Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular

.

Bares - Tienda en Asturias
David Fernández Moro
Nacho Vela
Cajastur
Oviedo, 2006

(Libro I)
(Libro II)

Introducción (pp. 7)

El tema central de este libro va a ser un modelo de negocio característico de la zona rural asturiana. Como de tantos otros elementos populares que tradicionalmente han formado parte del acerbo cultural, el interés por esta clase de establecimientos, denominados comúnmente bares-tienda, ha llegado como consecuencia de existir una percepción de su pronta desaparición. En el caso del bar-tienda, su falta en los pueblos no provoca sólo un vacío de tipo cultural sino que se extiende a otras manifestaciones humanas ya que generalmente es un centro de relación básico dentro de las comunidades rurales.

Este libro tratará de ayudar a reivindicar la importancia del papel que cumple el bar-tienda en el medio rural. Para ello nada mejor que conocer el emplazamiento de los bares-tienda supervivientes como forma de animar a los visitantes de las zonas rurales a que entren en ellos y con un mínimo gasto contribuyan a su mantenimiento. Sin duda, uno de los mayores problemas que afrontan los bares-tienda es la falta de clientes, por la despoblación y el envejecimiento que está afectando al campo asturiano ( .)

Tipologías (pp. 9)

La imagen habitual que una persona residente en las ciudades tiene del bar-tienda es la de un establecimiento con un gran abigarramiento de mercancías, con objetos colgando del techo, donde es posible encontrar casi cualquier producto que se solicite. Aunque éste es uno de los tipos de bar-tienda existentes, no es el único que se da en Asturias ya que el grado de modernización o tradición del negocio así como su mayor o menor salud económica conformaran diferentes variantes de bares-tienda, algunas características de una zona determinada de la región (.)

Insustituibilidad del bar-tienda (pp. 14 y ss.)

En el momento presente el bar-tienda ya no centraliza la mayoría de los servicios sociales de los pueblos, labor que sí realizó en el pasado cuando la recogida del correo o la posesión del teléfono público eran pieza básica de la actividad de estos comercios. Ello no es óbice para que, como se ha señalado en páginas pasadas, su papel en la vertebración de las comunidades rurales siga siendo muy amplio. Los propietarios del bar-tienda son, en la mayoría de las ocasiones, los que tienen el conocimiento más profundo de los vecinos que componen la localidad rural en que se emplaza su establecimiento.

Ver el primer libro

Volver a Etnografía

Volver a índice alfabético de contenidos