Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

 

"No es verdad. El viaje no acaba nunca. Solo los viajeros acaban [...]. El fin de un viaje es solo el inicio de otro [...]. Ver lo que no se ha visto, ver otra vez lo que ya se vio, ver en primavera lo que se había visto en verano, ver de día lo que se vio de noche, con el sollo que antes se vio bajo la lluvia, ver la siembra verdeante, el fruto maduro [...]. Hay que volver a los pasos ya dados, para repetirlos y para trazar caminos nuevos a su lado. Hay que comenzar de nuevo el viaje. Siempre. El viajero vuelve al camino".-
(José Saramago)

Por las sendas de las palabras asturianas con los cinco sentidos, y alguno más también

Lección de apertura del curso 2017-2018 del Real Instituto de Estudios Asturianos, pronunciada el 4 de octubre de 2017. Edita RIDEA, Oviedo

Palabras previas

Ilustrísimo Sr. Director del RIDEA, Ilustrísimos Miembros, amigos y amigas. Resulta para mí un honor abrir las actividades de un curso en unos tiempos educativos con tantos cambios en muchos aspectos: hasta se lee en la prensa que, en algunas aulas, se ponen en duda los deberes pa casa; bueno, pues tal vez sean los cambios de los tiempos -estos días tan líquidos, de los que tanto hablan Zygmunt Bauman y compañía.

Pues, si ye que nun se puen mandar deberes pa casa, pues que vengan los deberes del pueblu, del monte, delfinde ... al aula, a las salas de conferencias, a este mismo cómodo salón del RIDEA. Vamos a invertir un poco el proceso, para resultados parecidos.

Poco nuevo bajo el sol, alguien dijo bien por ahí: ya se está haciendo, de una u otra forma; y se lleva haciendo desde tantos lustroso Nunca olvidaré yo aquellos años de la escuela de la Frecha, cuando el maestro nos ponía como deberes, sobre aquellos pupitres de maera, al par de la enciclopedia Álvarez y el tinterín de tinta china, una redacción, un dibujo ... sobre lo que hubiéramos hecho el fin de semana en casa, en el monte, con las castañas, tras las vacas o las oveyas ...

Y,con toda ilusión, nos poníamos a redactar, con caligrafía impecable -Dios te librara de una falta-, primero a lápiz, o con la pizarra y el pizarrín; y después a pluma y tinteru, sin que pingara una gota sobre la mesa de maera -Dios te librara, igualmente ... -.

(ver discurso completo en PDF)

Bibliografía del autor

ÍNDICE alfabético de contenidos de la páxina