces, toscamente talladas bajo los trabes entre los pegochos, todo alrededor de la estancia. En el exterior del horro siguen grabados algunos motivos geométricos de interés.

En cuanto a la etimología del topónimo, todo hace pensar en un derivado más de palatium, a través del adjetivo *palatiosu, *palatiosi, directamente o a través del antropónimo posesor. No habría que descartar la combinación palatium Teodosii, como en el caso de Tiós.

Para más información, ver
Diccionario Geográfico de Asturias.
Ciudades, villas y pueblos.

Editorial Prensa Asturiana.
Colaboración de Julio Concepción Suárez

Volver a pueblos

Índice alfabético de materias

Pasar a información cultural