Costumbres, tradición, gastronomía, trabajos rurales, vida vaqueira, saber popular
por Xulio Concepción Suárez

Tesoro de Xomezana

(Salvador Riera:
vecín de Xomezana)

Vecinos de Xomezana:
¡qué orgullosos estaréis!
no puede ser de otro modo:
tenéis en vuestro poder
algo que es un tesoro.

Algo que otros no tienen,
y que quisieran tener.
Algo que está en nuestras mentes,
y nos hace diferentes,
en nuestra forma de ser.

Esto no es cosa de ahora,
siempre ha sido tradición.
Ser unidos como piñas,
a la hora de empujar,
y saber desarrollar,
trabajos con ilusión.

Cuando ahora nuestra tierra
está un tanto desolada,
es la misma que otro tiempo rebosaba
de gentes que en sentimiento,
sus esfuerzos aunaban.
Era la gran Xomezana.

Era una gran ilusión.
Era y es una parroquia,
era sólo una campana,
que con alegría tocaba,
y los gozos siempre andaban
desbordando el corazón.

Y aquella misma campana,
por el aire propagaba
lágrimas que derramaban
los destinos y el adiós.

Y en los campos, y en el aire,
quedaba siempre grabado
lo que bien había labrado,
el que nos decía adiós.

Aquí quedó su trabajo,
aquí siguió su recuerdo,
en Xomezana Cimera,
en Xomezana Fondera.

Y también en Espineo.
Eso yo no lo recuerdo,
tan sólo sé que está escrito,
y que escrito quedará,
y que alguien leerá,
y de ello habrá provecho.

Y provecho sacará,
tal como nos lo hemos hecho.
Esta Portiecha preciosa,
que presidió los destinos,
que vigila los caminos,
de forma tan silenciosa.

Con su presencia es testigo,
de todo esto que digo,
elogiando su paciencia.

Las gentes que aquellos días,
a su falda trabajaban,
con esmero construían,
sabiendo que precedían,
y que a ellos les honraban,
los que tras de sí venían.

Más los años van pasando,
y nos vamos olvidando
del tesón que ellos tenían.

La cultura hoy del trabajo
pisa y deja debajo
labores que florecían.

Sudores y sin sabores,
de gentes que no comían,
por dar a sus sucesores,
la vida que ellos tenían.

La vida que vida fue,
rendimientos de por vida,
que dejaron mella y estela,
por si alguien cree en ella,
y decide seguir firme,
por los otros trabajando,
Sin dejar esto morir.

Poema siguiente

Volver a poetas de los pueblos

Volver a Xomezana

Índice alfabético de materias