Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

 

Refugio del Meicín:
un paseo veraniego por la memoria de Las Corrás del Tsegu (Tuíza)
.

tfn: 609 96 99 16

Contemplando está Lionel el paso del tiempo a la falda de Peña Ubiña: Penubina / Ubina, entre los nativos del valle.

Las murias de las corras: unas 14 dispersas en el recinto de Las Corrás; quedan los cercos de los cimientos, con la silueta de cada puerta orientada siempre a la luz saliente. Según la voz oral, el origen habitado de Tuíza Riba. Y, más tarde, de La Villa: Tuíza Baxo.

Un posible túmulo (tal vez, dolmen), que dicen los lugareños fue cementerio de los antiguos habitantes de Las Corrás del Tsegu. Siglos después, se irían levantando aquellos poblados relativamente más fonderos, más propicios para pasar el invierno, con algún tipo de rústica vivienda semejante a las que recordó la voz oral:

"Las casas son de construcción muy primitiva, pero hechas para soportar el inmenso peso de la nieve, con cubrición de paja que les da abrigo; en las habitaciones puede decirse que residen mezclados y confundidos personas y ganados. Como detalle de lo que es la vida allí durante el invierno, diremos que en todas las casas se cuida, a la entrada de él, de proveerse de larga pértiga, con la que hacen agujeros en la nieve a fin de que penetre hasta la vivienda el aire para respirar, haciéndose también por túneles en la nieve la comunicación entre los vecinos, tanto para atenderse en sus necesidades, como para acudir al templo a cumplir ios deberes religiosos" (de El Carbayón, citado por Bertu Ordiales).

La espinela (Berberis vulgaris L): una de tantas plantas de la braña; el color amarillo intenso de la segunda corteza, para fijar el color de los tintes, en los pueblos pegados a las calizas.

Platu al mediudía: patatas fritas, güevos, xamón... Y de postre, un par de casadietsas...

El minimuseo del Refugio: monedas, restos de la historia

Los montañeros, a la espera, de trepar por las peñas: Los Fontanes, Puerta de Arco, Los Castillinos, El Siete, Pena Cabello, Ubina la Grande y La Pequena...

Ya, con la tarde, casi en la mochila, vamos dexando atrás la silueta de la peña; y baxando con cuidao, por supuestu: las calizas y las tsábanas de las pedreras tienen sus secretos que deben respetar las chirucas.


(foto de www.picosdeuropa.es)

Y contemplando está Tania la nublina en sala, bajo la tutela atenta de Ur.

En fin, un paraje tan universal tsinizu como las mismas entrañas lingüísticas de Ubiña: la peña albinea (blanquecina), del indoeuropeo *alp-, *alb- (altura blanca); tal vez, simple traducción romanizada de otra voz más remota dedicada al dios Vindos (divinidad solar), protector de las alturas y las calizas. Vatse Güerna abaxo, queda el poblado de Bendueños para atestiguarlo. Como universales son los montañeros que dejan sus firmas en el Libru de Visitas del Refugio (los chinos, en esta páxina).

Más información sobre los puertos en
Diccionario toponímico de la montaña asturiana
Julio Concepción Suárez

Más sobre las brañas asturianas

Volver a índice alfabético de contenidos

Pasar a pueblos de Lena